negocio en alza

Guerra de vino y rosas por los mejores hoteles de lujo del corazón de Madrid

Marriott, Fairmont, Hilton, Hyatt, St. Regis... el lujo se está batiendo en duelo por los pocos hoteles a su altura que tiene Madrid y que ahora ofrece dos oportunidades únicas: Villamagna y Miguel Ángel

Foto: Entrada principal del hotel Villamagna. (Foto: Villamagna.es)
Entrada principal del hotel Villamagna. (Foto: Villamagna.es)

El elitista Paseo de la Castellana se ha convertido en el particular campo de batalla de las grandes cadenas hoteleras internacionales, que se baten en duelo por poner su bandera en los mejores establecimientos de la capital. Marriott, Fairmont, Hilton, Hyatt, St. Regis o Kempinski han desplegado sus ejércitos para conquistar las pocas fortalezas de gran lujo que tiene Madrid, una guerra de vino y rosas que tiene en el Villa Magna y en el Miguel Ángel sus próximos grandes trofeos.

Los dos establecimientos están inmersos en sendos procesos de venta, para los cuales, sus respectivos dueños, la familia porguguesa Queiroz Pereira y el inversor británico de origen iraní Nadhi Auchi, han contratado a JLL y CBRE. El multimillonario Jaime Gilinski estuvo a punto de comprar el Villa Magna el pasado verano, con una oferta de 190 millones que los lusos rechazaron. Tras unas semanas de 'in-pass', los propietarios han vuelto a lanzar el proceso, que sigue interesando al inversor colombiano, pero que han abierto a otros candidatos de origen estadounidense y de Oriente Medio.

Precisamente, el fondo saudí Olayan Group fue quien acompañó a Mandarín en la principal operación hotelera de 2015: la venta del Ritz. Como adelantó El Confidencial, la cadena asiática se hizo con el hotel tras poner sobre la mesa los codiciados 130 millones que los anteriores propietarios del hotel, Alicia Koplowitz y Belmond, llevaban dos años pidiendo, sin éxito, a emblemas como Marriott y Fairmont.

Panorámica del hotel Miguel Ángel sobre el Paseo de la Castellana.
Panorámica del hotel Miguel Ángel sobre el Paseo de la Castellana.

Esta operación ha sido todo un revulsivo para el gran lujo de la capital, ya que, tras años de crisis, ha vuelto a poner en valor los pocos establecimientos de esta categoría con que cuenta Madrid, y ha convencido a Nadhi Auchi de que es el momento de vender el Miguel Ángel, para aprovechar este apetito. De hecho, se espera que si el comprador final termina yendo de la mano de alguna de las grandes cadenas que están deseando desembarcar en el corazón de la Castellana, el importe podría llegar a rondar los 220 millones.

El apetito por el mercado hotelero se ha dejado sentir con fuerza en 2015, ejercicio que, solo en sus nueve primeros meses, ha logrado una inversión acumulada en este segmento de 1.237 milones de euros, repartidos en 77 operaciones y 15.800 habitaciones, según un estudio de Irea, cifras que suponen un incremento del 54% respecto al año anterior. Dentro de esta recuperación, la capital ha ganado enteros frente a Barcelona, que actualmente es víctima de la moratoria impuesta por la alcaldesa Ada Colau.

Hotel Ritz.
Hotel Ritz.

En estas cifras de inversión no se incluye otra operación que promete dar mucho que hablar: la adquisición del Holiday Inn por parte de Hispania. La socimi anunció la compra el pasado octubre de este establecimiento, cuya privilegiada ubicación, en pleno corazón financiero de Madrid, en el complejo de Azca, abre la puerta a todo tipo de oportunidades.

También está en el tablero de juego actual la venta de la sede de la Fundación Montemadrid en la Plaza del Celenque, proceso que está dirigiendo Irea y que se ha planteado como una oportunidad perfecta para poner en marcha un hotel de lujo. De hecho, el precio mínimo que han marcado los organizadores para poder participar en la puja son 80 millones de euros, cifra que, según fuentes conocedoras, podría terminar batiéndose holgadamente y ser otra puerta de entrada para una gran cadena de lujo.

Los otros protagonistas

Aunque ha sido durante 2015 cuando se ha disparado el interés por los establecimientos de alta gama en el corazón de Madrid, este ha venido precedido de tres operaciones que ya empezaron a testar esta subida de la temperatura inversora: la decisión de Four Seasons de establecerse en el complejo de Canalejas, que promueve Grupo Villar Mir; la adquisición del Hotel InterContinental por parte del grupo ca­tarí Katara Hospitality, por unos 60 mi­llones de eu­ros, y la compra del Edificio España, donde el conglomerado chino Dalian Wanda va a promover viviendas de alta gama y un hotel de lujo, cuya insignia todavía se desconoce.

En medio de la batalla que vive este mercado, el trofeo más preciado sigue esperando su momento. Se trata del Hotel Westin Palace, una auténtica joya que adquirieron hace casi una década el fondo soberano de Singapur (GIC), Host Hotels & Resorts y el holandés ABP, que después de tantos años al frente, han ido dando a conocer, en privado, que están en posición de salida. Sin embargo, el elevado importe que pagaron en su momento está jugando en contra de una operación rápida. 

Cuando Starwood se desprendió de este elitista establecimeinto, lo hizo dentro de una cartera integrada también por dos hoteles en Italia (Roma y Milán) y otro en Reino Unido (Hayes), que vendió por un importe global de 488 millones de dólares (385 millones de euros al cambio de entonces). Ahora, sus expectativas solo para el español están por encima de los 300 millones, números que todavía se consideran elevados, pero que pueden dejar de serlo conforme se vayan cerrando otras operaciones... y cada vez vayan quedando menos trofeos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios