Juan de Mena, 13

Carmena suspende a la gran promoción de lujo del millonario José Ignacio Comenge

El ayuntamiento rechaza conceder la licencia de primera ocupación a Juan de Mena 13 por el rosario de irregularidades detectadas e insta a presentar numerosos cambios

Foto: Fachada de Juan de Mena 13. (Foto: Alza)
Fachada de Juan de Mena 13. (Foto: Alza)

José Ignacio Comenge es una de esas grandes fortunas que (a pesar de estar en compañías tan conocidas como Coca-Cola, Ence, Ebro Foods o las bodegas CVNE) han conseguido salvar su anonimato frente al común de los mortales. Con esta misma discreción, el empresario lleva años trabajando en una promoción de viviendas de lujo en el corazón de Madrid, Juan de Mena 13, un edificio histórico ubicado a poco metros del Palacio de Cibeles y de la Bolsa, junto a la isla de los mejores hoteles de Madrid, el Ritz y el Palace, y del cotizado Parque del Retiro o la Puerta de Alcalá.

Hace tres años, el empresario aprovechó la situación concursal del anterior propietario del inmueble para hacerse con el edificio por tres millones de euros, cuando estaba valorado en más de 25 millones, y ponerse así al frente a una lujosa promoción que limitó a cinco viviendas y garaje robotizado en una de las mejores zonas de Madrid. Comenge abordó esta operación a través de Blig 13-13 SL, sociedad que constituyó pocas semanas antes de adquirir el inmueble y que prometía haber nacido para dar un castizo pelotazo

Sobre todo, porque frente a todas las trabas que el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid del PP puso durante años al anterior propietario, hasta el punto de que este terminó arruinado, Comenge vio cómo en pocos meses ese mismo equipo le autorizaba su promoción, retomando el anterior proyecto, cuyas obras se encontraban realizadas al 70% cuando se declaró el concurso.

Calle Juan de Mena. (Foto: CH Ingenieros)
Calle Juan de Mena. (Foto: CH Ingenieros)

Sin embargo, el cambio de mando en el Palacio de Cibeles ha echado por tierra sus planes en el último momento, es decir, cuando ha solicitado la licencia de primera ocupación, ya que el consistorio ha dictado acta de disconformidad ante la solicitud de Blig 13-13, según aparece en el Requerimiento de Subsanación de Deficiencias que se ha hecho oficial hace pocas semanas y al que ha tenido acceso este medio.

Como ocurre en otros emblemáticos inmuebles de la capital, como Canalejas o Plaza de España, el edificio en discordia tiene carácter protegido, en concreto, un nivel 3, de grado parcial. El anterior equipo de Gerencia se acogió a argumentos relacionados con esta naturaleza del inmueble para paralizar la rehabilitación del antiguo propietario, que contaba con licencia para ello, alegando que se habían realizado trabajos que atentaban contra la especial idiosincrasia del edificio -por ejemplo, que se había levantado una estructura metálica que sustituía a la anterior-, e ignorando los informes de la sección de Inspección de edificios deficientes, que defendían sustituir los elementos estructurales necesarios para garantizar la estabilidad del edificio.

Juan de Mena 13 cuenta con elementos protegidos, y los responsables de Urbanismo han detectado irregularidades en la obra realizada por Comenge

Durante más de cinco años, se mantuvo la paralización de las obras, a pesar de que diferentes informes del servicio de disciplina urbanística recomendaban la legalización de las mismas. Esta postura fue refrendada por la Comisión de Patrimonio Histórico Artístico (CPPHAN), cuya cabeza eran Beatriz Lobón, coordinadora general, y Norberto Rodríguez, director general de Urbanismo. Frente a este carácter de defensa de las máximas salvaguardas, Blig 13-13 logró en nueve meses legalizar las obras tras un informe favorable de Javier del Palacio, por entonces director general de Licencias y pareja sentimental de Lobón, que fue aprobado en la CPPHAN en un tiempo récord y que permitió continuar el proyecto sin apenas modificar lo ya ejecutado.

Proyecto bajo sospecha

Hasta que ha llegado el momento de solicitar la licencia de primera ocupación, con la nueva Corporación ya al frente y tras los numerosos cambios que ha llevado a cabo el Ejecutivo de Ahora Madrid en la siempre polémica área de Urbanismo. En el Requerimiento de Subsanación de Deficiencias se señalan irregularidades, como que los planos no se ajustan a la realidad de lo ejecutado, o que, tras las visitas realizadas, se  ha detectado que no se ha respetado el volumen ni la forma del bajo cubierta (esa especie de buhardillas que caracterizan a muchos edificios del centro de Madrid), ni la edificabilidad, modificando los forjados y la fachada.

A lo largo de 14 páginas, se detallan aspectos como que "en la puerta de acceso de vehículos situada en la fachada del edificio se ha instalado una puerta peatonal no autorizada en licencia", que ahora deberá ser sometida al juicio de la CPPHAN, "que se ha variado la instalación de ventilación y control de humos aprobada", y también "la distribucion de los sótanos -2 a -4 con respecto a la licencia concedida", que "existen viviendas que no cumplen (...) con respecto a la altura libre de piso", "se han variado las condiciones de volumen y forma de la cubierta del edificio. En general se ha producido una elevación de la cota de la cubierta aprobada", o que "se ha modificado sustancialmente la distribución de las plantas sobre rasante, afectando a las zonas comunes del edificio (...). Esta modificiación implica que se han incluido en viviendas zonas que antes estaban incluidas en la zona común (...). Estos cambios han producido una modificación sustancial de las, entre otras, condiciones de edificabilidad", según se señala en el escrito municipal.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de Madrid, José Manuel Calvo. (EFE)
El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible de Madrid, José Manuel Calvo. (EFE)

Juan de Mena 13 es un edificio que cuenta con elementos protegidos y catalogados de restauración obligatoria, como la fachada principal, el patio medianero y la escalera principal del edificio, cuya supervivencia, no obstante, tampoco está garantizada en el Requerimiento de Subsanación de Deficiencias que acaba de emitir Urbanismo, ya que este deja abierta la puerta a solicitar modificaciones de licencias que amparen dichas variaciones. En caso contrario, deberá volverse a las condiciones previamente aprobadas. 

Una titánica tarea, según las fuentes consultadas, cuyo cronómetro ya ha comenzado la cuenta atrás, puesto que el consistorio ha concedido a Comenge el plazo de un mes para subsanar las deficiencias observadas y aportar la documentación exigida, plazo que se cumple esta misma semana, "con la advertencia de que, si no se cumplimenta de forma completa, o de hacerlo de manera insuficiente, se procederá a denegar la licencia solicitada".

El grado de protección del edificio, sumado a los pronunciamientos que hizo Urbanismo al anterior propietario y que motivaron la paralización de la obra, juega ahora en contra de los intereses de Comenge y pone en jaque al nuevo equipo de Gerencia, cuya máxima desde que llegó al Palacio de Cibeles ha sido garantizar el cumplimiento de la ley, especialmente en lo relativo a elementos protegidos, como ocurre en este inmueble, por ejemplo, con la escalera principal.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios