CaixaBank, Abertis, Grifols y Banco Sabadell entre ellas

El Ibex catalán en su era dorada, con seis empresas de Barcelona en el selectivo

Casi una de cada seis empresas del mayor escaparate del capitalismo español habla catalán, y estas compañías juntas suman un total de 50.000 millones de capitalización bursátil

Foto: Sesión del viernes del Ibex 35. (EFE)
Sesión del viernes del Ibex 35. (EFE)

Nunca había pasado en la historia. Cuando la operadora de infraestructuras de telecomunicaciones Cellnex entró en el Ibex este año, se batía un récord: por primera vez, había seis empresas catalanas con sede en Barcelona en el Ibex 35. Esto quiere decir que casi una de cada seis empresas del mayor escaparate del capitalismo español habla catalán. Lo más cerca que se había estado de algo así había sido en 2008, cuando llegó a haber cinco compañías.

Las seis empresas que configura este 'Ibex catalán' son Gas Natural y Abertis, que son las históricas que siempre han estado y las más importante por volumen de capitalización; CaixaBank; la ya mencionada Cellnex, y la empresa de hemoderivados Grifols.

El peso de la Fundación Bancaria La Caixa es importante, tal y como siempre ha sido tradicional en bolsa española. La Caixa es el socio de referencia de CaixaBank, si bien está reduciendo su participación; como también es el primer accionista de Abertis y de Gas Natural. En el caso de Cellnex, mantiene un 4,7% de manera directa y de manera indirecta también participa, porque la propia Abertis tiene el 34% de la nueva operadora.

Isidre Fainé, presidente de CaixaBank. (Reuters)
Isidre Fainé, presidente de CaixaBank. (Reuters)

Este auge del capitalismo catalán se refleja en una paulatina apuesta por los mercados, tanto por una familia, los Grifols, como por directivos de altas compañías, desde una ciudad que históricamente se ha mostrado refractaria a todo lo que tuviese que ver con el mercado de valores. Los grandes empresarios catalanes siempre se habían mostrado muy esquivos a la bolsa y preferían operar al margen.

Grifols rompe esta tradición. La familia apuesta por la bolsa. Incluso con tozudez, ya que en una ocasión los bancos asesores desestimaron que saliera a cotizar. Grifols salió a cotizar hace 10 años y entró en el Ibex en 2008. Cuatro años antes, lo había hecho el Banco Sabadell. Dos grupos ajenos al entorno de La Caixa codeándose con lo más granado de la bolsa española. Una verdadera novedad.

El 11% de la capitalización

En términos de capitalización, estas seis empresas catalanas suman 59.000 millones de euros, lo que supone el 11% del total del selectivo español. Si se compara con el 18% que pesa la economía española en el PIB, se podría decir que el capitalismo catalán está poco representado. Pero hay que tener en cuenta factores distorsionadores. Por ejemplo, hay dos bancos: el Sabadell y CaixaBank, un sector que no vive su mejor momento en bolsa. Lo mismo que las eléctricas, que están sufriendo en toda Europa, lo que perjudica la cotización de Gas Natural. Además, el peso importante ahora lo tienen grupos como Inditex, pero los grandes de la moda catalana, Mango y Desigual, están fuera del mercado de valores.

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca. (Foto: EFE)
El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca. (Foto: EFE)

Curiosamente, este auge de las empresas catalanas en el mayor referente bursátil español coincide con pleno auge independentista. Es decir, se está produciendo al margen de la política catalana. En realidad, cuando menos peso está teniendo la política catalana en Madrid resulta que mayor es la importancia de las empresas de Barcelona en el conjunto de la economía. Fuentes empresariales de la capital catalana lo comparan con el divorcio que se produjo en Milán entre los poderes económico y político a mediados de los noventa.

El precedente de 2008

Para buscar un precedente similar, hay que remontarse a 2008. Pero entonces la euforia duró poco. En 2007, Criteria -precedente bursátil de CaixaBank- había salido a bolsa. Y Grifols llegó al Ibex 35 en enero de 2008. Hubiera podido ser el momento dorado que se vive ahora, pero se truncó. En febrero de ese año, dejó el selectivo Agbar, fruto de que su control pasaba a manos de los franceses de Suez. Y en abril se caía Inmobiliaria Colonial, que había salido de la órbita de La Caixa cuando se vendió al empresario Luis Portillo. Por tanto, la gloria fue efímera. De manera parcial, esto fue paliado en septiembre de ese año, cuando al final entró Criteria en el Ibex 35. Pero el techo de cinco empresas catalanas que había habido hasta ahora quedó como marco fijo: Criteria, Grifols, Banco Sabadell, Abertis y Gas Natural.

En ese momento también estaba FCC. Pero la catalanidad de la constructora era solo jurídica. Tenía la sede formal en Barcelona, donde se celebra la junta. Ni la dirección, ni el capital -las Koplowitz- era catalán, por lo que no se ha tenido en cuenta para este artículo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios