'LEAD manager' DE LOS CONSEJEROS INDEPENDIENTES

Javier de Paz será el nuevo hombre fuerte de Pallete en el consejo de Telefónica

El antiguo presidente de las Juventudes Socialistas se ha granjeado la amistad del nuevo jefe de Telefónica y será uno de los baluartes en la nueva etapa de la compañía

Foto: El antiguo presidente de las Juventudes Socialistas Javier de Paz. (EFE)
El antiguo presidente de las Juventudes Socialistas Javier de Paz. (EFE)

Más allá de los relevos nominales adoptados en el último y trascendental consejo de administración de Telefónica, es necesario abundar en el detalle de los cambios que subyacen tras la salida de César Alierta para comprender el nuevo equilibrio de poderes que rodea la figura de José María Álvarez-Pallete. El recién nombrado presidente de la compañía acapara todos los poderes ejecutivos dentro de un órgano de gobierno en el que ha situado como principal nombre de confianza a Javier de Paz, amigo íntimo de Zapatero y antiguo presidente de las Juventudes Socialistas, que lleva ocho años dedicado en cuerpo y alma a Telefónica.

Javier de Paz fue designado consejero de la compañía en diciembre de 2007 dentro de una operación de clara resonancia política, dado el nombramiento simultáneo de Manuel Pizarro, quien poco después dimitiría del cargo para convertirse en el número dos de Rajoy dentro de la candidatura del PP por Madrid con vistas a las elecciones legislativas de marzo de 2008. Desde entonces, el antiguo camarada socialista se ha entregado a la causa de la primera multinacional española con todas las consecuencias, apurando al máximo las habilidades empresariales adquiridas en sus anteriores labores de gestión en Mercasa o Panrico, y entendiendo como nadie el juego de equilibrios con que Alierta se ha manejado durante toda su larga etapa al frente de la operadora.

José María Álvarez-Pallete. (Reuters)
José María Álvarez-Pallete. (Reuters)

Asimilado en su puesto de consejero raso y con algún que otro escarceo ejecutivo, como fue la presidencia de Atento, la antigua filial de ‘call center’ vendida por Telefónica en 2012, Javier de Paz ha sabido esperar su momento para dar un salto cualitativo de extraordinaria importancia con motivo de la nueva era que estrena Telefónica tras el cambio de presidente. Además de la incorporación de Sabina FluxáJavier EcheniquePeter Lörscher y Juan Ignacio Cirac al consejo de administración que encabeza desde el viernes pasado Álvarez-Pallete, lo que verdaderamente llama la atención es el ascenso que, callada y silenciosamente, ha protagonizado Javier de Paz.

La letra pequeña de los acuerdos adoptados por el máximo órgano de gobierno de la compañía indica la promoción del citado consejero a dos puestos de máxima visibilidad en la estructura de gobierno corporativo de la nueva Telefónica. Para empezar, Javier de Paz ha sido nombrado presidente de la comisión de nombramientos y retribuciones, que, entre otras competencias, tiene la función de proponer la cuantía del salario, derechos y demás compensaciones económicas de todos los administradores y miembros de la alta dirección, incluido el presidente. Este comité tiene además la tarea de evaluar los conocimientos y experiencias de los consejeros, aparte de informar sobre los nombramientos y separación de administradores dentro de todo el grupo empresarial.

Javier de Paz ocupará en la nueva Telefónica de Pallete las mismas funciones que tenía Alfonso Ferrari como leal escudero del hasta ahora presidente César Alierta

En segundo término, y no menos importante, Javier de Paz ha sido elevado a la categoría de consejero independiente coordinador, lo que en términos anglosajones se conoce como ‘lead manager’, y que en la práctica viene a ser el cabeza de filas de todos los consejeros que no son ejecutivos ni representan a ninguno de los accionistas de referencia. Esta figura, una especie de‘primus inter pares’ dentro del grupo de administradores con vitola de independientes, fue instituida en la nueva Ley de Sociedades de Capital como una obligación impuesta por el Gobierno para aquellas sociedades en las que confluyan los cargos de presidente y consejero delegado en una misma persona.

El relevo de Alierta por Pallete no se ha traducido, de momento, en una división de poderes en lo más alto de la cúpula de mando de Telefónica, por lo que Javier de Paz se convierte en la ‘sombra’ del nuevo presidente como consejero encargado de supervisar la labor del que también es primer ejecutivo de la compañía. Como es lógico pensar, la proyección del nuevo ‘lead manager’ de la compañía ha sido uno de los asuntos que Alierta ha dejado a libre designación de su sucesor, lo que evidencia, por otra parte, la exquisita relación profesional que Álvarez-Pallete y Javier de Paz mantienen desde hace tiempo.

Para más datos, baste señalar que el puesto de consejero independiente coordinador era desempeñado hasta ahora por Alfonso Ferrari, sin lugar a dudas uno de los más cercanos colaboradores que ha tenido el antiguo presidente de Telefónica desde que ambos trabajaron juntos en Beta Capital. Como no podía ser de otra manera, Ferrari ha salido de la operadora al mismo tiempo que su jefe cedía el timón, y después de una trayectoria de 15 años dentro del consejo de administración como leal escudero de Alierta. Esta es la misión que ahora le espera a Javier de Paz, un político con conocimiento de causa empresarial y cuya mayor fidelidad viene dada por una capacidad de adaptación al medio que se define bajo un sencillo y proverbial consejo: “Donde fueres, haz lo que vieres”

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios