SOBRE TODO EN BRASIL Y MÉXICO

Los fondos de Abengoa supeditan el rescate a duras cláusulas por los conflictos legales

El plan de reestructuración de la empresa andaluza está condicionado a resolver sobre todo el embargo de hasta siete líneas de transmisión en Brasil y tres juicios en México

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En Brasil no solo se están disputando los Juegos Olímpicos. A 8.000 kilómetros de Sevilla también se juega el futuro de Abengoa. Los once fondos y el cerca de centenar de bancos que se han comprometido a aportar hasta 1.170 millones y a capitalizar la deuda han condicionado este acuerdo de reestructuración a que la compañía española mantenga los activos en Brasil, un país clave para el futuro inmediato del grupo y que ha iniciado los trámites para embargarle varias concesiones.

Segun han confirmado varias fuentes próximas a las conversaciones, el 'term sheet' firmado durante el miércoles por la tarde y la madrugada del jueves entre Abengoa, los bancos y los 'hedge funds' va acompañado de una serie de cláusulas de obligado cumplimiento que condicionan muy seriamente el acuerdo de principios. La más importante (según las mismas fuentes) es la resolución del conflicto en Brasil después de que el Gobierno del país latinoamericano iniciara hace semanas los trámites para embargar los negocios de la empresa española por falta de pago.

Como adelantó El Confidencial el pasado 29 de junio, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), el regulador del sistema eléctrico del país latinoamericano, ya ha puesto en marcha el mecanismo jurídico para quitarle los activos que la multinacional andaluza posee, un negocio clave para poder refinanciar la deuda corporativa de casi 10.000 millones de euros que arrastra.

Después de varios meses de negociación para encontrar un comprador que se quedara con las líneas de transmisión que Abengoa tiene en Brasil, Aneel ha decidido que la incapacidad financiera de Abengoa para continuar con las obras y con la operativa de las plantas que ya están en funcionamiento ponen en riesgo el sistema eléctrico del país. Por este motivo, el regulador brasileño ha comunicado que le va a retirar las concesiones que entre 2012 y 2014 otorgó a la compañía española. Sin estos activos, el plan de refinanciación no será viable, por lo que la compañía volvería a estar en grave riesgo.

Un grupo de indígenas protesta contra la construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte. (EFE)
Un grupo de indígenas protesta contra la construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte. (EFE)

Abengoa ya avisó al gobierno de Brasilia en diciembre de que, debido a sus dificultades para tener acceso a financiación bancaria, ya con la declaración de concurso voluntario en marcha, no era posible continuar con la construcción de las líneas de transmisión, una infraestructura vital para Brasil, que ha sufrido una de las mayores crisis energéticas de su historia por la sequía. La compañía española opera siete líneas de transmisión en el país más grande de latinoamérica, con 6.300 kilómetros, tiene otras nueve en construcción, incluida la enorme represa hidroeléctrica de Belo Monte, con 11.223 megavatios, en el estado de Pará, la tercera más grande del mundo.

México, tres juicios por resolver

Los activos en Brasil son fundamentales para el futuro de Abengoa, que se había comprometido a venderlos para hacer frente a la deuda impagada con los bancos y los bonistas, los cuales al mismo tiempo le habían exigido traspasarlos para reducir las necesidades de financiación en el plan de rescate. Las últimas noticias hablan de una oferta de la china Stade Grid, que podría pagar unos 280 millones de euros por un negocio que lleva vinculada una deuda de 300 millones adicionales.

Bancos de inversión y firmas de bolsa mexicanos ya han elevado a los tribunales sus disputas contra Abengoa, que tiene seis concesiones en este país

Pero no solo Brasil es clave para certificar el rescate. Los fondos han exigido también a Abengoa que resuelva los tres juicios por impagos de bonos que tiene interpuestos en México y que supusieron el embargo preventivo de bienes. A diferencia de lo ocurrido en otros países, varios bancos de inversión y firmas de bolsa mexicanos ya han elevado a los tribunales sus disputas contra Abengoa, que tiene seis concesiones en este país, con periodos de gestión de entre 20 y 25 años. 

Por último, otra de las cláusulas 'sine qua non' es la resolución de los problemas legales en Estados Unidos, donde Abengoa presentó concurso de acreedores para numerosas filiales. Frente a las dudas sobre los litigios en Brasil y en México, sobre los estadounidenses se tiene más seguridad ya que la legislación americana es más clara y más segura para todas las partes cuando una empresa se acoge al conocido como 'chapter 11' o suspension de pagos.

Se cree que con los seguros de protección de pagos firmados por estas subsidiarias será suficiente para atender las reclamaciones de los proveedores, socios financieros industriales y estados con los que Abengoa no pudo cumplir sus obligaciones. La empresa española recibió más de 2.600 millones de dólares de Estados Unidos para levantar varias plantas de ingenieria en Arizona y California.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios