Antonio Vázquez cambiará su estatus en IAG y pasará a ser consejero independiente
  1. Empresas
MANTENDRÁ LA PRESIDENCIA, AL MENOS UN AÑO

Antonio Vázquez cambiará su estatus en IAG y pasará a ser consejero independiente

El grupo multinacional resultante de la fusión entre Iberia y British Airways quiere adaptar su gobierno corporativo a los más exigentes requisitos del modelo anglosajón

placeholder Foto: Antonio Vázquez, durante la junta general de accionistas de IAG en junio pasado. (EFE)
Antonio Vázquez, durante la junta general de accionistas de IAG en junio pasado. (EFE)

International Airlines Group (IAG) ha puesto en funcionamiento un modelo de gobierno corporativo adaptado a las prescripciones del mercado anglosajón que va a suponer un cambio sustancial en la consideración de la presidencia de la compañía que ostenta el antiguo titular de Iberia, Antonio Vázquez. El máximo responsable institucional del grupo surgido tras la fusión con British Airways dejará de actuar como representante del capital y pasará a convertirse en nuevo consejero independiente con un mandato que deberá ser renovado todos los años, como ocurre también con el resto de miembros que participan en el máximo órgano de gobierno de IAG.

La casa matriz de Iberia, con sede en Madrid y cuartel general en Londres, quiere subir el listón de exigencia en su funcionamiento societario alejándose de las prácticas más laxas que existen en España. Para ello, ha decidido que el consejo de administración limite a 12 el número actual de miembros y que ninguno de ellos se sienta obligado a defender ningún otro interés que no sea el propio de la compañía. IAG considera que quien evita la ocasión evita el peligro, y para ello la solución consiste en que ningún administrador se siente en la compañía en calidad de lo que en España se denomina consejero dominical.

A partir de ahora, el consejo de administración de IAG estará exclusivamente integrado por independientes, a excepción del tándem ejecutivo que forman el consejo delegado, Willie Walsh, y su verdadero hombre fuerte y mano derecha dentro de la compañía, el director financiero Enrique Dupuy. La norma de la casa, impuesta como un sello de calidad en las grandes sociedades cotizadas del Reino Unido, vincula también al presidente, que en la práctica es asimilado como el resto de consejeros externos de la empresa. En el caso de Antonio Vázquez, el cambio resulta significativo dado su papel protagonista en los pactos de fusión que precisamente vencen dentro de un mes.

El cambio de estatus conlleva, no obstante, alguna que otra ventaja nada desdeñable para el actual presidente de IAG, ya que le permitirá colocarse al frente de la decisiva y trascendental comisión de nombramientos. Dicho comité forma parte de la estructura orgánica del consejo de administración y está separado de la comisión de retribuciones. Las prácticas españolas de buen gobierno establecen que dicha institución sea presidida por un consejero independiente, y en el caso de la multinacional hispano-británica el puesto era ocupado hasta ahora por el vicepresidente del grupo, Sir Martin Broughton. En la comisión de nombramientos de IAG figura también el presidente de Telefónica, César Alierta.

IAG entrará en una nueva fase de consolidación societaria a partir de enero cuando vencen las cláusulas de salvaguardia de Iberia y British Airways

Todos estos cambios tratan de establecer una clara línea divisoria que separe las funciones de los ejecutivos encargados de llevar las riendas de la gestión de aquellas otras competencias propiamente vinculadas con labores de representación. En este marco de actuación, IAG muestra una doble orientación en sus relaciones con los inversores, que se traduce incluso en el desarrollo de dos tipos de 'road-shows' internacionales. El primero, encabezado por Willie Walsh, proyecta la comunicación a los mercados acerca de las decisiones puntuales que afectan al día a día de la empresa, en tanto que el segundo se refiere al desarrollo estratégico de IAG y es dirigido por Antonio Vázquez.

La compañía surgida de la fusión entre Iberia y British Airways ha evolucionado hacia una nueva y definitiva fase empresarial, toda vez que el próximo 26 de enero termina el plazo de cinco años de las cláusulas de salvaguardia otorgadas mutuamente en los acuerdos fundacionales que dieron lugar hace un lustro a la creación de IAG. La adaptación del gobierno corporativo se inscribe también dentro de esta política de consolidación societaria, que acaba de ser comunicada de manera formal al Ministerio de Fomento por parte del presidente de la aerolínea española, Luis Gallego.

El jefe de IAG, Willie Walsh, amenaza a Cameron con sacar British Airways de Heathrow si el Gobierno no amplía el aeropuerto con una tercera pista

En estos momentos, curiosamente, las mayores incógnitas se ciernen sobre el futuro de British Airways, dado el conflicto que el grupo de transporte aéreo mantiene con el Gobierno del Reino Unido sobre la polémica construcción de una tercera pista en el aeropuerto londinense de Heathrow. El Ejecutivo que preside David Cameron se resiste a poner en marcha un proyecto que la aerolínea británica viene reclamando como única alternativa para asegurar sus planes de crecimiento, y Willie Walsh se ha despachado en estado puro amenazando con la posibilidad de sacar la empresa de su base natural para trasladarse a otro país.

La opción de 'españolizar' British Airways no deja de ser una paradoja después de todas las susceptibilidades que despertó la fusión de Iberia y el temor que existía a que la compañía española de bandera pudiera ser fagocitada por su 'partner' británico. La historia de IAG ha dado un giro de 180 grados, y prueba de ello es el nombramiento del español Álex Cruz, actual responsable de Vueling, como futuro presidente y consejero delegado de British Airways a partir de abril. Dicho de otro modo, en poco más de tres meses, tanto IAG como sus dos principales operadoras filiales estarán presididas por españoles. Eso sí, el verdadero piloto del grupo y el que decidirá los destinos de todos ellos será el irlandés Willie Walsh.

IAG Antonio Vázquez Iberia British Airways Willie Walsh David Cameron César Alierta Luis Gallego
El redactor recomienda