La banca prepara una ampliación de capital de hasta 500 millones en Nueva Pescanova
  1. Empresas
Se convertirá deuda en capital

La banca prepara una ampliación de capital de hasta 500 millones en Nueva Pescanova

La ampliación servirá para reforzar los fondos propios de la compañía, muy debilitados, aunque se genera flujo de caja y deja al grupo pesquero listo para ser vendido a un inversor

Foto: Factoría de Pescanova en la ría de Vigo. (EFE)
Factoría de Pescanova en la ría de Vigo. (EFE)

Los bancos preparan una nueva ampliación récord de Nueva Pescanova que dejará al grupo pesquero gallego casi sin deuda. Según fuentes financieras conocedoras de la decisión, se aprobará en una junta en septiembre, y la misma oscilará entre los 350 y los 500 millones de euros. Será una de las mayores conversiones de deuda en capital de los últimos años, con la ventaja de que prepara la compañía para una futura venta, ya que las entidades bancarias no tienen voluntad de permanencia en el grupo a medio plazo.

La ampliación servirá para reforzar los fondos propios de la compañía, muy debilitados, aunque se genera flujo de caja. También dejará a Nueva Pescanova casi sin deuda y, por tanto, libre de pasivos, y mucho más interesante para futuros inversores.

Nueva Pescanova fue una nueva sociedad que crearon desde la banca acreedora cuando Pescanova colapsó financieramente por un exceso de deuda no declarada. Nueva Pescanova asumió los activos productivos, el personal y la marca. Pescanova sigue siendo accionista de Nueva Pescanova, con un 20%, y ahí quedaron agrupados en un batiburrillo los accionistas minoritarios -9.000 particulares-, los vinculados al expresidente Manuel Fernández Sousa -acusado de diversos delitos por su gestión al frente de la empresa gallega- y, además, damnificados de relumbrón como Damm o el fondo Luxempart.

Nueva Pescanova factura más de 800 millones​, pero su patrimonio apenas son 18,6 millones y cerró 2015 con un total de pérdidas de 6,5 millones

La sociedad Nueva Pescanova factura más de 800 millones, pero su patrimonio apenas son 18,6 millones y cerró 2015 con un total de pérdidas de 6,5 millones. Así que necesita la ampliación de capital. Pero hay otro aspecto a favor: el negocio de piscifactoría, uno de los puntos fuertes de Pescanova, está viendo cómo crece la demanda.

Los bancos implicados son Sabadell, Abanca, Banco Popular, Bankia, BBVA, CaixaBank y UBI. Todos ellos están esperando vestir la novia para casarla con el mejor partido. El próximo mes de septiembre, se celebrará la junta para dar luz verde a la ampliación de capital. La banca controla el 80% de Nueva Pescanova, así que no tendrá problemas en sacar la operación adelante.

Kramer contra Kramer

El problema es que no todo el accionariado de Nueva Pescanova va a una. La vieja guardia lo ha perdido casi todo. Y el casi que le queda se reducirá a nada si quedan diluidos por la entrada de cerca de 500 millones. Por ello, desde Pescanova se oponen a los planes de los bancos. Por un lado, no quieren diluir. Por otro, no quieren poner un duro más. Un dilema.

Desde Pescanova, quieren impugnar la junta de Nueva Pescanova. Si la perspectiva de la banca es vender Nueva Pescanova dentro de un año, los accionistas de Pescanova quedarán prácticamente al margen de los beneficios que se puedan obtener por la operación, ya que la ampliación los diluirá hasta convertirlos en irrelevantes. Pero tampoco deberían esperar ganar más si no aportan fondos. La banca puede convertir los préstamos en capital. En cambio, los socios históricos no parecen dispuestos a aportar nada, salvo abogados.

La banca ha perdido 2.000 millones en préstamos sin cobrar en el rescate de Pescanova. Desde su punto de vista, ya es mucho. Por lo tanto, si ahora se lo quedan todo, para ellos es una consecuencia lógica de la historia de los dos últimos años. Y tanto el presidente de Nueva Pescanova, Jacobo González-Robatto, proveniente del Banco Popular; como el consejero delegado, Ignacio González, juegan en el bando de la banca.

Pescanova Grupo Damm Bolsas Banca
El redactor recomienda