por un proyecto en una refinería en sines

Los Lladó demandan al hombre más rico de Portugal por una obra de 1.080 millones

Aumentan los problemas para la compañía de ingeniería de los Lladó, que ha presentado una demanda contra Galp en un tribunal internacional de arbitraje

Foto:  José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas. (EFE)
José Lladó, presidente de Técnicas Reunidas. (EFE)

Los problemas se multiplican para Técnicas Reunidas. La compañía controlada por la familia Lladó, la cuarta peor del Ibex 35 en lo que va de año, tan solo por delante de Popular, Bankia y CaixaBank, ha decidido ir a juicio contra Galp Energía por la potencial responsabilidad económica en el retraso del proyecto de ampliación y modernización de una refinería en Sines (Portugal). Una obra de 1.080 millones de euros que se ha convertido en un conflicto que deberá ser resuelto por un tribunal internacional de arbitraje.

La compañía ha mantenido este problema en silencio, dado el volumen del proyecto y el potencial impacto en la cotización, amén de las consecuencias en la credibilidad internacional del grupo, presionado por el desplome del precio del petróleo. Oficialmente, Técnicas Reunidas ha presentado una demanda contra Galp, y la empresa portuguesa ha procedido de la misma manera contra la española por el retraso de la entrada en funcionamiento de la citada planta en Sines.

La multinacional lusa, controlada por la familia Amorín -la más rica de Portugal- y participada por el Estado del país vecino, le exige un importe que no cuantifica por “pérdidas de producción causadas con dolo”. Pero Técnicas Reunidas asegura que la obra “fue recepcionada a satisfacción del cliente y pagada íntegramente”. Asimismo, añade, “los avales de buena ejecución y de garantía fueron devueltos por Galp en su totalidad”,

Los asesores judiciales del grupo de la familia Lladó consideran que tienen altas probabilidades de éxito en su reclamación en el tribunal de arbitraje

Por tanto, los asesores judiciales del grupo de la familia Lladó consideran que tienen altas probabilidades de éxito en su reclamación en el tribunal de arbitraje, al tiempo que estiman que la posibilidad de que sufran un castigo económico y, en consecuencia, un pasivo en sus cuentas “es remota”. Por este motivo, la compañía ha desestimado hacer una provisión por este conflicto, pese a reconocer que se trata de la “disputa más significativa” que tiene con clientes en la actualidad.

El proyecto de Sines, ganado en el tercer trimestre de 2007 y convertido a un contrato 'llave en mano' en diciembre de 2009, consistía en la ampliación y modernización de la refinería más importante del grupo portugués y de todo el país. En aquel momento, Técnicas Reunidas aseguró que esta obra "refleja el éxito y la flexibilidad de la compañía para alcanzar acuerdos con sus clientes bajo este tipo de estructura de contrato", según el grupo.

La conversión de la refinería consiste en la construcción de una nueva unidad de hidrocraqueo de gasóleo pesado para la producción de gasóleo y combustible de aviación. Esta unidad permitirá aumentar la producción de gasóleo mediante la conversión de las fracciones más pesadas del crudo, lo que aumentará la flexibilidad para elegir el tipo de crudo a tratar. Así, se podrá adquirir crudo pesado a precios más bajos y se reducirá el coste de las materias primas. El inicio operativo de las nuevas unidades estaba previsto para el tercer trimestre de 2011.

Más problemas en Grecia y con Hacienda

Técnicas Reunidas tiene otro pleito con la petrolera griega Hellenic Petroleum, a la que le reclama 18 millones de euros por un servicio de ingeniería y supervisión finalizado en 2013. La petrolera helénica había contratado a la española cinco años antes para un proyecto cuyo coste se elevaba a 1.000 millones de euros. Pese a los problemas de Grecia y de las compañías vinculadas al crudo, los Lladó estiman que no hay riesgo de insolvencia por parte del cliente final.

A esos litigios internacionales hay que sumar el que Técnicas Reunidas batalla con la propia Hacienda española, que le reclamaba 164 millones de euros, incluidos 28 millones por demora. Las discrepancias entre el fisco y el grupo de ingeniería que preside José Lladó obedecen al modelo fiscal de precios de transferencia usado en proyectos internacionales. A pesar de considerar que existe una "inconsistencia absoluta" entre las conclusiones en la inspección anterior y la actual, la sociedad ha presentado avales por la cifra total reclamada (más intereses). "No es probable que el importe de dichas actas se tenga que satisfacer", sostiene el grupo, que el pasado año tan solo ganó 60 millones.

La cotización del grupo industrial se ha resentido de todos estos obstáculos, como prueba de que en lo que va de año se ha desplomado un 17,7%. Una caída provocada por el descenso del petróleo y por el proyecto fallido de Mejorada de Alberta, para Canadian Natural Resources Limited, que se tradujo en un desplome del 55% de los resultados en 2015 y de un 20% en el primer trimestre de 2016.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios