Licitación de 1.100 millones

Carmena incumple su promesa y saca a concurso la limpieza un 50% más cara

El ayuntamiento ha renunciado a su promesa de remunicipalizar el servicio de limpieza de la capital y volverá a licitarlo por seis años, con un precio de partida de 1.100 millones

Foto: Inés Sabanés y Manuela Carmena.
Inés Sabanés y Manuela Carmena.

Es una de las grandes patatas calientes que heredó el Ejecutivo de Manuela Carmena. En los nueve meses que lleva al frente del consistorio, la limpieza de las calles de Madrid ha sido una de las grandes fuentes de problemas para el ayuntamiento, tanto por las amenazas de recorte de plantilla como por la suciedad de las aceras, y también por la promesa de Ahora Madrid de remunicipalizar este servicio.

Un compromiso que este Gobierno ya ha dejado claro que incumplirá. El Ayuntamiento de Madrid ha remitido a Europa su decisión de volver a sacar a concurso la recogida de basuras, licitación que ha presupuestado entre 900 y 1.100 millones de euros, IVA aparte, y que abarcará un plazo de cuatro años, con la posibilidad de prorrogarlo por otros dos ejercicios.

Este importe supone un desembolso para las arcas del ayuntamiento de entre 150 y 180 millones de euros anuales, frente a los casi 100 millones actuales, lo que supone un incremento de entre el 50% y el 80%. No obstante, y a la espera de los pliegos definitivos, esta nueva licitación contempla ampliar la actual contrata de recogida de servicios sólidos urbanos (RSU) con otras actividades como papel, cartón, vidrio o pilas.

Camión de recogida de basuras de Madrid.
Camión de recogida de basuras de Madrid.

Sindicatos como CGT, que representa a cerca del 15% de la plantilla, han manifestado ya públicamente su decepción con la decisión de la concejalía de Medio Ambiente, que dirige Inés Sabanés, de renunciar a su promesa de remunicipalizar este servicio. Desde UGT abogan por mantener la calma, hasta que se conozca el pliego definitivo, pero ya han mostrado su preocupación por la división del servicio en tres lotes.

Hasta hace poco más de un año, este se estructuraba en periferia y centro, aunque en la práctica operaba como una sola contrata, al estar las dos en manos de FCC. Un monopolio que se rompió en el último trimestre de 2014, cuando la UTE formada por Ferrovial y ACS se hizo con los barrios de la periferia tras presentar una oferta un 10,7% inferior a los pliegos.

División en tres lotes

La idea del equipo de Ana Botella era haber sacado el año pasado una única contrata para toda la capital, planes que Ahora Madrid ha echado por tierra, al haber comunicado a Europa su idea de dividir toda la ciudad en este, oeste y sur. Los representantes de los trabajadores interpretan este movimiento como una merma de poder -el clásico "divide y vencerás"-, y denuncian que abre la puerta a diferencias entre los empleados de una contrata y otra.

Desde el consistorio se ha asegurado que "la estabilidad del empleo y la subrogación obligatoria serán estudiados con especial atención, y serán condiciones fundamentales a la hora de valorar y adjudicar esta contratación, en la que la mano de obra es el componente fundamental", buenas palabras que despiertan escepticismo entre los trabajadores, sobre todo después de ver cómo Carmena ha incumplido su promesa de remunicipalizar el servicio.

Limpieza de basuras
Limpieza de basuras

Aunque los sindicatos aseguran que en todas las reuniones que han mantenido, y siguen manteniendo, con el equipo de Sabanés, esta siempre les ha manifestado su voluntad de recuperar este servicio, fuentes empresariales afirman que ya a las pocas semanas de llegar al Palacio de Cibeles, se les hizo saber que no iba a remunicipalizarse.

El poder que tienen los empleados del servicio de recogida de basura para poner contra las cuerdas a los poderes políticos acaba de ponerse de manifiesto en Málaga, donde, tras 11 días de huelga que llenaron de basura las calles de la ciudad, el consistorio ha terminado cediendo a gran parte de las reclamaciones de los trabajadores en materia de vacaciones, libranzas y paga de productividad.

Más gasto para mantener el empleo

En Madrid, el equipo de Gobierno ha pedido a los representantes de los trabajadores ir de la mano y ha tratado de poner todo el tiempo en valor su interés por garantizar todos los puestos de trabajo y las mejores condiciones laborales, para lo cual no ha dudado en disparar un 50% el coste para las arcas públicas.

Y es que los duros ajustes aplicados por el equipo de Ana Botella durante su mandato son el origen de la pérdida de calidad de servicio que se ha visto en el último año y de las constantes amenazas de ERE, problemas que solo se pueden corregir de raíz incrementando el presupuesto de licitación.

Manuela Carmena.
Manuela Carmena.

Sin embargo, para garantizar el empleo, Carmena necesita ir también contra los avances tecnológicos, penalizando mejoras como los camiones de carga lateral, que requieren menos personal. De hecho, fuentes de los trabajadores aseguran que solo en la actual contrata de periferia, la implantantación de estos vehículos amenazaría 400 puestos de trabajo. La otra cara de la moneda es que si no se aprovechan estas mejoras, el mayor coste saldrá del bolsillo de todos los madrileños.

De hecho, uno de los puntos que más difícil tendrá justificar el equipo de Ahora Madrid será la renuncia a este tipo de vehículos en un momento en que ha decidio renovar la flota con la compra de 109 camiones entre 2016 y 2017, que supondrán para el consistorio un desembolso del entorno de los 21 millones de euros. Además, en la próxima licitación, que deberá estar lista para septiembre, también forzará a las compañías a renovar el resto de la flota, ejercicio que estas quieren llevar a cabo con los vehículos más modernos, pero que estará condicionada por los pliegos definitivos que haga el consistorio. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios