PAGOS DESDE SU FILIAL DE INGENIERÍA

Iberdrola pagó comisiones en Malta para conseguir obras en la Venezuela de Chávez

Iberinco, filial de ingeniería de la eléctrica, fichó a un agente colombiano que se llevaba hasta el 5% de los contratos. La empresa destaca que en 2013 rompió con el comisionista

Foto: Miguel Ángel Moratinos saluda al entonces presidente de Iberinco y hoy embajador de España en París, Ramón de Miguel, en presencia de Hugo Chávez en Caracas en 2009. (EFE)
Miguel Ángel Moratinos saluda al entonces presidente de Iberinco y hoy embajador de España en París, Ramón de Miguel, en presencia de Hugo Chávez en Caracas en 2009. (EFE)

Iberinco, la filial de ingeniería de Iberdrola, contrató en 2006 a un comisionista colombiano con sede en Miami para conseguir obras con la Venezuela de Hugo Chávez. Los contratos, en poder de El Confidencial, establecen cantidades de hasta el 5% de las obras, que fueron presentadas como un éxito por Miguel Ángel Moratinos en 2009 y que suman cientos de millones de euros, aunque no todas llegaron a construirse. Ese mismo año, las comisiones pasaron a ser pagadas a una sociedad del mismo intermediario con sede en Malta. La cúpula de Iberinco fue relevada en 2012 tras un escándalo de corrupción en Letonia. Iberdrola destaca que en 2013, tras una 'due diligence' -investigación interna-, rompió con ese intermediario y que "ya no contrata consultores comerciales", ya que Iberinco trabaja ahora principalmente para la matriz.

[Los contratos de Iberdrola con el régimen de Al-Assad en Siria]

En julio de 2009, Hugo Chávez recibió al entonces ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para firmar contratos con empresas españolas. Una de las más beneficiadas era Iberinco, la filial de ingeniería propiedad al 100% de Iberdrola. Al acto acudió Ramón de Miguel, entonces presidente de Iberinco, y hoy embajador de España en París.

“Iberdrola Ingeniería y Construcción se ha adjudicado la construcción llave en mano de una central de ciclo combinado en Venezuela, que se ubicará en la ciudad de Cumaná, en el estado de Sucre, por un importe cercano a los 2.000 millones de dólares”, según anunció la eléctrica española. Iba a ser una central para producir electricidad a partir de gas natural con una potencia de 1.000 megavatios para Petróleos de Venezuela (PDVSA). Iberinco se llevaba el 60% del contrato y Elecnor, el 40%.

Ibedrola purgó la cúpula de su filial de ingeniería tras un escándalo de comisiones en Riga (Letonia)

Lo que nadie contó era el trasfondo del acuerdo. Tres años antes, el 28 de julio de 2006, Iberinco había firmado en Madrid un contrato de intermediación con Manila Energy, con sede en Miami, por el que esta empresa se llevaba el 2% del total del contrato, lo que equivaldría a unos 40 millones de euros. Así consta en la documentación en poder de El Confidencial en el marco de una investigación sobre el pago de comisiones realizado en 20 países del mundo por la filial de la multinacional que dirige Ignacio Sánchez Galán. Cuánto cobró finalmente Beda es una incógnita porque la obra no se llegó a construir, aunque intermedió en otros proyectos que sí fueron concluidos. Además, los porcentajes se elevan al alza en muchos contratos en sucesivas enmiendas.

Manila Energy es propiedad de Harry Beda, un empresario colombiano que hace 20 años fue detenido acusado de pertenecer a una red internacional de lavado de dinero, según la prensa latinoamericana. El diario 'El País' informó entonces: “Andrés Pastrana, excandidato a la presidencia, reconoció ayer que Harry Beda -detenido hace pocos días dentro de una gran operación contra el blanqueo de divisas norteamericanas realizada en Colombia- ocupó un importante cargo en su campaña presidencial”. [Posteriormente a la publicación de este artículo, Harry Beda remitió a este diario un escrito de la fiscalía colombiana según el cual la investigación sobre enriquecimiento ilícito fue archivada el 16 de mayo de 1997, decisión que el Supremo confirmó el 8 de octubre de 1997].

Beda es también un empresario especializado en el sector de la energía. Su empresa en Florida (EEUU) fue creada el 23 de marzo de 2006, solo días antes de firmar contratos con Iberinco. No solo firmó el de la central de ciclo combinado, sino que medió en otras obras con porcentajes que llegaban hasta el 5% del total tras sucesivas enmiendas a los contratos originales para aumentar la comisión. Aunque inicialmente las comisiones las cobraba en Miami la empresa Manila Energy LC, el 10 de febrero de 2009, Beda e Iberinco firmaron en Madrid un contrato por el que todos los acuerdos pasaban a ser de Manila Energy Ltd, una sociedad con sede en Malta creada en 2007. La homónima en Florida se disolvió 14 días después de la firma del nuevo contrato. Este diario ha intentado durante días, sin éxito, localizar a Beda. Su abogado en Malta tampoco ha contestado.

La empresa de Florida que se llevaba un porcentaje se creó solo días antes de firmar el acuerdo con Iberinco

Iberinco pagó a Beda por el proyecto de “ingeniería, suministro y construcción del proyecto San Gerónimo-Cabruta 400/230 kv, ubicado en el estado Guarico (Venezuela)". También cobró el 3% de un presupuesto de 66,11 millones por una subestación eléctrica junto a la central eléctrica. Otro contrato establece el pago del 5% de la construcción de dos centrales de ciclo combinado en la costa oriental del río Maracaibo, estimadas en más de 100 millones de euros.

Beda era el intermediario de Iberinco en Bolivia, Panamá, El Salvador, Ecuador, Venezuela y Colombia, según otro de los contratos. El porcentaje que cobraba dependía de la entidad del proyecto. Si el presupuesto era de más de 100 millones de euros, Beda se llevaría el 1%; si la obra era menor de 10 millones, su comisión era del 2,5%, según uno de lo contratos, firmado en Madrid el 28 de marzo de 2006. Sin embargo, los porcentajes fueron subiendo en distintas enmiendas a los contratos hasta alcanzar el 5%. Los cálculos realizados por este diario a partir de la información de adjudicación de los contratos permiten estimar que la filial de Iberdrola pactó pagar al menos 40 millones en comisiones solo para cuatro de los proyectos en Venezuela, aunque presumiblemente no se llegó a pagar todo porque no todos los proyectos fueron ejecutados.

Las comisiones en el sector de la energía son algo frecuente. Una fuente del sector explica que es normal pagar a un intermediario si le ofrece a una gran eléctrica o petrolera un jugoso plan de negocio o una concesión. A menudo esos intermediarios son los que engrasan la relación con los políticos, en ocasiones fomentando la corrupción y dejando limpias las manos de las multinacionales. Lo que es sintomático es que la comisión se pague fuera del país en el que se construye la obra y sin relación con Venezuela, como el caso de Malta.

El expresidente de Iberinco defiende a la eléctrica: "Hay agentes sucios, pero para las empresas es difícil de controlar"

Ramón de Miguel, presidente de Iberinco entonces y actual embajador de España en París, afirma que defiende la profesionalidad y reputación de Beda y afirma desconocer que cobraba a través de Malta. Señala que el gran contrato con Chávez nunca llegó a construirse, por lo que duda que Iberinco llegase a pagar. De Miguel, diplomático de carrera, dejó Iberdrola en 2013 y entonces fue elegido por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, para uno de los puestos más codiciados entre los diplomáticos: embajador de España en París. "Todas las empresas de ingeniería del mundo buscan un agente local para ayudarte a cambio de una comisión a éxito. Sirven para tener relación con los agentes locales. ¿Que algunos son corruptos? Las compañías no lo saben, pero es normal en el mundo internacional. Hay agentes sucios, pero para las empresas es difícil de controlar", afirma.

Un portavoz de Iberdrola destaca que estos contratos son de hace unos años, antes de que relevara a la cúpula de Iberinco. Afirma que "en 2013 se llegó a un acuerdo de terminación [con Harry Beda] tras una 'due diligence" y destaca que ahora "Iberinco no contrata consultores comerciales" porque "la actividad actual de Iberinco es para Iberdrola, fundamentalmente". Ya no busca proyectos por su cuenta en el exterior.

Iberinco ya sufrió un escándalo de corrupción en 2012. Entonces, El Confidencial informó de que Iberinco había pagado comisiones a una empresa llamada Energy Consulting para imponerse en la puja para construir una central de ciclo combinado en Riga (Letonia). La obra, valorada en 300 millones, fue inaugurada por el rey Juan Carlos. El contrato es de 2005.

Iberdrola afirma que rompió con el comisionista en 2013 tras una investigación interna

El Confidencial ha tenido acceso a una serie de contratos de Iberinco en medio mundo que demuestran que el pago de comisiones era una forma habitual de operar de la filial de la multinacional dirigida por Ignacio Sánchez Galán. Iberinco opera en 25 países y cuenta con filiales en México, Brasil, Venezuela, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Letonia, Polonia, Rusia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Qatar, Kenia, Túnez e India. La compañía facturó en 2013 un total de 654 millones de euros, un 81% de ellos fuera de España. Emplea a 2.283 personas (el 60%, en España).

Tras el escándalo de Riga, Iberdrola limpió la cúpula de Iberinco. El entonces CEO de Iberinco, Alberto Sicre, que firma muchos de los contratos, fue destituido y pasó a OHL como director general de OHL Industrial. José María Mira, director de Desarrollo de Negocio de Iberinco, y Carlos Serrano, director de los servicios jurídicos, dejaron la empresa. Ninguno ha querido hablar con este diario. José Oriol Hoyos, heredero de los Oriol fundadores de la eléctrica, que firma otros los contratos en nombre de Iberinco, sigue en la matriz. Es director de negocio de Iberdrola Renovables.

Anticorrupción está investigando a Duro Felguera el pago de 46 millones en comisiones en Venezuela

Iberdrola destaca que tras el caso de Letonia "reforzó sus procedimientos internos" de control y que en ese caso solo un exempleado resultó penalmente responsable. Este acabó asumiendo una multa por un delito de tráfico de influencias. Además, la eléctrica señala que creó una dirección de cumplimiento y un buzón ético para que los trabajadores denunciaran.

Iberdrola no es la única compañía española con problemas por pagar comisiones para operar en Venezuela. Anticorrupción está investigando a Duro Felguera el pago de 46 millones de euros. El presidente de la compañía ha declarado que lo hizo como consultoría.

Iberdrola tiene su propio caso en España. Anticorrupción investiga desde hace año y medio una trama de pagó 110 millones en comisiones a altos cargos de la Junta de Castilla y León para obtener los permisos para construir parques eólicos en esa comunidad. Muchos de ellos acababan en manos de Iberdrola renovables. La tramitación de los parques estaba parada durante años hasta que los titulares de los parques cedían una participación a empresas afines a cargos autonómicos que las vendían con enormes plusvalías “sin motivos económicos válidos”, según la denuncia de la Agencia Tributaria que dio origen al caso.

En España, Iberinco se ha adjudicado proyectos de ingeniería del almacén nuclear de residuos nucleares previsto en Villar de Cañas (Cuenca). En su consejo de administración está Ignacio López del Hierro, marido de la popular María Dolores de Cospedal, que entró en el consejo en mayo de 2012, cinco meses después de que el PP llegara al poder.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios