Hacienda abre diligencias al presidente del Atlético de Madrid por presunto fraude fiscal
  1. Empresas
la agencia tributaria le pide explicaciones

Hacienda abre diligencias al presidente del Atlético de Madrid por presunto fraude fiscal

El fisco pone la lupa en las sociedades de Enrique Cerezo, que al mismo tiempo está siendo investigado por engordar la taquilla de sus películas para cobrar subvenciones públicas

Foto:  Enrique Cerezo durante un foro celebrado el pasado mes de octubre. (EFE)
Enrique Cerezo durante un foro celebrado el pasado mes de octubre. (EFE)

Cuando el Atlético de Madrid alcanzó el liderato de la liga española de fútbol, Enrique Cerezo, presidente del club rojiblanco, se las prometía muy felices. En la comida de Navidad con la prensa, el productor cinematográfico de profesión repartió parabienes pese a que en ese momento ya sabía que la Agencia Tributaria le había abierto diligencias por presunto fraude fiscal.

Según han confirmado fuentes próximas al Ministerio de Hacienda, los inspectores le han abierto un expediente a Enrique Cerezo, si bien evitan dar detalles concretos sobre las explicaciones que el mayor productor de cine de España tendrá que dar al fisco. Lo que sí agregan es que el también presidente del Atlético de Madrid ya ha estado en las oficinas de la Agencia Tributaria para conocer los cargos de los que le acusan y la posible solución para evitar un conflicto largo.

Cerezo no ha respondido a las llamadas de El Confidencial para conocer su versión sobre esta información, según la cual el empresario madrileño de 67 años debe hacer frente a una multa de varios millones de euros después de que los inspectores de la Agencia Tributaria hayan advertido de presuntas irregularidades en las declaraciones de impuestos de su 'holding' de sociedades. Otras fuentes indican que el presidente rojiblanco está dispuesto a colaborar para resolver el expediente.

En varias de sus empresas las cuentas están siendo inspeccionadas desde 2008 y 2009 en lo relativo a los impuestos, el IVA y la renta de las personas físicas

Las sociedades de Enrique Cerezo tenían establecido un sistema de amortización de las películas que adquiere para su posterior explotación muy conservador, sistema que fue aceptado por la Agencia Tributaria en sus inspecciones, con coeficiente máximo de 33% y un plazo máximo de seis años. Pero en 2012 cambió ese criterio y lo elevó hasta el 55%, lo cual llevó a Video Mercury Films, la empresa a través de la que tiene el 22% de las acciones del Atlético de Madrid Sociedad Anónima Deportiva, a entrar en pérdidas, con la consiguiente generación de un crédito fiscal. En las cuentas oficiales de Video Mercury no se especifica el motivo de la modificación del criterio contable.

En varias de las empresas de Enrique Cerezo, como la citada Video Mercury Films, y Enrique Cerezo Producciones Cinematográficas, sus cuentas están siendo inspeccionadas desde 2008 y 2009 en lo relativo a los impuestos sobre sociedades, el IVA y a la renta de las personas físicas. Ni una ni otra ha depositado todavía en el registro mercantil el balance del ejercicio 2014, e incluso el de 2013 en el caso de la segunda.

Hacienda lleva meses poniendo la lupa sobre personalidades del mundo del ocio, entre los que destacan cineastas, actores y deportistas

Hacienda lleva meses poniendo la lupa sobre personalidades relacionadas con el mundo del ocio, entre los que destacan cineastas, actores y deportistas. Los nombres de Mascherano, Neymar, Messi, Casillas, Rafa Nadal, Sergio Ramos o Fernando Alonso han sufrido las dentelladas del fisco, según han publicado diversos medios como 'El Mundo' y 'El País'. Algunos, como el primer jugador argentino del Barça, han reconocido el delito y han pagado la sanción.

La taquilla del cine, falseada

Precisamente, Enrique Cerezo Producciones Cinematográficas se ha visto salpicada por la investigación que el Ministerio de Cultura ha abierto contra varias productoras de películas españolas por un posible fraude millonario en las subvenciones que otorga el Gobierno para crear cine nacional. Según publicó 'El País' a finales de noviembre, la estafa consistía en falsear el número de personas que habían pasado por taquilla para ver el filme, ya que si alcanzaba un mínimo de venta de entradas la productora tenía derecho a ayudas públicas de hasta 1,5 millones.

Solo en 2012, Cultura sospechó de la veracidad de los datos facilitados por exhibidores de 38 de los 74 filmes que pidieron ayudas. Las pesquisas judiciales salpican a productoras, distribuidoras y salas de cine de toda España, que están obligadas a dar las cifras de recaudación al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). Cultura otorga las subvenciones en función de una combinación de parámetros que valoran la inversión realizada, su recaudación y, básicamente, la cifra de espectadores.

El redactor recomienda