obligado a meter la tijera para reducir los costes

Indra aplica otro ERE en Sevilla mientras ultima el finiquito de Josep Pujol

La compañía asegura que, tras el acuerdo con los sindicatos, se ha puesto en marcha un plan para recolocar a los despedidos, la mayoría de los cuales cubría un 'call center'

Foto:  Josep Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán Jordi Pujol (EFE)
Josep Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán Jordi Pujol (EFE)

Fernando Abril-Martorell se está encontrando con más problemas de los previstos para enderezar las cuentas de Indra. Muchos más de los que le habían descrito César Alierta, patrón de Telefónica, y Pedro Morenés, ministro de Defensa, cuando en enero de 2015 le ofrecieron la presidencia de la empresa de seguridad y tecnología. Por este motivo, el financiero sigue obligado a meter la tijera para reducir los costes, ya que no prevé un aumento de los ingresos, al retirarse de contratos que eran deficitarios para el grupo.

Según han confirmado distintas fuentes, Indra ha acordado con los sindicatos un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) para 130 personas en su filial sevillana de Bormujos. Este nuevo ajuste de plantilla complementa el que llevó a cabo el pasado año en toda España y que ha afectado a 1.700 personas. Una reducción de la fuerza laboral que también afectó a unos 1.100 empleados en Brasil, por lo que los despidos ascendieron a cerca de 3.000 trabajadores en todo el mundo.

Fernando Abril-Martorell. (Indra)
Fernando Abril-Martorell. (Indra)

La compañía asegura que, tras el acuerdo con los sindicatos, se ha puesto en marcha un plan para recolocar a los despedidos, la mayoría de los cuales cubrían un servicio de atención telefónica para otras filiales. En principio, tras estos dos ajustes, no se prevén nuevas medidas drásticas, si bien la preocupación de Abril-Martorell ha crecido en los últimos días por el parón de la contratación en España, debido al estancamiento de las administraciones por el limbo político. El presupuesto de Indra depende en gran parte del Ministerio de Defensa, que antes de la celebración de las pasadas elecciones del 20 de diciembre (se hicieron públicos posteriormente) le concedió varios contratos por 200 millones de euros. 

Pero, desde ese momento, el Gobierno central apenas ha dado señales de vida para sacar a concurso nuevas licitaciones, lo que de prolongarse en el tiempo tendría un impacto en las cuentas del grupo. Fuentes internas de Indra aseguraban que el nuevo director financiero confiaba en presentar beneficios en el segundo trimestre del año tras enderezar el 'cash flow' operativo y reducir los gastos. Pero ahora reconocen que si no hay un nuevo Ejecutivo hasta bien entrado el verano, la vuelta a los beneficios aún tendría que esperar.

Mientras tanto, el desfile de directivos que van abandonando Indra aún continúa. Uno de los últimos en irse ha sido Angel Vizoso, el que fuera consejero delegado de la filial en México y responsable del área de telecomunicaciones. Vizoso se ha ido con una indemnización que ronda los 500.000 euros y ha fichado inmediatamente por la multinacional sueca Ericsson con un cargo similar. En la lista de salida también está Josep Pujol, hijo del expresidente de la Generalitat, que pactó su marcha el pasado mes de noviembre.

Josep Pujol Ferrusola. (EFE)
Josep Pujol Ferrusola. (EFE)

No obstante, el vástago del fundador de CDC acusado de corrupción aún sigue en las oficinas de Indra en Miami. Según distintas fuentes, se prevé que abandone definitivamente el grupo el próximo 20 de abril, con una indemnización millonaria. Mientras tanto, el directivo, que ha estado bajo la inspección de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, ha empezado a realizar los trámites administrativos para montar su propia consultora en Estados Unidos, puesto que su intención es no volver a España.

Nuevo presidente en México

Por otra parte, Indra ha nombrado presidente de su filial en México a Pedro Cerisola y Weber, que reforzará la función del director general y primer ejecutivo, Julio Sánchez-Rico. Pedro Cerisola, de 67 años, inició su carrera profesional en Aerovías de México, la línea aérea del país, para posteriormente asumir varios cargos de responsabilidad en la telefónica nacional, Teléfonos de México. En 1999 dio el salto a la política al formar parte del equipo de confianza del que fuera presidente Vicente Fox.

En 2007 volvió a la actividad privada al fundar Factibilis, empresa de consultoría, de la que es socio director hasta la fecha. La llegada de Pedro Cerisola a la presidencia de Indra en México se enmarca en el proyecto de "reforzar a la compañía como líder tecnológico de referencia en el país", potenciar la actividad comercial y desarrollar nuevos negocios. México se ha convertido en la gran esperanza de la compañía española en América tras las malas experiencias en Brasil, la venta del negocio en Venezuela y el repliegue de la actividad en Estados Unidos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios