operación de más 300 millones

Parkia encarga su venta a BBVA y arranca una lluvia de operaciones en el sector

El grupo de aparcamientos controlado por el fondo EQT y Mutua Madrileña recibirá las primeras ofertas en dos semanas. Se espera que la operación supere los 300 millones

Foto: Foto: Corbis Images.
Foto: Corbis Images.

Tras varios meses tanteando el terreno, Parkia ha dado oficialmente el mandato para arrancar su proceso de venta. Según ha confirmado este medio con varias fuentes conocedoras, la compañía controlada por el fondo EQT y Mutua Madrileña, que han descartado hacer comentarios, ha encargado a BBVA encontrar un comprador para su filial de aparcamientos, operación que promete convertirse en un revulsivo para el sector.

La entidad ha empezado a contactar ya con potenciales interesados, los cuales deberán presentar sus primeras ofertas dentro de dos semanas, una puja que promete ser muy concurrida, debido al gran interés que existe en el mercado por adquirir activos en rentabilidad, un apetito alimentado por la necesidad de encontrar rentabilidades del entorno del 4% en un momento en que los tipos de interés se mueven en terreno negativo.

El negocio de los aparcamientos es uno de los pocos oasis que ofrecen actualmente este maná y, además, en España se encuentra en pleno proceso de concentración, lo que promete convertir esta venta en un claro termómetro de los próximos movimientos que habrá en el sector. Y es que rivales como Saba o Emparque están pendientes de los múltiplos a los que termine cerrándose esta venta para poner en valor sus propios activos, los cuales llevan tiempo cotizándose, aunque por motivos diferentes.

Aparcamiento de Parkia.
Aparcamiento de Parkia.

En el caso de la empresa catalana, los fondos KKR, Proa Capital y Torreal encargaron hace un año a Citi la venta de sus participaciones, que suman un 49%; mientras que Emparque lleva dos años en el mercado, y hasta estuvo a punto de ser adquirida por Ardian. El gigante francés, dueño de Vinci Park, es uno de los grandes candidatos para hacerse con Parkia, compañía por la que se esperan ofertas con múltiplos de 16 veces su ebitda, lo que elevará el montante total de la operación por encima de los 300 millones de euros.

Al interés de los operadores del sector se suma el de las firmas de capital riesgo y grandes fondos de infraestructuras de todo el mundo, que están rastreando cada palmo de la Península en busca de oportunidades de inversión. En el caso concreto de Parkia, al interés general que existe por hacerse con activos en rentabilidad, se suma la larga vida media de sus concesiones, de 30 años, y el hecho de que la mayoría de su cartera son activos prime, como ejemplifica el que tienen en La Alhambra de Granada.

Proceso de consolidación

La actual Parkia es la suma de fuerzas de Mutua Madrileña y EQT Infraestructure, que en agosto de 2014 sellaron la fusión de Mutuapark y Parkia, operación que dio lugar al tercer grupo de 'parkings' subterráneos de España, que actualmente cuenta con 27.000 plazas distribuidas en 58 aparcamientos de España y Andorra, y que suman un ebitda del entorno de los 20 millones. La aseguradora controla el 33,2% del capital, y el fondo, el otro 66,8%.

Los dos socios, a su vez, construyeron estas filiales tras adquirir los negocios de aparcamientos de FCC y Acciona, respectivamente, a principios de esta década. Aunque, inicialmente, los planes de este matrimonio se dirigían a tratar de aprovechar la consolidación del sector desde una posición compradora, como demostraron el pasado noviembre con la adquisición de cuatro aparcamientos en Bilbao, al final han optado por hacer caja, a la vista del creciente apetito por este tipo de activos.

El carácter de termómetro de esta operación también jugará un importante papel de cara a los planes de salida a bolsa de Saba, que lleva tiempo tratando de cerrar una operación corporativa que le permita ganar tamaño y salir al parqué. De hecho, la compañía ha negociado en varias ocasiones la compra de Empark y, en función de los múltiplos que se terminen pagando por Parkia, tanto los fondos accionistas como los potenciales inversores podrán ir ajustando su hoja de ruta.

Respecto a Mutua y EQT, la primera está actualmente analizando diversas oportunidades de inversión, especialmente, en su principal negocio de aseguramiento y con gran atención al mercado internacional, con lo que esta desinversión jugaría en favor de obtener nuevos fondos para sus planes de expansión; mientras que la segunda tiene esta participación a través de su fondo Infraestructure I, un vehículo maduro, lanzado en 2008 y totalmente invertido, en cuyos planes encaja una estrategia de salida, ya que su segundo fondo de infraestructuras está aún activo.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios