EL FONDO BRITÁNICO CONTRATA A CREMADES & CALVO SOTELO

Polygon dispara a la línea de flotación de Slim para subir el precio de la opa de Realia

El fondo Polygon considera que el precio de 80 céntimos por acción está muy por debajo del valor neto de los activos de Realia, que fija en casi dos euros por título

Foto: El empresario mexicano Carlos Slim. (Reuters)
El empresario mexicano Carlos Slim. (Reuters)

El fondo británico Polygon ha decidido pasar al ataque para forzar una mejora de la opa presentada por Carlos Slim sobre Realia. Los inversores institucionales, con cerca de un 10% de participación en la inmobiliaria a través de derivados, han contratado los servicios del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, número uno en litigación financiera en España, para reorientar su estrategia ante la CNMV y recurrir a un pleito en la vía de lo contencioso-administrativo, si el organismo de regulación bursátil que preside Elvira Rodríguez aprueba la oferta del magnate mexicano en los términos ahora previstos, que suponen el pago de 0,80 euros por acción.

Los nuevos representantes de Polygon cuentan en sus filas con Javier Cremades, secretario general de la AEMEC, asociación que defiende a los accionistas minoritarios en bolsa y que se ha ganado una justa fama ante la propia Comisión de Valores por su beligerante activismo en muchos de los conflictos de interés que afectan a las grandes sociedades cotizadas en nuestro país. El bufete español trabajará como 'lead manager' y coordinador de un amplio equipo de abogados, en el que participan otros despachos legales que colaboran desde hace tiempo con esta firma multinacional, fundada para más señas por un antiguo francotirador SEAL de la US Navy.

El 'disparo' de Polygon se dirige a la línea de flotación de toda la estrategia emprendida en España por Inversora Carso, la sociedad instrumental que actúa como buque insignia de las inversiones de Carlos Slim. Esta entidad ha desplegado desde finales de 2014 una escalada progresiva sobre la propiedad del grupo que en su día fundó Ernesto Koplowitz. La avanzadilla dirigida para controlar FCC es un ejemplo evidente de lo que en términos anglosajones se conoce como 'creeping up', una operación perfectamente planificada a través de sucesivas compras que han permitido al inversor azteca colarse hasta la cocina de la empresa constructora y sus filiales.

Polygon es un fondo de inversiones fundado en 2002 por un antiguo francotirador SEAL de la Armada de EEUU. Dispone de casi un 10% de Realia en derivados

Los movimientos progresivos que ha ido efectuando Inversora Carso en el capital de la matriz FCC constituyen ahora precisamente el fundamento de las demandas que Polygon está elevando a escrutinio del organismo regulador, ya que, a juicio del fondo británico, la compra de acciones de FCC supone de manera indirecta la adquisición de títulos de la filial Realia. Se da la circunstancia, además, de que buena parte de estas operaciones se han llevado a cabo con carácter previo a la opa que Slim lanzó sobre la inmobiliaria a principios de este año. 

En concreto, Inversora Carso pasó de controlar el 25,6% de FCC en diciembre de 2014 a ostentar un 27,4% en enero pasado mediante la adquisición en bolsa de distintos paquetes de acciones, cuyo importe podría haber tenido una incidencia en el precio de Realia. Polygon estima que el eventual efecto de estas compras de títulos de la constructora en la valoración de la inmobiliaria induce a poner en cuarentena la opa por Realia, al menos hasta que se resuelva la otra opa que Slim presentó también sobre FCC cuando a primeros de marzo afloró su participación real, por encima del mínimo legal del 30%. Las dos ofertas públicas han sido admitidas a trámite, pero ninguna cuenta, de momento, con la aprobación de la CNMV.

La contratación de Cremades & Calvo Sotelo supone toda una declaración de intenciones sobre el pleito al que se pueden enfrentar Carlos Slim y la CNMV

La institución encargada de velar por el buen funcionamiento de los mercados tiene ahora que certificar el precio equitativo de las dos propuestas, y en el caso de Realia, el propósito de Polygon no es otro que asegurar una prima que otorgue a los minoritarios algún pequeño ‘dulce’ sobre el valor neto de los activos (NAV). Los datos que maneja el fondo británico sitúan la referencia de precio en una horquilla que va desde los 1,40 a los 1,85 euros por acción, muy por encima de esos 80 céntimos por título que está dispuesto a gastarse Carlos Slim.

El hombre considerado hasta hace unos años por 'Forbes' como la mayor fortuna del mundo ha ajustado al límite su esfuerzo inversor en España, lo que ha dado lugar a un intenso tira y afloja con la CNMV. La habilidad jurídica de Inversora Carso ha evitado la intervención directa del regulador en la fijación de los precios de las opas sobre la base de que todas las ofertas se han pactado como si se tratara de acciones voluntarias por parte del comprador. Slim ha hecho hasta ahora de su capa un sayo, pero en el último momento le ha salido un nuevo y más duro contrincante.

Polygon no quiere que el nuevo dueño de FCC se vaya de rositas en su afán por levantar en nuestro país un imperio industrial equivalente al que ya opera en Latinoamérica bajo la marca América Móvil. Los promotores del fondo británico son conscientes de los planes de Slim y bendicen también su deseo de rescatar el grupo constructor que hasta hace poco controlaba mayoritariamente Esther Koplowitz. Pero, a cambio, buscan su parte en el botín, y para ello no han dudado en ‘cargar la escopeta’ con la ayuda de otro ‘francotirador’ de élite tan acreditado en la defensa del minoritario como es Cremades & Calvo Sotelo.

 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios