en torno a los 12 dólares por acción

Santander USA cotiza en máximos de enero entre rumores de compra en el mercado

La entidad presidida por Ana Botín no lo está teniendo fácil en EEUU. Y esas dificultades alientan las especulaciones en torno a la posibilidad de que reciba ofertas de compra

Foto: La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

Santander Consumer USA Holdings (Scusa), la filial del banco presidido por Ana Botín especializada en los préstamos para la compra de automóviles en EEUU, cotiza en máximos de enero en medio de las especulaciones sobre el interés de varios fondos de inversión por hacerse con la entidad. Este lunes, sus acciones llegaron a superar por segunda jornada consecutiva los 12 dólares, algo que no hacían desde hace tres meses. 

Los rumores surgieron el viernes. Ese día, streetinsider.com publicó el supuesto interés de un pretendiente y los títulos se aproximaron incluso a los 13 dólares. Otras fuentes del mercado comentan que los problemas que la filial del Santander está teniendo con las autoridades estadounidense han despertado el interés de varios fondos norteamericanos, que han visto en esas dificultades la opción de lanzar una oferta por Santander Consumer.

Aunque fuentes del Santander desmienten la existencia de esa supuesta oferta, el mercado sí está concediendo credibilidad a esos rumores, de ahí la revalorización de las acciones. Eso sí, pese a la reacción alcista de las últimas jornadas, los títulos cotizan todavía muy por debajo del precio al que salieron al mercado. Se estrenaron a 24 dólares en enero de 2014, con lo que acumulan un descenso del 50%. Actualmente, su valor de mercado se limita a 4.250 millones de dólares.

Demasiados problemas

Tanto la irrupción de esos rumores como el cobijo que han encontrado por parte de los inversores se apoyan en los problemas a los que el Santander se está enfrentando en Estados Unidos. De hecho, en unas declaraciones ofrecidas al diario británico 'Financial Times' a finales de enero, Ana Botín admitía que había solicitado a los inversores "dos años más para arreglar la división estadounidense". Los acontecimientos de los dos últimos meses han constatado los obstáculos con los que aún se está encontrando el banco, fundamentalmente en lo que concierne a su adaptación a las exigencias contables y organización de las autoridades estadounidenses.

El 29 de febrero, Scusa reconoció que no iba a llegar a tiempo para presentar sus resultados de 2015 en el plazo establecido. Alegó que estaba finalizando sus estados financieros para incorporar las peticiones contables de los responsables de la Comisión Nacional del Mercado de Valores estadounidense -SEC, por sus siglas en inglés-.

Tras dos prórrogas de 15 días, finalmente presentó sus resultados el 31 de marzo. Sus beneficios se limitaron a los 827 millones de dólares, por debajo de los 866 millones anunciados previamente. Este retraso provocó a su vez el de su matriz, Santander Holdings USA (Shusa), que presentó su memoria anual de 2015 en la SEC a mediados de abril y reflejó unas pérdidas de 1.455 millones de dólares, por el impacto de la caída bursátil de Scusa.  

Esta secuencia, durante la que la cotización de Santander Consumer marcó su mínimo histórico en los 8,87 dólares, se produce además en un momento en el que Santander Holdings USA se expone a suspender por tercera vez consecutiva los test de estrés de la Reserva Federal (Fed). A la espera de los resultados, que se anunciarán en junio, esas expectativas ya están bastando para alentar los rumores en torno a Scusa. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios