su 57% de ferroglobe vale 880 millones

Villar Mir pone en liquidez su filial de Wall Street en medio de sus apuros financieros

La familia ha registrado un folleto en la CNMV americana para solicitar permiso para desprenderse total o parcialmente del 57% que controla en Ferroglobe

Foto: Juan Miguel Villa Mir en la última presentación de resultados de OHL. (Reuters)
Juan Miguel Villa Mir en la última presentación de resultados de OHL. (Reuters)

Grupo Villar Mir ha registrado un folleto informativo en la Securities Exchange Commission (SEC) en el que muestra su disposición a vender la participación del 57% que tiene en Ferroglobe, la multinacional resultante de la fusión entre Ferroatlántica y Globe Materials. El holding español ha pedido permiso al resto de accionistas y a los bancos acreedores para desprenderse de este paquete, cuyo valor asciende a cerca de 1.000 millones de dólares, en el momento que estime oportuno. El anuncio provocó una nueva caída de la cotización de la filial inglesa.

Según el citado documento, Grupo Villar Mir comunica su intención de desprenderse de hasta 98,08 millones de acciones de Ferroglobe, representativas del 57% de la compañía británica, pero cotizada en el Nasdaq americano. Fuentes financieras indican que el registro de este folleto no quiere decir que los empresarios españoles vayan a vender de forma inmediata su participación, pero si supone una declaración de intenciones para intentar resolver los problemas económicos del holding propiedad de la constructora OHL, de la inmobiliaria Espacio y del grupo de productos químicos Fertiberia.

Estos 98,08 millones de acciones tienen un valor de 882 millones de euros, un 30% menos que cuando Ferroatlántica y Globe Materials culminaron su fusión el pasado 24 de diciembre. Aquel día, la sociedad resultante, bautizada como Ferroglobe, debutó en bolsa a 12,66 dólares por títulos, muy por encima de los 8,89 dólares a los que se cambiaba este lunes. La cotización llegó a caer un 8% tras el anunció de la predisposición a vender de los Villar Mir, si bien la caída se amortiguó posteriormente al indicar que la venta no se producirá de forma inmediata.

Estos 98,08 millones de acciones tienen un valor de 882 millones, un 30% menos que cuando Ferroatlántica y Globe Materials culminaron su fusión

Debido al desplome del precio del petróleo, las compañías de materias primas han sufrido mucho en bolsa. Ferroglobe no fue una excepción ya que a principios de febrero llegó a hundirse hasta los 7,11 dólares, un 44% por debajo del precio a que se estrenó el día de Nochebuena. Los responsables de la empresa, dirigida por Javier López Madrid como vicepresidente, tuvieron que hacer una presentación a los analistas para explicarle que los números iban mejor de lo que parecían.

El Confidencial intentó contactar sin éxito con fuentes oficiales de Ferroglobe para conocer su versión sobre el documento registrado en la SEC (la CNMV estadounidense) por parte de los Villar Mir. Otras fuentes próximas a la familia explicaron que, precisamente por la caída de la cotización, en estos momentos no tienen intención de desprenderse de una paquete significativo de acciones de su filial, las cuales se venderían a un precio mínimo de 7,5 dólares, según el citado folleto informativo.

En cualquier caso, la fusión de Ferroatlántica y Global Materials no ha salido como esperaban ambas partes. Cuando anunciaron el acuerdo de fusión en febrero de 2015, los dos mayores accionistas confiaban en que la combinación de las dos empresas diera lugar a una multinacional valorada en cerca de 3.000 millones de dólares. El deterioro de los números de las dos compañía rebajó sustancialmente las pretensiones de la familia española en el momento de la integración, ya que la resultante empezó a cotizar con una capitalización de mercado de 2.178 millones de dólares. Actualmente, el grupo vale poco más de 1.500 millones, la mitad de lo previsto hace justo un año.

Los Villar Mir han tenido que hacer grandes esfuerzos financieros en el último año para hacer frente a una situación delicada. Primero, acometieron una ampliación de capital en OHL por 1.000 millones de euros, de los que la familia aportó cerca del 50% de este importe. Para ello, tuvo que vender la Torre Espacio, una de las cuatro torres de la antigua ciudad deportiva del Real Madrid por 558 millones de euros a un inversor filipino. Al mismo tiempo tuvo que refinanciar su paquete en Abertis y vender un buen trozo de Inmobiliaria. Operaciones que le han dado oxígeno al grupo, pero que sigue sufriendo por la tibia evolución de los los negocios de energía y de la propia constructora.

Todo una serie de problemas que se han endulzado con la recuperación de OHL México, la filial cotizada en el país latinoamericano, donde los Villar Mir fueron acusados de soborno. No obstante, esta subsidiaria llegó a caer este lunes un 8% tras conocerse que no se ha presentado a uno de los grandes proyectos de infraestructuras que el gobierno de Peña Nieto ha sacado a concurso.

Doce horas después de la publicación de esta información, Villar Mir ha enviado un comunicado en el que asegura que no tiene intención de vender su participación en Ferroglobe. Añade que el registro del folleto en la SEC "tiene como objeto que tanto las acciones de Grupo Villar Mir, como del Sr Kestenbaum, gocen de la misma liquidez que las acciones del resto de los accionistas de la compañía". Lo que no explica es para que necesita que sean liquidas si no tiene pretensión de desprenderse de ellas. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios