INFORME SOBRE POLÍTICA DE COMPETENCIA

El PE reclama a Bruselas 'mano dura' con Google, Facebook y otros grandes de la Red

El informe de la Eurocámara crítica el caso Google y pone el dedo en la llaga del enorme poder que ostentan las plataformas de Internet imperantes en el mercado europeo de 'telecos'

Foto: Sesión plenaria del Parlamento Europeo. (EFE)
Sesión plenaria del Parlamento Europeo. (EFE)

El Parlamento Europeo acaba de aprobar su informe sobre la política de competencia de la Comisión Europea en lo que supone un punto de inflexión en la estrategia llevada a cabo hasta ahora por Bruselas con los gigantes yanquis de internet. Las instituciones comunitarias parecen decididas a sacudirse los complejos para aplicar, por fin, mano dura a las llamadas OTT ('over the top'), que campan por sus respetos en el mercado de las telecomunicaciones aprovechando los beneficios que supone la falta de una regulación simétrica a la que existe para las grandes operadoras del sector.

El informe cuestiona la larga duración del célebre caso Google, que ha llevado más de cinco años a la Comisión Europea para iniciar una investigación sobre la posición dominante que ejerce el todopoderoso buscador de internet. El Parlamento Europeo pide al Gobierno de Bruselas que analice de forma exhaustiva la oferta del sistema operativo Android en combinación exclusiva con otros servicios de Google, lo que impide a los fabricantes la preinstalación de productos de la competencia. Reclama también un examen de los eventuales abusos de mercado en el ámbito de las reservas hoteleras y anima a la puesta en marcha de medidas que eviten una situación en la que “el ganador se lo queda todo”.

A partir del debate general suscitado con Google, el Parlamento Europeo pone el dedo en la llaga del extraordinario poder que ostentan las plataformas de internet dominantes en Europa. El informe apunta directamente a la línea de flotación de marcas tan populares en la economía digital como eBay, Facebook, Apple, Linkedln, Amazon, Uber o Airbnb, señalando la necesidad de imponer un nuevo marco regulatorio que garantice una mayor protección de los usuarios y mantenga al mismo tiempo los incentivos a la innovación. El objetivo no es otro que evitar la temida ‘internet feudal’ en la que los clientes estarán cautivos en unas plataformas incapaces de interactuar unas con otras.

Europa quiere embridar de una vez para siempre a las marcas más célebres de internet, desde Google a Apple, pasando por Microsoft, Facebook o Amazon

El Parlamento Europeo entiende que es fundamental una igualdad de las condiciones de competencia dentro del mercado, para lo que insta a la Comisión Europea a llevar a cabo una evaluación jurídica y económica de los modelos de negocio empleados por las empresas digitales. Subraya que una política de competencia eficaz y creíble no debe orientarse exclusivamente a la reducción de los precios de consumo, sino que debe tener en cuenta los intereses estratégicos de la economía europea, que incluyen la capacidad de innovar, las inversiones, la competitividad y la sostenibilidad de las empresas.

El informe respira claramente por la herida del liderazgo digital que ha perdido Europa durante los últimos años, que se pone de manifiesto con toda su crudeza teniendo en cuenta que solo cuatro compañías comunitarias se encuentran entre las 15 mayores empresas de telecomunicaciones, con el agravante añadido de que ninguna encabeza posiciones en internet. Todo ello como consecuencia de la dispersión de esfuerzos que supone la existencia de 27 mercados regulatorios y fiscales que en 2014 exigieron unas inversiones de 80.000 millones de euros a las operadoras tradicionales, en las que trabajan un millón y medio de trabajadores.

Frente a estas cifras descomunales, los gigantes de internet que hacen su agosto particular en Europa contabilizaron unas inversiones raquíticas de 40 millones de euros con un empleo conjunto de 20.000 trabajadores. Para hacerse una idea más concreta de las diferentes reglas de juego con que compiten las telecos de toda la vida y las nuevas plataformas digitales, baste con recordar que Telefónica destinó en 2013 cerca de 3.500 millones de euros en aportaciones fiscales a Hacienda. Los impuestos pagados por las siete OTT más relevantes en España, como son Apple, Google, Facebook, Yahoo, Microsoft, Amazon o Twitter, no sumaron más que 17 millones de euros en su conjunto.

La Eurocámara señala también el riesgo de inadecuadas concentraciones empresariales que pueden dar lugar a graves restricciones del mercado

El desarrollo del mercado digital único impulsará el crecimiento dentro de la Unión Europea en una cuantía estimada de 340.000 millones de euros, con una contribución de al menos un 4% del PIB de la Unión Europea en el año 2020, de acuerdo con los datos que maneja Telefónica. El Parlamento Europeo considera que la competencia en el sector de las telecomunicaciones es esencial para impulsar la inversión en redes y la mejora de precios y servicios para el consumidor, por lo que pide a la Comisión Europea que proteja la mejor asignación del espectro entre las operadoras.

El informe señala por último los riesgos inherentes a una excesiva concentración entre empresas que puede dar lugar a graves restricciones del mercado. En este sentido, califica de inadecuadas las adquisiciones que se han llevado a cabo en gran medida sobre la base del volumen de facturación de las compañías que operan dentro de la economía digital. En consecuencia, pide a la Comisión Europea que tenga particularmente en cuenta el modelo de negocio de las empresas y los posibles obstáculos de acceso al mercado, así como las posibilidades de cambio entre distintas plataformas y la portabilidad de los datos.

El análisis de la Eurocámara ha sido liderado por el alemán Werner Langen, miembro del Parlamento Europeo desde 1994, representante del Partido Popular Europeo y antiguo miembro del comité ejecutivo de la CDU bajo la presidencia de Angela Merkel. Esta circunstancia, unida a la mayoría aplastante de 500 votos a favor y 137 en contra, pone de manifiesto el respaldo a las medidas propuestas, que cuentan también con el apoyo personal y transferible de la canciller germana. Europa ha decidido jugar sus cartas con todas las consecuencias para tomar las riendas de la revolución digital que hasta ahora manejan como quieren las grandes multinacionales llegadas del otro lado del Atlántico. La batalla legal y de influencias no ha hecho más que empezar en internet.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios