Las empresas de La Moraleja no reciclan al no querer abonar el coste de recogida
  1. Empresas
alcobendas no está obligada a prestar este servicio

Las empresas de La Moraleja no reciclan al no querer abonar el coste de recogida

Varias compañías tiran todo a un mismo contenedor porque no quieren hacerse cargo de la recogida de residuos segregados. El ayuntamiento admite haber detectado casos

placeholder Foto: Contenedor de basura orgánica a la salida de una compañía del parque empresarial de La Moraleja.
Contenedor de basura orgánica a la salida de una compañía del parque empresarial de La Moraleja.

Carlos es uno de tantos empleados que separaban cuidadosamente envases, materia orgánica, papel y cartón entre las cuatro paredes de su compañía -ubicada en el parque empresarial de La Moraleja-, hasta que se percató de que su acción no servía para nada. "El servicio de limpieza de la empresa tiene orden de juntar toda la basura. Nadie quiere hacerse cargo de la recogida" de residuos segregados, cuenta bajo condición de anonimato a este periódico. Este madrileño culpa al ayuntamiento de no sufragar los costes de un servicio que, dadas las características de esta zona, no tiene obligación de asumir.

"La correcta gestión de los residuos es competencia de las empresas", aclaran fuentes de la corporación local de Alcobendas. No obstante, dicen que es frecuente ver compañías que colocan un cubo o pequeño contenedor para reciclar en el interior de los edificios sin haber contratado un gestor que luego se haga cargo de dicha basura. "Saben que el ayuntamiento no facilita este servicio. Una recolección diferenciada en origen no sirve para nada" si no abarca todo el ciclo: separación, recogida, transporte y gestión.

placeholder Las empresas pueden pagar un canon al ayuntamiento o contratar un servicio externo de basuras para reciclar.
Las empresas pueden pagar un canon al ayuntamiento o contratar un servicio externo de basuras para reciclar.

Todos los trabajadores de la empresa de Carlos separan de acuerdo con la normativa de su filial europea, pero quizá muchos no sepan que los desperdicios van a parar a un mismo cubo al final del día. Lo mismo ocurre en otras firmas que se niegan a contratar un servicio para efectuar la recogida de manera adecuada. "Es un problema generalizado en esta zona. El sector público debería presionarlas" para que lo corrijan de inmediato. No obstante, un responsable de esta misma compañía considera que tampoco tienen obligación de hacerlo porque el volumen y la naturaleza de sus residuos no representan un peligro para la sociedad, aunque admite que esta situación "frustra un poco a los empleados".

Muchas empresas no están dispuestas a sufragar los costes de la recogida. "El sector público debería presionarlas", protestan los empleados

El problema está en el coste: muchas empresas no están dispuestas a pagar un canon al ayuntamiento (como ocurre en Cataluña) o a contratar gestores privados para reciclar. "Las firmas establecen acuerdos de recogida de residuos entre ellas o con el sector público a cambio de una tasa en comunidades como País Vasco", explica Anabel Rodríguez, directora de la fundación para la Economía Circular. Las corporaciones locales solo están obligadas a tratar la basura separada que se genera en la zona urbana de los municipios. "Si son similares a las del consumo privado (como los pequeños comercios), sí suelen hacerse cargo", explica.

¿Quién tiene su sede en La Moraleja?

Este complejo de oficinas está integrado por grandes multinacionales como Acciona, Pfizer, Procter & Gamble, Ford, Mercedes-Benz, Kellogs, Campofrío, Toyota, Indra, ZTE, Mutua Madrileña o el antiguo edificio de Vodafone (ahora vacío), pues todas ellas cuentan con inmuebles en Alcobendas. La sede de Telefónica está situada muy cerca de esta zona, pero ya pertenece a Madrid. Este diario ha contactado con todas ellas, pero solo unas pocas han respondido.

placeholder El parque empresarial de la Moraleja está situado en Alcobendas, al lado de Distrito Telefónica. (E. Villarino)
El parque empresarial de la Moraleja está situado en Alcobendas, al lado de Distrito Telefónica. (E. Villarino)

Toyota tiene contratadas a tres empresas distintas para que se encarguen del correcto reciclaje de envases, documentos confidenciales, papel y cartón, explican fuentes de la compañía. En Campofrío depositan los desechos de forma separada en sus correspondientes cubos "de acuerdo a la regulación sobre la materia y a nuestras políticas medioambientales". Contratan servicios externos de recogida para papel, cartón, tóners y bombillas, mientras que "el resto va a los contenedores facilitados por el ayuntamiento en el exterior del edificio".

Mercedes tiene un contrato con una empresa de reciclado externa para papel y plásticos. "Disponemos del certificado ISO1400 y ello conlleva la responsabilidad y obligación de coordinar nuestro propio reciclaje", aseguran fuentes de la compañía. Indra gestiona sus desperdicios a través de un gestor y un transportista para residuos peligrosos y otro operador para lo demás. Fuentes de la compañía admiten haber escuchado comentarios de empleados que se preguntan por qué el personal de limpieza a veces mete una bolsa dentro de otra. "Lo hacen para manejarse mejor, pero luego nosotros nos aseguramos de que eso se separa".

Desde Mutua Madrileña dicen tomarse "muy en serio" el reciclaje al separar el 100% de los desperdicios. "Disponemos de un innovador modelo de gestión que incluye la realización de procesos de auditoría en la segregación y pesaje de los residuos para garantizar la trazabilidad y certificar así la validez de nuestro sistema", informan fuentes de la compañía tras resaltar su compromiso con el medio ambiente.

'Modus operandi' del ayuntamiento

Alcobendas recoge los desperdicios orgánicos en este complejo de oficinas con una frecuencia de seis días por semana. También existe un servicio de acondicionamiento del entorno para recoger los residuos depositados en la calle. "Se trata de basura que está fuera de los contenedores. Lo que está dentro se gestiona como corresponde", aclaran desde el ayuntamiento. En esta zona hay instalados cinco puntos de recogida de papel y cartón (vaciados dos veces por semana), así como contenedores de vidrio en el Centro Comercial Moraleja Green, que ha solicitado expresamente este servicio.

[Lea aquí: Ahora vamos a empezar a mirar al que no recicle como al que antes vaciaba el cenicero impunemente en los semáforos]

No ocurre lo mismo con los envases, pues no existe ningún contenedor de este tipo en todo el polígono. "Las empresas que realizan la separación en origen de estos desperdicios deben gestionárselo por sus propios medios". Si no lo hacen, es su obligación corregir el error. Desde las compañías echan en falta un punto limpio que les facilite su correcto tratamiento, pues ahora mismo solo existe uno al norte de Alcobendas y otro móvil que circula por toda la ciudad, pero no pasa por los polígonos empresariales.

placeholder El centro comercial Moraleja Green cuenta con un contenedor de vidrio que solicitó al ayuntamiento.
El centro comercial Moraleja Green cuenta con un contenedor de vidrio que solicitó al ayuntamiento.

"Están pensados para particulares, pero las empresas que deseen hacer uso de estas instalaciones podrán solicitar autorización específica por escrito para depositar residuos generados en su actividad", explican desde el ayuntamiento. En España no se suele poner multa a los ciudadanos que no reciclan en sus casas (como sí ocurre en países más avanzados en este aspecto, como Bélgica), pero... ¿qué ocurre con las empresas que no gestionan bien los desperdicios?

Por supuesto que pueden ser sancionadas por no reciclar, pero los municipios suelen pasar del tema

La normativa establece que las compañías están obligadas a reciclar, pero la triste realidad es que nadie se lo suele exigir. "Por supuesto que pueden ser sancionadas, es una falta administrativa. Pero son pocos los municipios que hacen un verdadero seguimiento del tema, y no les gusta que se lo recuerden. Ya tienen demasiados problemas" que relegan el reciclaje a un segundo plano, lamentan fuentes del sector. Según la Ley 22/2011 de suelos contaminados, "el abandono, vertido o eliminación incontrolada de cualquier tipo de residuos sin que se haya puesto en peligro grave la salud de las personas o se haya producido un deterioro grave para el medio ambiente" constituye una infracción grave.

Será leve cuando la cantidad de basura sea "escasa" o su naturaleza no merezca la calificación de grave. Las multas pueden alcanzar los 900 euros para las primeras y oscilan entre 901 y 45.000 euros para las segundas. Cualquier otra incidencia que se salga de esta descripción ya es competencia de la Comunidad de Madrid. Tanto la Consejería de Medio Ambiente de la capital como el ministerio dirigido por Isabel García Tejerina pasan la pelota a Alcobendas tras ser contactadas por El Confidencial, pues es quien tiene competencia sancionadora en este caso.

placeholder No existe ningún contenedor de envases en todo el polígono empresarial.
No existe ningún contenedor de envases en todo el polígono empresarial.

"Las corporaciones locales podemos sancionar a una empresa que tire residuos incorrectamente en los contenedores que nosotros ponemos a su disposición", ratifican. "Otra cosa es que lo hagan", cuestionan los empleados de La Moraleja. Desde Alcobendas dicen tener "varios expedientes abiertos" por este motivo, aunque prefieren no dar los nombres de las empresas que 'pasan' del reciclaje.

Comunidad de Madrid Reciclaje Alcobendas Empresas Medio ambiente
El redactor recomienda