Piden 90 millones de euros por su venta

Ada Colau y Jaume Roures intentan dar el pase a la sede de Mediapro en Barcelona

La productora televisiva y el Ayuntamiento han estado negociando vender la sede del edificio en la capital catalana al grupo GE Capital, el cual se descolgó de la operación en el último momento

Foto: Jaume Roures en una imagen de archivo. (Reuters)
Jaume Roures en una imagen de archivo. (Reuters)

El capitalista trotskista y la alcaldesa de los desahucios son ahora socios circunstanciales. El pasado mes intentaron un pelotazo de 30 millones. No les salió pero la operación sigue viva. El hombre fuerte del grupo Mediapro, Jaume Roures, controla a través de Imagina Media Audiovisual el 70% del edificio Imagina, en plena Diagonal de la capital catalana. El 30% restante es propiedad del Ayuntamiento de Barcelona a través de la sociedad municipal Bimsa, cuya última responsable es Ada Colau. El edificio ha estado a punto de venderse en una operación que muestra la intención de ambos propietarios de darle el pase a su principal activo inmobiliario.

Portavoces de Mediapro han declinado hacer declaraciones. Pero otras fuentes financieras conocedoras del proyecto han confirmado que hace un mes llegó a haber negociaciones muy avanzadas para que el edificio Imagina fuese adquirido por un fondo del grupo estadounidense GE Capital. La operación se cifró en 90 millones para un inmueble que en su día costó 60 millones, cuando se acabó en 2006. La diferencia es la plusvalía antes comentada.

Vista aérea de la ubicación del edificio.
Vista aérea de la ubicación del edificio.

La sede de Mediapro se encuentra en Barcelona, en concreto en el número 177 de la Diagonal. Es uno de los edificios emblemáticos del 22@, el distrito tecnológico que el Ayuntamiento impulsó en el barrio de Poblenou. Cuenta con una torre de 17 plantas, 12.000 m2 de oficinas y alberga siete platós para rodajes y programas televisivos. La propia Mediapro y otras productoras y empresas creativas son sus principales inquilinos.

La operación se encuentra ahora en una fase de esperar y ver. Fuentes financieras dan por hecho se volverá a poner sobre la mesa en un entorno de dinero barato y de gran atractivo de Barcelona para los inversores inmobiliarios, aunque Roures y sus socios de Mediapro no tengan especial prisa para llevarla a cabo.

GE Capital se retiró cuando el fondo asignado puso reparos al régimen concesional del activo, ya que el solar sobre el que se construyó el inmueble es una concesión municipal a 75 años, de los que este próximo año ya habrán pasado diez.

Marco legal restrictivo

El marco legal de la concesión, que en su día diseñó el alcalde socialista Jordi Hereu resulta muy restrictivo, según han confirmado fuentes inmobiliarias conocedoras de la misma, ya que limita los usos autorizados del activo a la producción audiovisual y de nuevas tecnologías y no toda la demanda de la zona, que la hay, va por ese camino. A pocos metros, por ejemplo, se está instalando la nueva sede del bufete Cuatrecasas, una buena noticia inmobiliaria pero una muestra de que la clientela es más amplia.

La fórmula concesional facilita obtener el suelo en la fase inicial de promoción, pero luego es un lastre para vender el edificio a inversores privados

Desde un punto de vista financiero, la operación se parece a la que llevó a cabo Telefónica cuando compró su propio edificio en Diagonal 0-0. Pero en ese caso el Ayuntamiento que encabezaba Xavier Trias sí que había hecho los deberes y había cambiado de manera previa el régimen concesional que tenía el activo a cambio de unas permutas de terrenos para convertirlo en una propiedad privada pura y dura, lo que facilita el desembarco de los inversores privados.

Los regímenes concesionales abaratan la toma de control de suelo en la fase de promoción, y más en zonas tan codiciadas como la Diagonal de Barcelona. Sin embargo, luego dificultan darle salida al inmueble cara a inversores puramente financieros y que desconfían de un marco legal que les obliga a devolver el activo una vez finalizada la vida de la concesión.

Precedentes

No es la primera vez que Mediapro optimiza sus activos inmobiliarios. En el 2007, un año después de inaugurar el nuevo inmueble en la Diagonal, vendió su sede en Esplugues de Llobregat por 57 millones de euros a ING Real Estate. Como ahora, entonces Mediapro ofreció quedarse como principal inquilino.

Edificio de Mediapro.
Edificio de Mediapro.

El edificio objeto de deseo ahora cuenta con mucho más glamour. Tiene, entre otros, el premio de arquitectura Ciutat de Barcelona. Y su arquitecto, Carlos Ferrater, ganó el Premio Nacional de Arquitectura. Se trata de una construcción que constituye un homenaje a Mies van der Rohe y cuya característica principal es que sus plantas diáfanas, sin columnas, se apoyan únicamente en la estructura exterior. Se ignora si Ada Colau y su equipo municipal alterarán la calificación urbanística y el marco concesional para facilitar la venta de esta torre de oficinas.

Tras la salida de Imagina de Emilio Aragón, Andrés Varela Entrecanales y Manuel Valdivia, el accionariado de Mediapro es prácticamente idéntico al de Imagina. La sociedad Imagina Media Audiovisual, además de producir series como “Águila Roja” es la propietaria del 3% del grupo Atresmedia, cuyo valor en bolsa ronda los 67 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios