Ahora solo llevan ese motor el 34% de los vehículos fabricados

Seat recorta su producción de coches diésel pero sin relación con el escándalo VW

En cuatro años y medio, el diésel ha perdido protagonismo para la marca española de manera paulatina: la caída ha sido en este tiempo de siete puntos porcentuales

Foto: Fábrica de Seat en Martorell. (Reuters)
Fábrica de Seat en Martorell. (Reuters)

Seat ha recortado su producción de motores diésel desde que estalló el 'dieselgate' que sacudió los pilares de su matriz, la multinacional alemana Volkswagen (VW). A 30 de junio de este 2016, según datos de la empresa, solo eran diésel el 34% de los coches fabricados, mientras a cierre del 31 de diciembre del año pasado, la cuota de estos modelos había llegado a alcanzar el 37%. Sin embargo, fuentes de la empresa descartan que este recorte tenga que ver con un cambio por el caso de los motores trucados y advierten de que se enmarca en una tendencia más general del mercado automovilístico.

En este sentido, aportan datos de la patronal ANFAC que muestran que la ventas de diésel en España están cayendo desde hace varios años y que se han acelerado por un factor, que la gasolina se encuentra en mínimos históricos. Así, según ANFAC, las ventas de turismos con motor diésel a cierre de 2015 se situaron en el 62,9% del total, mientras que el acumulado del pasado mes de junio cayeron al 57%. El conjunto del mercado español perdió casi seis puntos porcentuales los primeros seis meses del año, el doble de lo que rebajó Seat su producción de motores diésel en el mismo periodo: solo tres puntos.

Seat fabricó en 2015 un total de 477.000 vehículos. Y la caída progresiva del diésel parece seguir más bien una tendencia general de mercado y no tanto depender del 'dieselgate'. Así, en 2012, el 41% de los coches que se fabricaban en la planta de Martorell eran diésel. En cuatro años y medio, el diésel ha perdido protagonismo para la marca española de manera paulatina: la caída ha sido en este tiempo de siete puntos porcentuales, aunque hay que tener en cuenta que en 2012 la producción de vehículos estaba siendo muy inferior: 377.000 unidades.

Fotografía de archivo que muestra la medición de emisiones de CO2 en un Volkswagen Golf 2.0 TDI. (EFE)
Fotografía de archivo que muestra la medición de emisiones de CO2 en un Volkswagen Golf 2.0 TDI. (EFE)

Por tanto, la producción de diésel de Seat en 2012 superaba los 154.000 vehículos, mientras que al cierre de 2015, para hablar de periodos comparables, la filial española de VW habría fabricado 176.000 unidades de este tipo, 22.000 más ese año. Es decir, el diésel pierde peso relativo, pero en términos absolutos, incluso se hacen ahora todavía más coches de este tipo a causa de la recuperación económica.

Siguiendo al mercado

En general, el peso del diésel en Seat se ha rebajado siguiendo la tendencia del mercado. En España, por ejemplo, otra vez según datos de ANFAC, desde 2012 el diésel ha ido rebajando su importancia. Este tipo de motores suponían ese año el 69% de las ventas, mientras que en junio de este año se rebajaron al 57% del total de los vehículos vendidos durante el semestre. Sí, el diésel ha perdido importancia, pero sigue representando más de la mitad de las ventas en España.

El mercado de coches diésel se ha reducido de manera drástica en España en los últimos cuatro años, pero siguen suponiendo más de la mitad de las ventas

En conclusión, y visto lo visto, las perspectivas de los analistas sobre el daño económico que iba a provocar la crisis diésel fueron muy exageradas. No así el reputacional. Y también para la multinacional con sede en Wolfsburg, no únicamente para Seat. Tampoco el conjunto de las ventas del grupo VW parece estar viéndose afectado por la crisis de los motores trucados.

VW resiste

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Así, según los datos de la patronal española, VW ni ha notado el impacto del 'dieselgate' en términos de ventas en el mercado español. Hasta junio, la multinacional alemana había vendido en España un total de 49.472 turismos, un 1,6% más que en el mismo periodo del año anterior, cuando todavía no había estallado el escándalo. Por tanto, en España, el daño reputacional no se ha traducido en caída de ventas, lo que en su momento se intuía como el mayor riesgo para la industria del motor.

Seat sí que ha descendido. Las ventas de la marca española entre enero y junio del año en curso fueron de 43.644 coches, un 6,8% menos que en el mismo semestre del año anterior. Pero expertos consultados lo han desvinculado del 'dieselgate' y lo relacionan con que se trata de un periodo en el que se ha dejado de vender un modelo, el Altea, mientras que todavía no estaba en el mercado otro, el nuevo SUV Ateca. Un periodo de ajuste típico de la industria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios