valorado en 400 millones de euros

Gilinski ofrece su 5% del Sabadell y deja al banco sin defensa antiopa hostil

El magnate colombiano, que ya se desprendió de un 2,5% del capital, ha contactado con fondos oportunistas de Londres para traspasarle su participación valorada en 400 millones

Foto: El empresario colombiano Jaime Gilinski (d). (Reuters)
El empresario colombiano Jaime Gilinski (d). (Reuters)

El inversor colombiano Jaime Gilinski, que en 2013 fue el ángel salvador de Banco Sabadell, se ha convertido ahora en un potencial riesgo. El magnate latinoamericano no solo se ha desprendido de un 2,5% de la entidad catalana en el último año a la chita callando, sino que está ofreciendo el 5% del capital del grupo financiero que aún tiene en sus manos a varios fondos oportunistas europeos en una ronda entre 'hedge funds' en Londres.

Según ha podido saber El Confidencial, Gilinski, que en la junta general de accionistas que el Sabadell celebró la semana pasada salió públicamente en defensa de la gestión del presidente Josep Oliu, está ahora saliendo a la carrera del capital de la institución financiera. El millonario colombiano se ha reunido con varios 'hedge funds' europeos para sopesar traspasar su participación con un descuento sobre la cotización actual. Fuentes oficiales del Sabadell desconocían las pretensiones de su inversor de referencia.

El cuarto hombre más rico de Colombia entró en el Sabadell en septiembre de 2013 con la suscripción de 275 millones de euros en acciones del banco, por las que pagó 1,64 euros. Posteriormente, adquirió otro 2,5% del capital a un precio sin concretar, lo que le llevó a ser a finales de 2014 el mayor accionista de la entidad, con el 7,5%. Su inversión total, según distintas fuentes, rondó los 600 millones. Actualmente, los títulos de la entidad se cambian a 1,47 euros, si bien fuentes financieras indican que el inversor cubrió su posición con instrumentos de derivados para minimizar las pérdidas.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (Reuters)
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (Reuters)

Hoy en día, y pese a la excepcional felicitación al equipo gestor el pasado 31 de marzo en la junta de accionistas, Gilinski está buscando inversores para traspasarles el 5%, que a precios de mercado tiene una valoración de 400 millones. Según distintas fuentes, el inversor latinoamericano ha confiado la operación a Rothschild, el mismo asesor que le contactó para entrar en el Sabadell en la ampliación de capital a vida o muerte que la entidad española realizó en 2013. Fuentes próximas a la entidad anglofrancesa niegan tener ese mandato.

Aparentemente, Gilinski y Oliu tienen una relación fluida, fruto de la cual Sabadell compró un 4,99% de GNB Sudameris, un banco controlado por el colombiano, por 44,6 millones, y una participación en el JGB Bank de Miami, también bajo la influencia del magnate latino, por 56 millones de dólares. Sin embargo, el inversor ha rechazado en distintas ocasiones entrar en el consejo de administración, lo cual pone de manifiesto que siempre ha mantenido la distancia.

Su paquete del 5%, junto con el mismo porcentaje del capital en manos del mexicano David Martínez, ha servido de defensa ante cualquier intento de compra hostil por parte de terceros. Especialmente tras la paulatina dilución del todavía núcleo duro del banco, formado por la familia Lara (Grupo Planeta), Isac Andik (Mango), los Folch Rusiñol (Pinturas Titán) y Héctor Colongués (Porcelanosa). Estos inversores llegaron a tener el 15% del accionariado, pero al no acudir a las sucesivas ampliaciones de capital, apenas mantienen ahora un 4%.

A diferencia de Gilinski, la familia Lara, Folch Rusiñol y Colonqués -Andic renunció en 2013- mantienen sus tres asientos en el consejo de administración, puestos en los que el segundo y el tercero llevan entre 15 y 16 años. Recientemente, y pese a su irrelevante participación en el capital, estos inversores catalanes -Andic sí renunció- han renovado su pacto parasocial, que vencía inicialmente el próximo mes de julio. Con esta decisión, tratan de proteger una posición ante la posible ronda de fusiones en el sector bancario debido al derrumbe de los márgenes por la caída de los tipos de interés, la presión regulatoria y el exceso de oficinas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios