Agrolimen pone en venta Eat & Out, su filial de comida rápida

Artur Carulla, 25 años para tener que darle la razón a su hermano con Pans & Company

El 'holding' familiar quiere vender su filial de comida rápida por 120 millones en una subasta relámpago en la que participarán diversos fondos y grupos del sector y de capital riesgo

Foto: El presidente de Agrolimen, Artur Carulla, junto al ministro de Economía, Luis de Guindos (c). (d)
El presidente de Agrolimen, Artur Carulla, junto al ministro de Economía, Luis de Guindos (c). (d)

Agrolimen ha puesto a la venta su filial de comida rápida Eat & Out Group. El corazón de esta empresa es la cadena de bocadillería Pans & Company, que fue creada en 1991 como un capricho del hoy presidente de Agrolimen, Artur Carulla. Entonces, Artur Carulla era el hermano menor del presidente de Agrolimen, Lluís Carulla, quien se cansó de decir a su hermano que la comida rápida no era negocio. Ahora, la quieren vender por 120 millones en una subasta rápida en la que participarán diversos fondos, según adelantó este lunes 'La Vanguardia'. Artur Carulla ha tardado 25 años en reconocer por la vía de los hechos que su hermano tenía razón.

Fuentes cercanas al grupo catalán explican que en esos años, a principios de los noventa, Artur Carulla era visto como un frívolo en el entorno de austeridad extrema de Agrolimen. Por cosas como jugar al golf, lo nunca visto en la familia Carulla. Puede parecer raro, pero hay que tener en cuenta que se ha tratado siempre de un entorno empresarial muy cerrado.

Sin embargo, Artur Carulla quería demostrar que podía triunfar con un negocio propio al margen de las sopas preparadas, Gallina Blanca, el negocio histórico de la familia. Ahora, 25 años después, Artur Carulla pone a la venta Eat & Out y fuentes cercanas a Agrolimen reconocen que se centrarán en las sopas y la alimentación animal. Vamos, la versión corporativa de “qué razón tenía mi padre”.

Eat & Out Group ha sido un nido de problemas para los Carulla durante muchos años. Hasta 2013, habían sumado 27 millones de pérdidas. En 2014, la filial de comida rápida, que incluye marcas como Pans, Ribs, FresCo o Dehesa Santa María, entre otras, volvió a los beneficios, que se han mantenido durante 2015. Por ello se quiere aprovechar el momento para una subasta relámpago que no dejará muchas plusvalías a Agrolimen pero lo aligerará de plomo en las alas.

En este sentido, todos los intentos para rentabilizar lo que en su día fue la apuesta estratégica de Artur Carulla no acabaron de arrojar la rentabilidad que un grupo como Agrolimen esperaba de su inversión. En 2002, compraron Bocatta. Posteriormente, fusionaron esa compañía y potenciaron la marca Pans. Mientras, iban haciendo otras adquisiciones, engordando el grupo para ganar volumen. También se internacionalizaron, entrando en Portugal. Pero nada funcionó.

La vida es injusta

Como la vida corporativa es tan injusta como la vida misma, que su inversión estrella no le fuera bien a Artur Carulla no quiso decir que no le fuese más que bien al propio impulsor del proyecto. En 2008, Artur Carulla tomó el relevo de su hermano Lluís como presidente del 'holding'. La política de Artur al frente del 'holding' fue la contraria de la era Lluís pero, irónicamente, dándole la razón a su hermano y predecesor en el cargo. Fusionaron Clickair con Vueling, perdiendo el control de la línea aérea pero evitando perder una fortuna, operación ya pactada en la época de Lluís Carulla. Y después el grupo empezó a adelgazar.

En 2004 Agrolimen vende su división de confitería, Joyco, por 215 millones. Después, se desprende del 50% de Arbora por 814 millones en 2012. Ahora, el broche de las desinversiones lo pone la venta de Eat & Out Group. También liquidan un fallido fondo de capital riesgo. Todo para centrarse en los negocios que su hermano Lluís ya había marcado como el corazón del grupo inversor: las sopas y la comida animal.

Fondos interesados

Diversos fondos están interesados en la compra de Eat & Out Group, pero fuentes cercanas a la operación apuntan que el precio que se obtenga estará lejos de los 120 millones que piden los Carulla. Fondos como Proa Capital, Abac, Carlyle o Portobello, entre otros, competirían con gigantes de la restauración como el Grupo Zena -Foster’s Hollywood, Burger King, Domino’s y Cañas y Tapas- y Amrest -con sede en Polonia, en manos de otro fondo, Warburg, y con 150 locales en España de Kentucky Fried Chicken y La Tagliatella- podrían estar interesados. Estas cadenas podrían utilizar Eat & Out Group para una fusión. Los fondos, sencillamente, tienen mucho más dinero barato que buenas oportunidades de inversión.

La empresa Eat & Out Group cuenta con 400 restaurantes con una facturación superior a 240 millones en ese ejercicio. La compañía gestiona 11 cadenas de restauración, pero Pans & Company es la que supone mayor peso, con más del 50% del negocio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios