Operación de 90 millones

AXA ultima la venta del hotel Skipper y pone a prueba el efecto de la 'moratoria Colau'

La aseguradora ha decidido desprenderse de uno de los establecimientos más elitistas de Barcelona, donde el valor de los hoteles ya operativos se ha disparado por la moratoria

Foto: Piscina del hotel AB Skipper. (Web corporativa)
Piscina del hotel AB Skipper. (Web corporativa)

Primera gran operación en Barcelona desde que se amplió la moratoria hotelera de Ada Colau. AXA ha puesto a la venta el establecimiento Pullman Skipper, un cinco estrellas ubicado junto al Puerto Olímpico de Barcelona, vecino del emblemático Hotel Arts, por un importe cercano a los 90 millones de euros, según ha podido confirmar El Confidencial con varias fuentes conocedoras.

La aseguradora, que posee este activo a través de uno de sus fondos inmobiliarios, ha contratado a CBRE para dirigir todo el proceso y se encuentra ya en avanzada fase de negociación con, al menos, dos interesados, cuyas ofertas finales van a poner negro sobre blanco la otra cara de la moratoria de Colau.

Del mismo modo que la decisión de la alcaldesa de Barcelona paralizó una treintena de hoteles y provocó que la inversión en la ciudad se desplomara, con un impacto económico que se ha cifrado en 3.000 millones, también revalorizó los establecimientos ya operativos y aquellos con todas las licencias en regla, precisamente porque la perspectiva de que habrá una larga travesía por el desierto para poder abrir nuevos hoteles concentra en los actuales todo el apetito inversor.

Hotel Skipper
Hotel Skipper

Consciente de esta situación, la venta del AB Skipper se está valorando por encima de los 350.000 euros por habitación, según afirman las mismas fuentes. Ubicado en una de las zonas más consolidadas desde el punto de vista turístico de la ciudad, este establecimiento abrió sus puertas en el año 2006, tres antes de que AXA se hiciera con él, tras adquirírselo al Grupo Preyco.

Ubicado a 50 metros de la playa, el hotel cuenta con 241 habitaciones, 12 salas de reunines con capacidad hasta para 530 personas, 'spa', vinoteca, dos restaurantes y un bar con piscina en el ático con vistas al mar. Su gestión está en manos de Accor Hotels, que lo explota a través de su marca de alta gama, Pullman.

El efecto Colau

Fue el pasado mes de marzo cuando la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, prorrogó otro año la moratoria turística de la ciudad, que inicialmente concluía el próximo julio. Esta decisión ha enterrado la posibilidad de obtener licencia para abrir ningún nuevo establecimiento hasta el verano de 2017, lo que, como ya se ha señalado, juega en favor de los existentes.

Un dato que ayuda a ilustrar el impacto que tiene esta decisión política en el precio de los establecimientos es la diferencia entre en cuánto se está valorando cada habitación del Skipper, con la última gran operación hotelera cerrada el año pasado en Barcelona, cuando la moratoria estaba ya en vigor pero todavía no se había prorrogado: la compra del Hotel Hilton por parte del fondo soberano de Omán.

Hotel Skipper.
Hotel Skipper.

Salvando todas las diferencias que existen entre un establecimiento y otro, la realidad es que por el Hilton, ubicado en la Avenida Diagonal y dotado con 289 habitaciones, repartidas en 11 plantas, se pagaron 60 millones de euros, según publicó en su día 'El Economista', lo que sitúa en algo menos de 210.000 el precio medio por habitación, cifras muy alejadas de los más de 350.000 euros que podrían terminar desembolsándose por Skipper.

El año pasado se transaccionaron en nuestro país un total de 132 hoteles y 29.081 habitaciones, frente a los 50 hoteles y 8.861 habitaciones de 2014, según el último informe de la consultora especializada en este segmento Irea.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios