POR LOS FALLOS EN EL MOTOR

París y Berlín exigirán una compensación ante el retraso en las entregas del A400M

La multinacional europea, que ya admite la “mala imagen” del programa estrella de la aeronáutica continental, había previsto terminar de construir 20 aviones en 2016

Foto: Un Airbus A400M. (EC)
Un Airbus A400M. (EC)

A cara de perro. Francia y Alemania plantearán a Airbus Defence & Space una negociación muy dura para exigir una generosa compensación económica al gran retraso en las entregas del A400M, un avión cargado de problemas y que, según aseguran fuentes próximas a Airbus, presenta actualmente “una mala imagen” que la compañía intenta corregir. “La política está influyendo mucho más de lo previsto” en este programa estrella de la aeronáutica europea, como admiten fuentes de la industria.

La multinacional no ofrece cifras del impacto económico de los problemas en el fuselaje y los motores del avión que ha provocado estas demoras en la entrega a los clientes. “Habrá sobrecoste, pero se puede cuantificar cuánto”, precisan estas fuentes. Poner en marcha el programa del A400M costó 20.000 millones de euros. El sobrecoste se estima en 8.000 millones de euros. El programa avanza a un ritmo lento, inferior al que habían diseñado, “no el que hubiéramos querido. Todo ensombrece un avión estupendo”, subrayan.

Airbus descarta abandonar el proyecto, aunque surge una duda cuando llega el momento de la precisión: “Ahora mismo no se está planteando”. La frase deja abierto el futuro de una FAL (Línea de Ensamblaje Final), ubicada en la planta de San Pablo (Sevilla), donde estaba previsto que se entregaran este año 20 aviones, como se resaltó en la presentación de los resultados de la compañía y ya se han construido 60. “Las naciones necesitan este avión y las prestaciones son mejores que las que estaban pensadas, pero el avión no hace todavía todo lo que estaba previsto”, subrayan fuentes próximas a Airbus, que descartan “cualquier problema de seguridad”.

París y Berlín exigirán una compensación ante el retraso en las entregas del A400M

El programa avanza a un ritmo lento, inferior al que habían diseñado. El 95% de la culpa de haber entregado solo dos aviones desde el mes de febrero se debe al problema de los motores. Y eso genera “frustración”, en un “puzle muy complicado y táctico”, con presiones del Gobierno alemán para elevar las compensaciones económicas y Francia que ha comprado aviones militares Hércules (la competencia del A400M). A la dirección de la compañía en España no le preocupa el número de pedidos de Hércules por parte del Gobierno francés. “Esta claro que la negociación será a tres bandas: Airbus, el motorista [quien elabora las piezas del motor] y el cliente [los países]”.

El fallo detectado por la compañía solo aparece en los motores situados a la derecha. Los dos de la izquierda no han dado problemas. ¿Por qué no se cambian las fisuras en todos los motores? Por operatividad. La multinacional asegura que hay motores que han volado 600 horas y no tienen ninguna fisura. En el mes de septiembre llegarán a la planta de Sevilla las cajas de engranaje para los 24 A400M que están volando más los que se encuentran actualmente en la FAL. 

“Es una fábrica muy antigua, sin tecnología”

Avio, del grupo General Electric, es la empresa localizada en Turín que elabora estas piezas del motor. Fuentes del sector aeronáutico aseguran que Avio continúa con un “ritmo lento de producción”. “Es una fábrica muy antigua, sin tecnología”. Eso sí, aseguran mantener la “confianza” en el fabricante y en que “sepa solucionar” el problema. La multinacional descarta contar con otra empresa. “No puedes improvisar una cosa así. Es una pieza suficientemente compleja y no hay muchas empresas que tengan la tecnología para hacer este tipo de trabajos”.

París y Berlín exigirán una compensación ante el retraso en las entregas del A400M

Airbus también admite que resulta “complicado” parar toda la cadena de suministros del A400M, un programa cuyo futuro pasa por la exportación a países no europeos, y que es fundamental que todos los aviones se inspeccionen cada 200 horas de vuelo. Hay aviones en los que no ha surgido ningún problema incluso tras 600 horas de vuelo. La multinacional asegura conocer cuáles fueron las causas exactas del accidente en mayo de 2015. Fuentes próximas a Airbus señalan que la empresa “ha comprendido” qué fue realmente lo que pasó. “Han facilitado todos los datos a la comisión de investigación. Aparte del problema con el 'software', existieron desajustes con el procedimiento y los protocolos”. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios