Horta-Osório se tambalea al frente de Lloyds tras ser pillado con su amante
  1. Empresas
EN UN VIAJE DE TRABAJO EN SINGAPUR

Horta-Osório se tambalea al frente de Lloyds tras ser pillado con su amante

El que fue mano derecha de Emilio Botín está cuestionado como consejero delegado de Lloyds después de ser pillado con su amante en un viaje de negocios en Singapur

placeholder Foto: António Horta Osório, consejero delegado de LLoyds. (Reuters)
António Horta Osório, consejero delegado de LLoyds. (Reuters)

António Horta-Osório (52 años) vive sus momentos más duros desde su salida del Santander con rumbo a Lloyds en 2010. El que llegó a ser considerado sucesor 'in pectore' de Emilio Botín ha sido pillado por el periódico sensacionalista 'The Sun' junto a su supuesta amante en un viaje de negocios en Singapur. Este escándalo (Horta-Osório lleva 28 años casado y tiene tres hijos mayores) ha provocado que algunos accionistas de Lloyds pidan su salida del banco por el daño reputacional y por haber cargado al banco los gastos de su escapada romántica; esta entidad todavía tiene capital público del rescate. Ayer, el consejero delegado del primer banco minorista británico tuvo que pedir perdón a la plantilla.

La exclusiva, que ha causado un enorme revuelo en Reino Unido, se refiere a un viaje del directivo portugués a Singapur en el que compartió varias cenas con Wendy Piatt, una profesora universitaria de 45 años, exasesora de Tony Blair y habitual de los debates en televisión. Asimismo, 'The Sun' asegura que fue vista entrando y saliendo en varias ocasiones de la suite de Horta-Osório en el lujoso Hotel Mandarin de la ciudad-estado asiática. En teoría, el viaje respondía a una reunión bancaria internacional en la que iba a dar una conferencia. Según este rotativo, la factura del hotel alcanzó casi 4.000 libras (4.700 euros), incluyendo un tratamiento de 300 libras en el 'spa'.

El banco salió al paso inmediatamente para explicar que Horta-Osório solo pasó al banco los gastos legítimos de su actividad profesional y que pagó de su bolsillo los referidos a su esfera personal. Pero la polémica ha ido mucho más allá, dado que Lloyds fue rescatado con 23.700 millones de libras (27.800 millones de euros) de dinero público en la crisis financiera, de los que ha devuelto 16.000 gracias a la gestión de su consejero delegado. Ahora bien, también ha tenido que pagar una cantidad idéntica en multas por la venta de productos a clientes particulares sin cumplir las normas de información o idoneidad.

A raíz de todos estos problemas, la entidad adoptó un estricto código ético que exige ejemplaridad en el comportamiento de sus ejecutivos. Entre sus directrices, se encuentra que los miembros de la cúpula del banco se pregunten "¿me sentiría bien contando mis acciones a mis colegas, a mi familia y a mis amigos?", o "¿Lloyds Banking Group estaría cómodo si mis acciones se publicaran externamente?".

Un accionista significativo de Lloyds ha declarado a la agencia Reuters bajo anonimato que "la sucesión de Horta-Osório es sin duda algo que debería plantearse muy seriamente el consejo del banco". El famoso analista británico David Buik coincide con esta opinión: "Este comportamiento es censurable y deberían rescindir su contrato. Cuando uno ocupa un cargo de relevancia pública, en la cúspide de un banco que ha costado miles de millones a los contribuyentes, tu comportamiento tiene que ser completa y absolutamente ejemplar".

Salario de 9,5 millones en 2015

También hay quien sostiene todo lo contrario, como el equipo de banca del Citi. "Para ser francos, su carrera en el Lloyds es impresionante, y no solo por los 16.000 millones que ha devuelto a los contribuyentes, sino por haber creado una nueva entidad líder de la banca minorista en Reino Unido, con una rentabilidad por encima de sus competidores", asegura. A su juicio, el escándalo "retrasará su salida del banco, del que se iba a marchar más pronto que tarde porque su trabajo está casi hecho y puede irse a cualquier otro banco que requiera una reestructuración, por ejemplo HSBC. Pero con lo que ha ocurrido, ahora tiene que limpiar su reputación antes de irse".

La bola de nieve engorda todavía más a la vista de los emolumentos que percibe el ex del Santander al frente de Lloyds. En 2014, hubo un gran revuelo en Reino Unido cuando se publicó que el año anterior se había embolsado 11,5 millones de libras (13,5 millones de euros) cuando el banco seguía siendo mayoritariamente público. A raíz de eso, en 2014 se bajó el sueldo, pero el año pasado se embolsó 8,1 millones de libras (9,5 millones de euros), lo que suponía una subida del 6% cuando la plantilla del banco solo vio mejorado su salario en un 2%. 'The Sun' destaca también que Wendy Piatt vive en un piso en Londres valorado en un millón de libras.

Pide perdón a la plantilla

A raíz de este revuelo, Horta-Osório -que en ningún momento ha negado su aventura amorosa- se vio obligado a dirigirse ayer a los 75.000 empleados de Lloyds por carta para pedir perdón por la incomodidad que les ha generado este asunto. "Mi vida personal es obviamente un asunto privado como para cualquier otra persona. Pero lamento profundamente la causa de tan adversa publicidad y el daño causado a la reputación del grupo", asegura el ejecutivo.

Horta-Osório llegó al Santander cuando este adquirió el portugués Totta e Açores. Allí tuvo una carrera meteórica en la que se ganó la confianza del fallecido Emilio Botín y se labró una excelente reputación en el mundo financiero. En 2006, se fue a Londres a pilotar la integración de los diferentes bancos que había adquirido la entidad española en Reino Unido. Desde esa posición, fue fichado por Lloyds para levantarlo después de hundirse con la crisis financiera y necesitar el citado rescate multimillonario, y fue sustituido por la mismísima Ana Botín, que ocupó el cargo hasta el fallecimiento de su padre en septiembre de 2014.

Antonio Horta-Osorio Emilio Botín Lloyds TSB Noticias del Banco Santander Ana Patricia Botín
El redactor recomienda