La banca planea ganar más peso en Nueva Pescanova a costa de los antiguos socios
  1. Empresas
volverá a capitalizar deuda en agosto

La banca planea ganar más peso en Nueva Pescanova a costa de los antiguos socios

El conjunto de los accionistas heredados de la antigua Pescanova apenas retiene ahora el 20%, y verán cómo sus paquetes se reducen de forma sensible al cerrarse la operación

Foto: Entrada de una de las factorías de Pescanova, en Bayona. (Reuters)
Entrada de una de las factorías de Pescanova, en Bayona. (Reuters)

La banca española se reforzará en Nueva Pescanova con una nueva recapitalización de deuda que llevará a cabo este mes de agosto, según han apuntado fuentes financieras cercanas a la empresa. Esta operación reducirá a la marginalidad a los actuales socios provenientes de Pescanova, tanto al ex presidente Manuel Fernández de Sousa y a sus asociados, como a la cervecera Damm y al fondo Luxempart. El conjunto de estos socios heredados de la antigua Pescanova ahora apenas retieneel 20%, pero sus paquetes se reducirán de manera sensible una vez que se concrete la conversión de deuda en acciones, que busca mejorar la posición de los bancos ahora que Nueva Pescanova está viendo la luz al final del túnel.

Más allá de la gestión industrial, la banca se está refinanciando a sí misma en Nueva Pescanova y reforzando los órganos de gestión cara a esta nueva ampliación. Este fue el mecanismo por el que se ha propuesto un nuevo consejo de administración, del que formará parte, entre otros, la exministra socialista Elena Salgado.

El hombre de los bancos en Nueva Pescanova es Jacobo González-Robatto, actual presidente de la empresa. Las entidades financieras Banco Popular, Sabadell, Abanca, Bankia, Caixabank, BBVA y UBI controlan el 62% de la compañía, y tras la ampliación que se prepara y que todavía no ha sido cuantificada, su participación podría superar el 90%, según apuntan fuentes financieras conocedoras de la situación de la compañía.

Nueva Pescanova -que ha seguido manteniendo la actividad industrial asumiendo los activos y controlada por la banca acreedora- y Pescanovaultiman una fusión de ambas sociedades, por la que los socios de la vieja Pescanova tendrán el 20% de la empresa resultante y la banca no podrá recapitalizar hasta el 31 de julio del ejercicio en curso. La'due dilligence'de esta operación ya está en su fase final. Pero si los bancos recapitalizan en agosto, la foto fija tras la fusión poco fija será.

Tras la ampliación, incluso, los representantes de Pescanova enNueva Pescanova podrían salir del consejo. Los socios de Pescanova y los bancos llevan dos años a la greña, solo que ahora las tensiones son más soterradas. Damm y Luxempart podrían estar buscando socios para acudir a una ampliación que compensase la recapitalización de la pesquera.

Deuda supersénior

En este marco de tipos bajos, la banca está aprovechando su posición para refinanciarse a sí misma. La semana pasada aprobaron un paquete de deuda supersénior de 125 millones, que se ha dedicado a hacer frente a vencimientos por valor de 83 millones. Es decir, la banca repaga a los propios bancos a la espera de que llegue una oferta internacional de compra por el grupo gallego. La deuda total de Nueva Pescanova supera los 1.000 millones.

Este crédito supersénior de 125 millones se ha otorgado al 15%, pero Nueva Pescanova ya está renegociando sus condiciones para rebajarlo al 13% y eliminar la comisión de cancelación, como parte de la mejora de los costes financieros en un momento de tipos de interés excepcionalmente bajos.

El plan de los bancos es liquidar este préstamo supersenior con nuevas líneas de liquidez de campaña, parecidas a las que se dieron los dos últimos años. Así, se podrían cancelar estos 125 millones una vez quede distribuido entre todos los acreedores que quieran suscribirlo, ya que por ahora solo lo han otorgado los siete bancos españoles antes mencionados. En la práctica, este endeudamiento supersénior solo ha de funcionar como un crédito puente a la espera de la nueva recapitalización de agosto.

Primer oxígeno

Esto es posible porque Nueva Pescanova está empezando a generar ebitdapositivo. El resultado operativo del grupo gallego se situó a cierre de2015 cerca de los 40 millones de euros, lejos de las previsiones, que se habían cifrado en los 70 millones, aunque suponen una primera luz al final del túnel.

Este giro también permitirá hacer el ajuste de personal pendiente de manera no traumática, según las fuentes financieras consultadas. De los 1.300 empleados que habíaen España, ya salieron una cincuentena durante el pasado año. El plan que maneja la empresa es que otros 80 trabajadores dejen de formar parte de la plantilla durante este 2016, a través deprejubilaciones que ya han sidoprovisionadas.

Nueva Pescanova abre conversaciones para renegociar el convenio colectivo con el objetivo de reducir la masa salarial del grupo pesquero un 10%

Además, se inician las negociaciones del nuevo convenio colectivo, ya que el actual llevaba meses vencido. La empresa espera cerrarlo en los próximos meses, con el objetivo dereducir su masa salarialen un 10%.

Los bancos buscan con todo esto situar a Pescanova a las puertas de los beneficios y vender la empresa. Durante 2015, ya hubo alguna oferta, pero en ese momento se valoraba la sociedad al precio de la deuda actual, 1.000 millones. Y el objetivo de la banca es, por lo menos, sacar el doble, de manera que puedan resarcirse de la quita del 75% que tuvieron que aplicar en su momento para evitar el cierre de la compañía.

Manuel Fernández de Sousa Banca Grupo Damm Pescanova
El redactor recomienda