Es noticia
Menú
El Ferrari de FG, el guiño azul de Botín y la pétrea Nouy: cónclave bancario en Madrid
  1. Empresas
reunión de primeravera del iif en madrid

El Ferrari de FG, el guiño azul de Botín y la pétrea Nouy: cónclave bancario en Madrid

El desfile de personalidades financieras fue incesante en la primera jornada de la reunión de primavera que el IIF está celebrando en Madrid. Y hoy habrá más

Foto: La presidenta del Banco de Santander, Ana Patricia Botín (i), y el presidente del BBVA, Francisco González (d), durante la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF). (EFE)
La presidenta del Banco de Santander, Ana Patricia Botín (i), y el presidente del BBVA, Francisco González (d), durante la reunión de primavera del Institute of International Finance (IIF). (EFE)

La banca lleva tiempo quejándose de que los tipos de interés negativos están poniendo su mundo al revés, con el prestamista pagando, y no cobrando, y con el que se endeuda cobrando, y no pagando. Y algo de eso, de un mundo al revés, se pudo observar este martes en la reunión de primavera que durante dos días celebrará en Madrid el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, en sus siglas en inglés). Porque el presidente de BBVA, Francisco González (FG), aludió a Ferrari, la escudería patrocinada por Banco Santander, para hacer una metáfora sobre la transformación digital de su entidad, en tanto que la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, aparcó el rojo y se vistió de azul, el color de su competidor. "Son los nuevos tiempos de colaboración", bromeó a la salida.

Una estampa así, con la presencia de González y Botín en una misma mesa de debate, sentados juntos, evidenciaba la enorme capacidad de convocatoria de los organizadores. Hasta ellos mismos se vieron superados, sobre todo por la cantidad de asistentes. Que llegó a faltar espacio se manifestó desde la apertura oficial protagonizada por Felipe VI; la escena se repitió en la mesa en que participaron los presidentes de BBVA y el Santander; y las previsiones se vieron de nuevo superadas en la comida, con los camareros y los organizadores improvisando más mesas en más salas porque no había suficiente con las previstas.

Pero es que no era para menos. Confirmando que el IIF ejerce realmente como patronal financiera y bancaria internacional, allí, en el Meliá Castilla de Madrid, la concentración de banqueros importantes por metro cuadrado resultaba espectacular. El elenco de los que participaban o moderaban los debates así lo demostraba, porque junto a FG y Botín estuvieron, entre otros, Axel Weber, presidente de UBS, expresidente del imponente Bundesbank alemán y la persona que durante muchos meses figuró como candidato para sustituir a Jean-Claude Trichet al frente del Banco Central Europeo (BCE); Douglas Flint, presidente de HSBC; Ralph Hamers, consejero delegado y presidente de ING Group; Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell; Steven Kandarian, presidente y consejero delegado de la aseguradora MetLife; Danièle Nouy, presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), que en la víspera celebró una reunión en el Banco de España (BdE) con los principales representantes de la banca española; Elke König, presidenta del Mecanismo Único de Resolución (MUR), o Andrea Enria, presidente de la Autoridad Bancaria Europea.

Los grandes banqueros, en el encuentro financiero de Madrid

Y aún había más. Personas que en otros foros serían los cabezas de cartel y que a otros foros solo acudirían en caso de que participaran en alguna mesa de debate, este martes acudieron sin que ni siquiera estuvieran convocadas para hablar en público. Pero tenían que estar. Allí estaban, de nuevo entre otros, el exgobernador del BdE y actual director general del Banco Internacional de Pagos (BIS), Jaime Caruana; el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez; el exsecretario de Estado de Economía y actual responsable del Área de Relación con Supervisores y Reguladores del banco cántabro, José Manuel Campa, o el consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola. Y junto a ellos, decenas de bancarios y financieros españolas, británicos, suizos o japoneses

La 'Santísima Trinidad' de los desafíos

Tanto en los debates públicos como en los corrillos de café, mandó la 'Santísima Trinidad' de desafíos a los que se enfrenta la banca: los bajos tipos de interés -incluso por debajo ya del 0%- y su impacto en los márgenes de negocio y la rentabilidad del sector; la presión regulatoria y sus requerimientos de capital, y la transformación digital, con la llegada de nuevos competidores.

Botín no dudó en quejarse del retraso con que camina Europa en la definición de los requerimientos de capital con respecto a Reino Unido y EEUU. Afirmó, de hecho, que este tema les está "penalizando" en bolsa. Las frases del día, sin embargo, correspondieron a FG. La primera, para calentar: "Ser un banco europeo no es una tarea fácil. En absoluto". Y la segunda, para rematar: "Los tipos de interés negativos nos están matando".

Luego vino su paralelismo entre BBVA y Ferrari. "Teníamos el motor de Ferrari, pero nos faltaban los ingenieros", aseguró. Aludió así a la dificultad de modificar la estructura del banco para enfocarla hacia la transformación digital, un proceso en que ensalzó la figura del 'ingeniero jefe', el del consejero delegado, Carlos Torres, y en que por alusiones dejó en peor lugar su predecesor, Ángel Cano. "Es muy difícil decirle a gente muy buena en banca convencional que no tiene valor en el mundo digital", confesó.

... Y llegó Nouy con sus recetas

Otra protagonista de la jornada fue la jefa de supervisión del BCE, Danièle Nouy. Cuenta con el respeto del sector. Por el cargo y la responsabilidad que ostenta. Y por su seriedad. La primera está clara, porque preside el organismo encargado de vigilar a los principales bancos europeos; y la segunda también, porque Nouy no puede ocultar su seriedad. En lo que dice y en cómo lo dice.

El Rey inaugura el encuentro de la banca europea en Madrid

Preguntada por el impacto de los bajos tipos en la rentabilidad de la banca, Nouy fue clara. Tras reconocer que es una fuente de "preocupación para los bancos", expuso las dos recetas que, a su juicio, pueden ayudar a mejorar la rentabilidad. La primera, reducir "la alta ratio de costes sobre ingresos de los bancos europeos, que es bastante alta". Demandó, por tanto, mayor eficiencia, para lo cual la digitalización puede resultar de ayuda, precisó. Y la segunda, "más concentración bancaria". ¿Y si las entidades siguen sin dar con la fórmula para ser lo bastante rentables? Entonces, añadió, "hay que hacer preguntas al consejo de administración del banco para cambiar de estrategia".

Aunque matizó que su papel no es el de definir los modelos de negocio de los bancos ni asesorarlos -"No es nuestro trabajo", afirmó-, ya lo había hecho. Entre líneas, como corresponde a alguien que, como ella, trabaja en un banco central. "Lo ha dicho muy claro. Hay que seguir con atención lo que ha dicho y lo que ha querido decir", reconoció después uno de esos financieros de renombre que ayer se pasaron por el Meliá.

La banca lleva tiempo quejándose de que los tipos de interés negativos están poniendo su mundo al revés, con el prestamista pagando, y no cobrando, y con el que se endeuda cobrando, y no pagando. Y algo de eso, de un mundo al revés, se pudo observar este martes en la reunión de primavera que durante dos días celebrará en Madrid el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, en sus siglas en inglés). Porque el presidente de BBVA, Francisco González (FG), aludió a Ferrari, la escudería patrocinada por Banco Santander, para hacer una metáfora sobre la transformación digital de su entidad, en tanto que la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, aparcó el rojo y se vistió de azul, el color de su competidor. "Son los nuevos tiempos de colaboración", bromeó a la salida.

Banca Ana Patricia Botín Francisco González Josep Oliu UBS Tipos de interés ING Madrid Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda