la crisis del edificio españa

JianLin culpa a su hombre en Madrid y envía desde China a su mano derecha en Wanda

El grupo chino considera que Michael Qiao ha fallado en el proceso negociador y prepara un encuentro para la próxima semana entre el ayuntamiento y Laurent Fischler, mano derecha de Wang JianLin

Foto: El presidente del Grupo Wanda, Wang Jianlin.
El presidente del Grupo Wanda, Wang Jianlin.

Ronda de contactos entre el Grupo Wanda y el Ayuntamiento de Madrid. La crisis desatada por la decisión del conglomerado chino de cerrar sus operaciones en España va a vivir dos citas críticas en los próximos días, partidas en las que se terminará de ver si la decisión del magnate Wang JianLin es un farol o un órdago en toda regla. El primero de estos dos encuentros será entre Michael Qiao, el hasta ahora hombre de Wanda en Madrid y a quien desde Pekín responsabilizan de no haber sabido llevar las negociaciones, y varios representantes del Ayuntamiento de Madrid, según han confirmado varias fuentes conocedoras.

En concreto, la alcaldesa Manuela Carmena ha confiado a su sobrino político (y para muchos alcalde en la sombra) Luis Cueto llevar las riendas de estas negociaciones, lo que supondría un desplante para el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, a quien a este lado de la mesa también achacan no haber sabido gestionar la situación.

Michael Qiao, director general de Wanda, hablando con la prensa. (Daniel Muñoz)
Michael Qiao, director general de Wanda, hablando con la prensa. (Daniel Muñoz)

El encuentro será solo la punta del iceberg, ya que la próxima semana se espera el plato fuerte con la visita de una delegación de Wanda procedente de China, con Laurent Fischler a la cabeza. El director general del grupo asiático, y mano derecha del presidente Wang JianLin, viajará a la capital para reunirse, además de con el equipo de gobierno del ayuntamiento -se espera que con la propia alcaldesa, que ya estará de vuelta de su viaje en Iberoamérica-, con otros grupos políticos que están tratando de encarrilar la crisis.

Wang Jianlin (d) y Laurent Fischler, director general del grupo asiático (izq).
Wang Jianlin (d) y Laurent Fischler, director general del grupo asiático (izq).

Pero recomponer la situación conllevaría importantes cesiones por parte del consistorio. Más allá del carácter protegido de la fachada principal y de las laterales del Edificio España, las diferencias entre Wanda y el Ejecutivo de la capital abarcan desde los plazos de ejecución del proyecto hasta las volumetrías definitivas del inmueble, las rehabilitaciones de las plazas delantera y posterior, la nueva fachada que se hará de la parte de atrás... Todo ello sin olvidar otro proyecto de gran interés para el 'holding' chino que Carmena y su equipo consistorial también han puesto en duda: la operación Calderón.

Cabe recordar que ni el PSOE-M ni Ahora Madrid están de acuerdo con el proyecto inicial que se pretende realizar en los terrenos donde ahora se ubica el Vicente Calderón ni tampoco con el planeamiento total previsto por la Comunidad de Madrid en torno a la zona de La Peineta, que más alla de la parte deportiva, prevé una zona verde y una comercial. El grupo socialista, por ejemplo, siempre ha defendido el traslado del estadio para terminar el proyecto de Madrid Río, pero cree más oportuno "una zona de servicios que tanto necesita el barrio de Arganzuela" en vez del macrocomplejo de pisos ideado.

Edificio de la emblemática Plaza de España de Madrid (Daniel Muñoz)
Edificio de la emblemática Plaza de España de Madrid (Daniel Muñoz)

En todo caso, en el devenir de los dos encuentros será crítica la aprobación definitiva del estudio de detalle del Edificio España, plan sobre el que Calvo aseguró que se había llegado a un acuerdo hace dos meses, pero que todavía está pendiente de ser llevado al pleno del ayuntamiento. Los cambios de usos, la volumetría de la fachada posterior y otras modificaciones espinosas solicitadas por Wanda en los últimos tiempos son las peticiones que el grupo chino quiere ver reflejadas y en plazos claros antes de dejar abierta alguna puerta a dar marcha atrás al abandono.

Porque, por ejemplo, el concurso de ideas lanzado ayer por el consistorio para remodelar la Plaza de España, con su correspondiente calendario, supone que hasta la primavera de 2017 no estarían definidos todo el proyecto y el coste correspondiente. Una cifra que Wanda financiará en gran parte y, por tanto, no termina de ver con buenos ojos la necesidad de tardar un año más en conocer los detalles del coste y el desarrollo del propio proyecto. Sin olvidar que tanto retraso supondría tener que esperar tres años para que la zona esté lista.

¿Quién se embarca en una obra de 400 millones si desconoce cómo va a quedar su puerta de entrada y cuánto le va a costar tras haber estado negociando durante meses? Wanda, desde luego, dice que no está dispuesta. El hecho de que todavia haya tantos elementos en el aire explica el malestar del 'holding' con su responsable en Madrid, quien ha pecado, según fuentes inmersas en las negociaciones, de haber infravalorado los lazos entre el actual equipo de Gobierno con importantes instituciones, como el Colegio de Arquitectos de Madrid, que han terminado poniéndose del lado del consistorio tanto en el debate técnico como en el que afecta a la opinión pública.

Reunión de la junta de gobierno de Manuela Carmena. A su izquierda, José Manuel Calvo. (EFE)
Reunión de la junta de gobierno de Manuela Carmena. A su izquierda, José Manuel Calvo. (EFE)

Un triunfo que de poco le ha valido a su álter ego, el concejal Calvo, que afirmaba tener la situación controlada cuando todo saltó por los aires la semana pasada, con la decisión de Pekín de cerrar su oficina en España, despedir a la plantilla y poner en venta el emblemático rascacielos que tiene en pleno corazón de la capital.

El desenlace de la operación en torno a la emblemática plaza es toda una incógnita en el Ayuntamiento de Madrid. Los grupos de la oposición reconocen no saber qué ocurrirá, aunque alguno como Ciudadanos se ha postulado como posible mediador para tratar de convencer al grupo chino de permanecer en la capital al frente del proyecto. También el grupo municipal del PP ha mostrado su rotundo interés en que uno de los inversores más potentes del mundo permanezca en la operación del Edificio España. Los socialistas madrileños se alinean con la posición marcada desde la Comisión de Patrimonio para proteger un edificio histórico de los años cuarenta. Según explican miembros del grupo, "la ley ha de cumplirse" en todas las situaciones e independientemente del promotor, y la "necesaria protección en lo que respecta a la seguridad del edificio debe ser lo que prime", concluyen.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios