Renfe aplaza a julio las ofertas del nuevo AVE, que no se adjudicará hasta octubre
  1. Empresas
CONSEJO EXTRAORDINARIO ESTE JUEVES

Renfe aplaza a julio las ofertas del nuevo AVE, que no se adjudicará hasta octubre

Renfe celebrará hoy un consejo de administración extraordinario para ajustar el pliego del concurso del AVE tras el conflicto planteado por la empresa canadiense Bombardier

Foto: Un pasajero se dispone a subir a un AVE de la compañía Renfe. (EFE)
Un pasajero se dispone a subir a un AVE de la compañía Renfe. (EFE)

Pírrica victoria la deBombardier. Al final casi se podría decir que la multinacional canadiense le ha hecho un estupendo favor a Renfe al impugnar el concurso de los nuevos trenes del AVE. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC) admitió uno solo de los 12 supuestos de la demanda, lo que ha permitido a la empresa del Ministerio de Fomento mantener íntegra prácticamente toda la licitación. Pero, además,Renfe ha podido así ganar tiempo para rectificar el pliego, ampliar el plazo de nuevas ofertas y, lo más importante, trasladar la decisión final hasta el próximo otoño, cuando se supone que España contará ya con un Gobierno operativo.

El nuevo escenario del llamado contrato del siglo, dotado con 2.650 millones de euros, será efectivo a partir de la decisión que este jueves adoptará elconsejo de administración de Renfe, convocado con carácter extraordinario. El máximo órgano de gobierno de la empresa estatal modificará las bases del concurso, pero solamente con el fin desuprimir la cláusula 11.2,que fue invalidada por el citado tribunal dependiente del Ministerio de Hacienda. Dicha estipulación había sido incluida paraprimar la fabricación nacionalde los futuros trenes que tiene previsto comprar Renfe, pero no dejaba de ser un pequeño guiño para apoyar simbólicamente la política industrial en España y satisfacer de paso las reclamaciones de los sindicatos.

El concurso otorgabaun punto sobre un total de 100a todas las ofertas que dedicasenun mínimo de500 horas de trabajo en fábricas españolas,y para evitar la discriminación de las empresas sin presencia industrial dentro del país facilitaba laopción de utilizar los propios talleres de Renfepara trasladar dicha cuota de producción. Algo equivalente a lo que ya había hechoSiemensen anteriores licitaciones, cuando destinó parte de los trabajos a las instalaciones que el operador ferroviario posee enValladolid. En esta ocasión, la medida trataba de no perjudicar las opciones de puntuar de la propia multinacional alemana, además de Bombardier y la japonesaHitachi, que también habían sido precalificadas para el concurso convocado en noviembre pasado.

La resolución del TARC representa uncierto fiasco desde las perspectivas de cualquier entidad estatalque trate de aprovechar su fuerza de compra para compensar, aunque solo sea de forma testimonial, la enorme tasa de paro estructural que padece España. Renfe había justificado la incorporación de la fabricación nacional apelando a dichos aspectos sociales, pero el tribunal ha considerado que la argumentación tendría que haber estado fundamentada de manera más específica, con alguna vinculación de apoyo agrupos marginados o en claro riesgo de exclusión social. Dicho en otras palabras, los jurisperitos de Hacienda han primado ladefensa de la sagrada y libre competenciainternacional por encima de cualquier otro factor, en una actuación que no suele tener parangón en ningún país de Europa.

Para Renfe, el teórico revés de la impugnación se ha convertido enuna legitimación efectiva del pliego original. Salvo el capítulo referido a la producción nacional, todo lo demás cuenta ahora con un respaldo jurídico que complica sobremanera cualquier eventual recurso que pretenda echar abajo el concurso. De ahí que las primeras reacciones de Bombardier se hayan decantado de una manera mucho más amistosa, y su responsable en España,Álvaro Rengifo, no descarta incluso laposibilidad de presentar una ofertaque, en su caso, deberá obtener el beneplácito de sus jefes de Montreal. La multinacional canadiense tiene, no obstante,15 días para formular alegacionescontra la resolución del mencionado tribunal administrativo.

Las ofertas antiguas de Talgo, Caf, Siemens y Alstom serán devueltas sin abrir, ya que Renfe ni siquiera ha tenido tiempo de iniciar la fase de evaluación

La nueva licitación de Renfe será modificada con unleve retoqueque no supone ningún cambio efectivo del pliego original. El punto reservado a las 500 horas de trabajo en España serárepartido de manera proporcionalentre los otros34 puntos de la propuesta técnica, dejando inamovibles los 65 puntos relativos ala propuesta económica. Los proyectos, con los tres sobres respectivos que incluyen también la parte administrativa, serán reenviados a los cuatro concursantes,Talgo,Caf,SiemensyAlsthom, que el pasado día 17 respondieron a la llamada de Renfe.Las ofertas serán devueltas sin abrirya que la resolución del TARC ha sido tan rápida que ni siquiera ha permitido que la operadora iniciara los trabajos de evaluación.

El consejo de Renfe discutirá hoy el plazo concreto para la presentación de las nuevas propuestas que previsiblemente se situará a mediados de julio, dos meses después de la primera licitación cerrada en falso. A partir de ahí, elperiodo de valoración que estima la compañía es de otros dos meses, por lo que, teniendo en cuenta las vacaciones de agosto, es previsible que la adjudicación se dilate hasta finales de octubre. Una fecha suficientemente lejana en el calendario para que la operadora ferroviaria sepa a qué atenerse con los resultados de las próximas elecciones. Justo lo que ha pretendido desde el principioPablo Vázquezcomo responsable de Renfe, porque si para entonces no hay Gobierno firme, los problemas en España serán bastante más graves que los derivados del contrato del AVE.

Renfe Pablo Vázquez Bombardier Talgo CAF Noticias de Siemens Gamesa Alstom
El redactor recomienda