en una carta

Abengoa anuncia a sus trabajadores que no cobrarán la nómina de febrero

Domínguez Abascal ha agradecido el "trabajo y compromiso" de los trabajadores y lamenta "profundamente" que se haya llegado "a esta situación que espero sea breve"

Foto: Una de las torres de Abengoa. (Reuters)
Una de las torres de Abengoa. (Reuters)

La mutinacional sevillana Abengoa ha remitido una carta a sus trabajadores para comunicarles que no van a cobrar, de momento, la nómina de febrero. En las líneas firmadas por el presidente José Domínguez Abascal se admite que “desafortunadamente los esfuerzos que está llevando a cabo Abengoa para para conseguir la liquidez necesaria para el pago de todas las nóminas que vencen a final del mes de febrero aún no han dado resultado”. Asimismo el responsable de la compañía se muestra “consciente del grave perjuicio” que ocasionarán a un gran número de empleados y confía en resolverlo “en los próximos días”. Es la primera vez desde que la empresa acudió a un concurso de acreedores que la plantilla se queda sin cobrar. Pese a las amenazas de impagos y los retrasos, hasta ahora las nóminas han estado a salvo.

“Os mantendré informados para indicaros  la fecha en la que se producirá el pago”, asegura Domínguez Abascal a los trabajadores, en un comunicado interno al que ha tenido acceso El Confidencial. “Igualmente quiero indicaros que estamos en la recta final para cerrar un preacuerdo para la reestructuración financiera de Abengoa. Confío en que seremos capaces de lograrlo en los próximos días y que a partir de él podamos garantizar la viabilidad futura de Abengoa”, continúa la misiva. “Agradezco como siempre vuestro trabajo y compromiso y lamento profundamente que hayamos llegado a esta situación que espero sea breve”, concluye.

Los bancos han exigido al expresidente Felipe Benjumea que salga de verdad de la empresa y deje de ejercer el control en la sombra. Las entidades acreedoras, como el Banco Santander o La Caixa, pusieron esta exigencia sobre la mesa en un momento clave de la negociación para poder salvar la compañía. El malestar se dirigía también contra Domínguez Abascal, el actual presidente, de quien todo el mundo reconoce la profunda lealtad a su antecesor y que no ha hecho nada porque se cumpla realmente la salida de la familia Benjumea del consejo de administración. Lejos de cumplir este requisito y para impedir el embargo de su fortuna personal, los hijos del fundador de la empresa han pedido retener un 15% del capital. Benjumea, pese a tener un embargo por un juez de Sevilla por no devolver el bonus millonario que se pagó a sí mismo al salir de la compañía, ha seguido hasta hoy llevando la voz cantante en las negociaciones abierta para salvar del colapso a la multinacional de ingeniería.

Felipe Benjumea, a la derecha. (Efe)
Felipe Benjumea, a la derecha. (Efe)

En un giro a la política seguida hasta ahora, Abengoa ha decidido levantar las alfombras y se ha comprometido a destapar sus pérdidas. Según admiten fuentes internas de la compañía andaluza, el grupo de ingeniería presentará unas pérdidas netas que podrían superar los 500 millones de euros, tras provisionar la caída en bolsa de su filial estadounidense -Abengoa Yield- y dotar los proyectos fallidos que no podrá acabar por falta de liquidez.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios