Este domingo vence el plazo del BCE para forzar la salida de Angola

CaixaBank retoma los contactos con Isabel dos Santos para alcanzar el control de BPI

Los interlocutores han vuelto a la mesa esta semana para desbloquear la situación de BPI, donde CaixaBank cuenta con un paquete del 44,1% pero sólo con un 20% de derecho a voto

Foto: Oficina del banco portugués BPI. (Reuters)
Oficina del banco portugués BPI. (Reuters)

CaixaBank y el grupo Santoro, que controla Isabel dos Santos, han retomado esta semana los contactos para desbloquear la situación en el Banco Portugués d’Investimento (BPI) en donde CaixaBank cuenta con un paquete del 44,1% pero donde sólo puede ejercer, por blindajes jurídicos, el 20% de sus derechos políticos.

Fuentes de CaixaBank (ver cotización) han declinado hacer declaraciones. Pero fuentes financieras lusas han explicado que se han recuperado las conversaciones, si bien se ha vuelto a una fase previa, lejos de la situación en la que casi se llega a un acuerdo durante esta semana. Al final, el pacto se malogró debido a las dilaciones y continuos retrocesos y dudas por parte de Isabel dos Santos, según explican fuentes conocedoras de la marcha de las conversaciones.

Fotografía de archivo que muestra a Isabel dos Santos. (EFE)
Fotografía de archivo que muestra a Isabel dos Santos. (EFE)

La principal razón para que se hayan retomado los contactos entre las partes radica en que pesa sobre BPI el ultimátum del Banco Central Europeo (BCE) para que BPI se desprenda de su participación superior al 50% del Banco de Fomento de Angola. El peso de los activos angoleños es excesivo para las normativas comunitarias. Y el plazo del BCE acaba este domingo, el próximo 10 de abril. Es precisamente este plazo el que ha obligado a las partes a volver a sentarse a buscar una solución. Isabel dos Santos, a través del grupo Santoro, controla el 20% de BPI. Las mismas fuentes antes mencionadas se muestran pesimistas sobre que esta vuelta a la mesa se vaya a concretar en un resultado positivo y más bien piensan que volverán a terminar en vía muerta.

El conflicto lleva mucho tiempo enquistado. CaixaBank llegó a lanzar una OPA sobre BPI el año pasado pero al final tuvo que retirarla ante la negativa de Dos Santos y otros accionistas a suprimir el blindaje, que era condición previa indispensable para la oferta.

Fuentes conocedoras de las conversaciones advierten que CaixaBank acude con perspectivas pesimistas sobre cuál será el resultado final de esta nueva ronda

CaixaBank siempre ha reiterado que BPI seguirá existiendo como marca independiente y sus acciones cotizando en la bolsa lusa pese a que su participación pueda superar el 51%, cosa que ocurriría si como se prevé Isabel Dos Santos les vende su 20% en el banco portugués a cambio de que Santoro comprase el 50,1% de Banco de Fomento de Angola. Este intercambio de compraventas es la base del acuerdo.

Recelos portugueses

Sin embargo, en Portugal la opinión pública vive con inquietud el incesante aumento de peso específico de la banca española en el país vecino. Y más después de que el Santander se haya reforzado en Totta y que Novo Banco no haya encontrado comprador. Eso y la fuerte dependencia de la economía portuguesa de Angola hacen que el grupo Santoro todavía tenga ventaja estratégica frente a CaixaBank.

Algunos medios portugueses atribuyen al primer ministro portugués, Antonio Costa, el papel de mediador entre las partes, en parte por la dependencia que todavía tiene el país de los dictados de Bruselas tras haber sido rescatado por la UE.

El peso de BPI

BPI es el segundo tercer de portugués, con más de 42.000 millones de activos y más de 26.500 millones en depósitos, según consta en su memoria. BPI cotiza por debajo del valor en libros de su participación en el balance de CaixaBank. La acción cotiza a 1,24 euros, pero todo el sector bancario europeo ha sido muy castigado en bolsa durante los últimos meses.

Isabel dos Santos es la mujer más rica de África y la hija del presidente angoleño, José Eduardo Dos Santos, quien lleva en el cargo 37 años. En la última década el peso de la inversión angoleña en Portugal ha sido muy alto; por eso el grupo Santoro, que representa los intereses de la familia, participa en bancos como BPI o BCP, entre otras grandes empresas. Pero con el derrumbe del precio del barril de petróleo, Angola estaría perdiendo buena parte de su peso específico en la economía portuguesa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios