junto a tres fondos de capital riesgo

ACS negocia con tres fondos chinos la venta de Urbaser por 2.300 millones

La constructora ha recibido ofertas preliminares de Beijing Entreprises, CKI y Fosun, interesadas en quedarse con la tecnología para atajar la gran polución en su país

Foto: Trabajadores de Urbaser en Lugo, en una foto de archivo. (EFE)
Trabajadores de Urbaser en Lugo, en una foto de archivo. (EFE)

El capital chino quiere quedarse con Urbaser, el primer grupo español de recogida y tratamiento de residuos, propiedad de ACS. Florentino Pérez, el presidente de la constructora, ha recibido ofertas preliminares de Fosun, de Cheung Kong Infraestructure (CKI) y de Beijing Enterprises Holding, que están dispuestas a pagar cerca de 2.300 millones por la totalidad de la compañía. Un interés que se une al tanteo que han hecho también los fondos de capital riesgo Apollo, EQT y Brookfield, que solo quieren comprar las plantas de incineración.

ACS recibió cerca de 12 ofertas no vinculantes por Urbaser los días previos a Semana Santa, por lo que estas indicaciones de interés ya fueron analizadas en el consejo de administración que celebró la compañía el 17 de marzo. Posteriormente, la constructora, asesorada por Société Générale, se ha dedicado a 'peinar' estas propuestas iniciales para reducir a cerca de seis la lista de potenciales compradores, entre los que sobresalen los tres grupos inversores chinos.

Florentino Pérez. (EFE)
Florentino Pérez. (EFE)

Uno de ellos es Fosun, fondo que en España invirtió una cantidad no revelada en la compra del 20% del Grupo Osborne. Se trata del primer conglomerado industrial privado de China, que también ha tomado importantes posiciones en el negocio de los seguros en Portugal y en los cosméticos en Israel. Otro es Cheung Kong Infraestructure, que cotiza en bolsa con una capitalización de 22.600 millones de euros y que el año pasado intentó la compra de una empresa de Hong Kong por más de 11.000 millones de dólares.

La última es Beijing Enterprises Holding, que el pasado mes de febrero cerró la adquisición de la alemana Energy From Waste (EWW) por 1.600 millones de euros al fondo escandinavo EQT. Por esta compañía pujaron las también chinas Beijing Capital, Ping An y China Tianying, las cuales podrían agruparse en una alianza para acudir a la subasta por Urbaser. Fuentes internas de la compañía española indican que las ofertas aún están abiertas a la aparición de nuevos interesados, todos ellos internacionales.

La obsesión del Gobierno chino es adquirir tecnología europea para combatir su problema de polución

Otras fuentes financieras señalan que el cuaderno de venta de la filial de ACS también fue solicitado por fondos de capital riesgo como Apollo, que en España compró la gestión de la inmobiliaria del Banco Santander y EVO Banco. Asimismo, EQT, que en nuestro país es socio financiero de la división de aparcamientos de Mutua Madrileña (Parkia, ahora en venta), y el canadiense Brookfield quieren tantear la compra de Urbaser. Estos inversores están realmente interesados en las plantas de tratamientos y no en la recogida de basuras, debido a los problemas con los ayuntamientos y los conflictos con las plantillas.

No obstante, desde ACS se asegura que los candidatos con más opciones son los chinos, ya que el Gobierno del Partido Comunista tiene entre sus obsesiones hacerse con la tecnología de las empresas europeas para poder aplicarla en su país y reducir su gran problema de polución. En los últimos tres años, fondos chinos han comprado compañías extranjeras del sector por 16.000 millones de dólares, una cantidad que se multiplicaría por tres si ChemChina cierra la adquisición de Syngenta por 43.000 millones.

Fosun, uno de los fondos chinos que quieren comprar Urbaser. (Reuters)
Fosun, uno de los fondos chinos que quieren comprar Urbaser. (Reuters)

Fusión con Hochtief

La venta de Urbaser es clave para ACS, que lleva cerca de tres años con un agresivo plan de desinversiones para reducir la deuda del 'holding' y mejorar su salud financiera. Ángel García Altozano, director general de estrategia, ha intentado en varias ocasiones que las agencias de calificación le otorguen un 'rating' a la constructora con sede en Madrid para abaratar su financiación y no depender de los bancos. Pero ni Moody's ni Standard & Poor's han considerado que tiene la solvencia mínima para ser valorada como una empresa segura para invertir, pese a la sustancial mejora del balance.

Florentino Pérez persigue poner en forma ACS para poder acometer posteriormente una fusión con Hochtief, de la que tiene casi el 70% del capital. La revalorización hasta máximos históricos de la compañía alemana, provocada porque los inversores han comprado de forma masiva a la espera de la opa de la española, dificulta la transacción. Motivo por el cual el grupo participado también por los March ha suspendido el programa de recompra de acciones para desinflar la subida de su filial.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios