tercera reestructuración en apenas un año

Abril-Martorell revoluciona la cúpula directiva de Indra tras las fuertes pérdidas

El presidente le da un nuevo vuelco a la organización un año después de tomar el poder con el fin de mejorar la eficiencia y conseguir que la empresa presente números negros este año

Foto: Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra. (EFE)
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra. (EFE)

Fernando Abril-Martorell sigue tomando decisiones para que Indra vuelva a los números negros lo antes posible. Al año de llegar a la presidencia de la compañía, el directivo ha aprobado una nueva revolución en la organización, que afecta a las direcciones generales de Defensa y Seguridad, Tecnologías de la Información y Producción. Unos cambios que “persiguen una mejor planificación de los recursos, un aumento de la eficiencia y un mayor enfoque en comercial”.

Así reza el comunicado interno difundido por Indra al que ha tenido acceso El Confidencial. Según dicho documento, la dirección de Defensa y Seguridad, dirigida por Carlos Suárez, se estructura en cuatro departamentos. El primero es Comercial, bajo el mando de Pedro Barco. El segundo, Sistemas de Defensa, que llevará Domingo Castro y que agrupará Radar y Defensa Electrónica (Domingo Castro), Espacio (Fernando García), Mando y Control y Seguridad (Juan Carlos Batanero). El tercero será Plataforma y Logística, que tendrá al frente a Pedro Vidán, responsable de las áreas de Aeroportados, Cooperación y Vehículos Militares (Miguel García Moreno), Simulación (Vicente Rolo) y Logística (José María Sánchez Serrano). Y el cuarto, Tecnología de Gestión de Producto, con Rafael Guerrero al timón.

José Manuel Pérez Pujazón, que hasta la fecha compartía la dirección general de Defensa y Seguridad con Carlos Suárez, dejará estas funciones a partir de 2017 para depender directamente del presidente y del consejero delegado, Javier de Andrés, si bien sus nuevas atribuciones no se han especificado en el comunicado interno.

Imagen de la sede de Indra en Madrid. (Indra)
Imagen de la sede de Indra en Madrid. (Indra)

Por su parte, la dirección general de Tecnología de la Información se organizará en cinco áreas; Servicios Financieros (Borja Ochoa); Energía, Industria y Consumo (Luis Abril, hijo de un importante exdirectivo de Telefónica y Banco Santander); Telecom y Media (Castor García Villoria); Sector Público (Raúl Ripio) y Procesos Electorales (Jesús Gil). Dentro de este área, Manuel Brufau, hermano del presidente de Repsol y hasta ahora director de Industria y Consumo, pasa a ser el máximo responsable en Indra Cataluña, mientras que Cristina Ruiz, directora general de toda la estructura, pondrá en marcha un nuevo departamento denominado Offering, además de seguir al frente de Digital.

Por otra parte, la Dirección General de Producción pasará directamente a depender del consejero delegado, cuyo papel en la compañía cobra más fuerza. De hecho, se configura una Dirección General de Producción bajo la responsabilidad de Juan Tinao, que se encargará de gestionar los centros de desarrollo en todo el mundo y los laboratorios de 'software', con la ayuda de Alberto Ariza y Gerardo Navarro.

En el comunicado interno no se hace referencia a los potenciales cambios en la organización geográfica, que sufrirá variaciones importantes en breve. Abril-Martorell tiene decidido optimizar la presencia en el exterior de Indra, lo que conllevará previsiblemente el cierre de las oficinas comerciales y de producción en varios países de Latinoamérica y Europa del Este. De hecho, esta semana, el presidente del grupo llamó a consulta a la mayoría de los consejeros delegados de varias filiales, que ya conocen la nueva organización.

Abril-Martorell tiene decidido optimizar la presencia en el exterior de Indra, lo que conllevará el cierre de oficinas comerciales y de producción

Esta revolución es la tercera que acomete Abril-Martorell desde su desembarco en la empresa participada por el Estado hace justo 12 meses. El 30 de abril de 2015 ya tomó medidas para mejorar el control de la gestión, simplificar la estructura y agilizar la toma de decisiones. Después, en septiembre, anunció la destitución de tres directores generales, los cuales fueron bonificados con suculentas indemnizaciones. Una limpieza que prosiguió en octubre con el cambio del director financiero.

Al mismo tiempo, Indra ha llevado a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE), aprobado finalmente a finales del pasado año, que supone la salida de unas 3.000 personas del grupo, de las que cerca de 1.700 pertenecen a la plantilla de España. Decisiones drásticas que persiguen que la empresa participada también por Corporación Financiera Alba y Telefónica vuelva a los beneficios, tras perder 561 millones hasta septiembre de 2015. El mercado descuenta el giro, como refleja el hecho de que la cotización de Indra sea la segunda del Ibex que mejor se comporta en el ejercicio en curso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios