NUEVO INFORME DEL INSTITUTO DE LA EMPRESA FAMILIAR

La élite empresarial reclama un marco político que no penalice el crecimiento

El IEF pide al nuevo Gobierno, sea cual sea, que no ponga piedras en el camino de las empresas. Ansía estabilidad política para acabar con "las incertidumbres que nos acosan"

Foto: El presidente en funciones, Mariano Rajoy, junto al presidente del IEF, Javier Moll, y su predecesor, José Manuel Entrecanales. (EFE)
El presidente en funciones, Mariano Rajoy, junto al presidente del IEF, Javier Moll, y su predecesor, José Manuel Entrecanales. (EFE)

¿Qué es lo que quita el sueño a los empresarios españoles? La supervivencia de su compañía preocupa a un 77,9%, pero no tanto como la situación económica del país (78,1%). Son datos del último estudio del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), patrocinado por el Banco Santander y elaborado entre 2007 y 2013, un periodo marcado por una crisis económica de espanto que no contempla los últimos acontecimientos en política. Nadie podía imaginar el panorama de ingobernabilidad que hoy inquieta a las 142.000 empresas que el IEF ha tomado como referencia para elaborar el informe. Ahora lo que asusta es que el nuevo Gobierno, sea cual sea, adopte medidas que puedan entorpecer el crecimiento de las sociedades.

El lujoso Casino de Madrid fue el escenario elegido para presentar un estudio de referencia pero superado por los acontecimientos. Los múltiples empresarios allí reunidos no disimularon su preocupación por el futuro de España. "Deseamos un marco de estabilidad política que nos permita trabajar", destacó Javier Moll. El presidente del IEF se puso en pie para responder a las insistentes preguntas de los periodistas, ansiosos por conseguir que el ejecutivo se mojara en cuanto a "preferencias de coalición de Gobierno". Pero no se mojó. Sí deseó que "se resuelvan las incertidumbres que nos acosan" a través de un marco estable que se lo ponga fácil a los dueños de las compañías.

Jose Manuel Entrecanales, presidente de Acciona y miembro de la junta directiva del IEF. (EFE)
Jose Manuel Entrecanales, presidente de Acciona y miembro de la junta directiva del IEF. (EFE)

Fundado en 1992, el Instituto de la Empresa Familiar engloba a importantes firmas españolas como Inditex, Ferrovial, Acciona, Prisa, Mercadona o Mango. En su junta directiva figuran apellidos tan destacados como Roig (Mercadona), Carulla (Agrolimen), Solans (Pikolín) o Puig, dueños del imperio de perfumerías. Moll, su actual presidente, procede de Editorial Prensa Ibérica y sucede a José Manuel Entrecanales (Acciona).

Dos de cada 10 empresas familiares han muerto

El 18,3% de las empresas familiares no ha podido superar la crisis, una tasa que triplica a la de las no familiares (6,6%). Es uno de los datos más negros de un estudio que atribuye una menor destrucción de puestos de trabajo a este tipo de compañías. Mientras que muchas empresas han recurrido a los ajustes de personal para salvar el negocio, las familiares han mostrado un mayor compromiso con el empleo, a ojos de José Carlos Casillas, codirector de la Cátedra Santander de Empresa Familiar de la Universidad de Sevilla.

"Apenas han podido mantener la cifra de negocio, pero sí han podido conservar o incluso incrementar ligeramente los empleados", explica. O dicho de otra manera: han protegido a sus trabajadores a costa de la rentabilidad. Las empresas han pasado de 4,7 empleados por millón de euros antes de la crisis (2007) a 5,1 en 2013. "A cambio, han asumido dejar de ganar dinero o incluso perderlo", precisa Juan Corona. El director general del IEF destaca el creciente peso de las mujeres en los órganos de gobierno: el 73% de los equipos directivos de estas empresas cuenta con presencia femenina, frente al escaso 32% de media del conjunto.

Los empresarios no disimulan su temor ante medidas que penalicen el crecimiento empresarialEl tercer desafío más importante es el aumento de las dimensiones de la compañía (73,3%), un aspecto clave para ganar competitividad. De hecho, las sociedades familiares que superan los 50 trabajadores son capaces de obtener más beneficios que las no familiares. Por eso reclaman un marco legal que ayude a las empresas a aumentar su tamaño con incentivos y establecen líneas rojas: nada de barreras al crecimiento.

Rajoy clausuró la Asamblea Anual del Instituto de la Empresa Familiar. (EFE)
Rajoy clausuró la Asamblea Anual del Instituto de la Empresa Familiar. (EFE)

El director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum de la Universidad de Murcia, Ángel Meroño, no disimula su temor ante "medidas que penalicen el crecimiento empresarial" y frenen la actividad económica. Ningún ponente se atrevió a desvelar si le preocupa una vuelta atrás en la reforma laboral. Solo pidieron un marco laboral estable, con independencia del color (o colores) político.

Las empresas familiares representan el 89% del conjunto, su peso supone el 57,1% del PIB del sector privado y generan el 67% de empleo, lo que equivale a 6,58 millones de puestos de trabajo frente a los 3,28 millones de compañías no familiares. Quedan fuera del cálculo las formas jurídicas diferentes a las sociedades anónimas o limitadas y los autónomos. Este tipo de firmas presentan ratios de endeudamiento menores que el resto, con un 73% frente al 92,9% de las no familiares en 2013. Los expertos lo atribuyen al mayor compromiso por mantener la financiación con recursos propios.

Mapa elaborado por IEF.
Mapa elaborado por IEF.

Solo el 45% de los directivos tiene formación universitaria, aunque esto está cambiando con la llegada de las nuevas generaciones. Por comunidades, Castilla-La Mancha es la comunidad con más empresas familiares (94,3%), seguida de Murcia (92,5%) y Galicia (92,4%). A la cola se encuentran País Vasco (84,4%), Madrid y Barcelona (85,6% del total en ambas).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios