El FMI urge a buscar una solución para la banca italiana, la gran amenaza de Europa
  1. Empresas
renzi quiere un rescate sin europa

El FMI urge a buscar una solución para la banca italiana, la gran amenaza de Europa

Superado el primer susto del resultado del referéndum en Reino Unido hay una amenaza para Europa en el horizonte más cercano todavía mayor: la banca italiana

Foto: Oficina Monte dei Paschi (AP)
Oficina Monte dei Paschi (AP)

Superado el primer susto del Brexit -ahora comienza un periodo largo y tedioso de incertidumbre mientras se van perfilando las negociaciones para la salida de Reino Unido- hay una amenaza para Europa en el horizonte más cercano todavía mayor: la banca italiana. Y es que el Viejo Continente puede estar reviviendo otra pesadilla financiera en la que las entidades transalpinas son sólo la punta del iceberg.

Ayer mismo Deutsche Bank, precisamente en el punto de mira desde hace un año, alertó sobre la necesidad de un rescate de 150.000 millones de euros para el sector y esta madrugada, nada menos que el Fondo Monetario Internacional ha encendido las alarmas sobre el peligro que supone para Europa la difícil situación por la que atraviesan los bancos italianos, especialmente Monte dei Paschi di Sena SpA, que necesita reducir los créditos morosos en 10.000 millones de euros por exigencias del Banco Central Europeo (BCE).

Esta madrugada, el FMI ha urgido a tomar medidas para establecer un rescate de las entidades italianas, en tanto que "los muy elevados" préstamos morosos -que estima en unos 360.000 millones de euros, el 18% del PIB del país- y los lentos procesos judiciales están presionando los balances de los bancos. Así, ha afirmado en su último informe sobre la revisión de la economía italiana que "las reformas de la industria financiera son críticas para apuntalar la estabilidad y apoyar la recuperación" y ha asegurado que "el miedo por la recapitalización de los minoristas debe ser tratada adecuadamente".

Negociaciones entre Italia y Bruselas

Y es que el primer ministro italiano, Matteo Renzi, quiere llevar a cabo el rescate de las entidades más afectadas de su país que ascendería a unos 45.000 millones de euros evitando el control de las autoridades europeas para ahorrarse las duras condiciones que Bruselas ha impuesto anteriormente a otros países en la misma situación como España, que en 2012 recibió 41.000 millones de euros de la UE para rescatar a las cajas de ahorros insolventes.

En estos momentos, las conversaciones entre Italia y la Comisión Europea para recapitalizar Banca Monte dei Paschi y otras entidades con problemas se encuentran en un punto muerto sobre la manera en la que los acreedores deben asumir las pérdidas si son rescatados con dinero público. Y es que según la legislación que entra en vigencia por completo este mismo año, tanto los bonistas como los accionistas tienen que absorber las pérdidas de los bancos quebrados en el caso de un rescate.

La recuperación de la economía italiana se va a prolongar y va a estar sujeta a peligros

El FMI, además ha urgido a adoptar medidas como un mayor uso de los mecanismos de reestructuración de deuda, fortalecimiento de la supervisión y evaluación sistemática de la calidad de los activos de los bancos que todavía no sean objeto, por su carácter no sistémico, de la evaluación global del BCE.

Con todo, para la institución internacional "la recuperación de la economía italiana se va a prolongar y va a estar sujeta a peligros", con una previsión de crecimiento del 1,1% este año y del 1,3% en 2017. Sin embargo, más allá del país transalpino, el FMI ha dado una de cal. Y es que, a su juicio, "los riesgos tienden a la baja, incluyendo la volatilidad del mercado financiero, la llegada de refugiados y la desaceleración del comercio mundial. Este camino de crecimiento supondría el retorno a los niveles pre-crisis (2007) a mediados de la década de 2020 y la ampliación de la brecha de ingresos entre Italia y las regiones de mayor crecimiento medio de la Eurozona"

Bancos europeos Fondo Monetario Internacional (FMI) Rescate Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda