adquiere la cartera 'Carit' por 300 millones

Goldman Sachs limpia Caixabank: compra 900 millones de créditos fallidos

El fondo buitre del banco estadounidense paga cerca de 300 millones a la entidad catalana para quedarse con una cartera de préstamos vinculados al sector promotor

Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (Reuters)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (Reuters)

Caixabank recibió este miércoles dos noticias muy buenas. La primera, la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de no declarar retroactivas las cláusulas suelo, lo que le supondrá ahorrarse cerca de 700 millones de euros respecto a los 1.250 millones (ya tenía provisionados 515) en los que había estimado el impacto total de la decisión de Bruselas si hubiera sido en sentido contrario. La segunda, la venta de una cartera de créditos fallidos a Goldman Sachs y D.E. Shaw que le permite sacar de su balance 900 millones de dinero improductivo.

Fuentes del mercado han asegurado que los fondos oportunistas de Goldman Sachs y de D.E. Shaw firmaron en la noche del martes la compra de este portfolio, denominado 'Carit', compuesto de deuda de promotores inmobiliarios que habían entregado los suelos o las viviendas a Caixabank al no poder hacer frente al pago de la deuda. La cartera, cuya venta ha sido intermediada por Pricewatherhouse (PWC), también incluía préstamos morosos vinculados a centros comerciales y al sector industrial.

Aunque el precio de la operación no se ha hecho público, distintas fuentes señalan que Caixabank puede haber ingresado entre 300 y 340 millones de euros, una horquilla que se explica por la diversidad de los activos que respaldan los créditos concedidos inicialmente por un importe de 800 millones. Una cantidad que, en todo caso, entrará prácticamente limpia en la caja del banco dirigido por Gonzalo Gortázar ya que la mayoría de estos préstamos estaban provisionados siguiendo las indicaciones del Banco de España y del Banco Central Europeo.

La banca sigue arrastrando préstamos fallidos del sector inmobiliario que ennegrecen sus balances

La venta de la cartera 'Carit' es la octava que traspasa Caixabank desde que comenzó a tratar de sacar de su balance todo el crédito tóxico. A finales del pasado año, también Goldman Sachs, en esa ocasión aliado con el fondo estadounidense Texas Pacific Group (TPG), se impuso en la subasta del proyecto 'Atalaya', un portfolio de 900 millones en créditos impagados por promotores de Andalucia y Castilla-La Mancha, por el que el banco ingresó cerca de 240 millones.

Asimismo, hace justo un año, Caixabank se quitó de encima otros 800 millones de euros vinculados a 271 promociones de obra terminada, 160 suelos y otras construcciones en desarrollo, situadas entre Madrid, Cataluña y Andalucía. Un bloque bautizado como 'Tourmalet' que acabó en manos de Blackstone, la filial distress -fondo buitre- del fondo estadounidense que venció en la puja al propio Goldman Sachs y a Sankaty. Casi al mismo tiempo, el banco con sede en Barcelona vendió a Cerberus una cartera de 700 millones ('More') entre créditos al consumo y créditos a pymes.

En los últimos doce meses, el banco ha conseguido sacar de su balance 5.170 millones de créditos dudosos para reducir su morosidad a la carrera

En los últimos doce meses, Caixabank ha conseguido sacar de su balance 5.170 millones de créditos dudosos. Pero aún tiene mucho trabajo por hacer puesto que todavía arrastra una mochila de préstamos tóxicos de 16.425 millones, a 31 de marzo de 2016. La entidad tiene una tasa de mora del 7,6%, tras destinar 9.038 millones para insolvencias, con un ratio de cobertura del 55% de la cartera de dudosos. La de adjudicados netos disponibles para la venta asciende a 7.194 millones.

Además de traspasar créditos fallidos, la institución presidida por Jordi Gual pretende a su vez rentabilizar las promociones de viviendas adjudicadas, por lo que ya puesto en alquiler pisos por 3.022 millones y ha vendido inmuebles por otros 1.960 millones. La próxima operación pendiente de adjudicar es otro portfolio de hasta 1.100 millones es deuda vinculada a préstamos concedidos a empresas hoteleras -'Proyecto Sun'-, cuyo cierre está previsto para después del verano.

Aunque la mayor parte de las entidades financieras nacionales pasarán con holgura el próximo test de estrés del Banco Central Europeo (BCE), cuyos resultados se anunciarán el próximo 29 de julio, la banca sigue arrastrando préstamos fallidos otorgados al sector inmobiliario que ennegrecen sus balances. Actualmente, entre Caixabank, Sabadell, Bankia, Popular y hasta Deustche Bank tienen a la venta cerca de 11.000 millones de lo que se conoce en el sector como 'non performing loan' o NPL.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios