alarga el vencimiento de 600 millones de euros

La banca da oxígeno a Isolux al refinanciar T-Solar y facilitarle su próxima venta

El grupo de ingeniería empieza a ver la luz al final del túnel al conseguir alargar el vencimiento de 600 millones de deuda de su filial de renovables, clave para poder traspasarla en los dos próximos meses

Foto: Foto: Isolux Corsán.
Foto: Isolux Corsán.

Ocho meses después de pedir a la banca árnica para T-Solar, Isolux ha conseguido que Banco Santander, Caixabank y BBVA hayan refinanciado la deuda de 600 millones vinculada a su filial de energías renovables. La firma del acuerdo, que ha estado en el aire desde el pasado mes de septiembre, se llevará a cabo entre hoy y mañana si no hay ninguna oposición de última hora.

Fuentes financieras aseguran que la extensión del vencimiento del pasivo de T-Solar por los próximos cinco años se rubricará en las próximas horas, lo que permitirá a Isolux poder cerrar casi en paralelo la venta de esta filial de energías verdes. El grupo de ingeniería y construcción ha ofrecido esta compañía termosolar a varios fondos de capital riesgo que habían puesto como condición para analizar la compra el acuerdo previo con la banca.

Una vez se firme la refinanciación, Isolux tendrá las manos libres para desprenderse de T-Solar, por la que espera ingresar entre 140 y 170 millones de euros. Un dinero que le vendrá muy bien para reducir su elevado endeudamiento, que asciende a 4.000 millones entre la deuda corporativa y la vinculada a proyectos. Una situación que ha provocado que varias agencias de calificación hayan bajado aún más su nivel de solvencia, degradado desde hace tiempo a bono basura.

T-Solar es una de las múltiples compañías de renovables afectadas por el recorte impuesto por el PP a las primas a las energías limpias. Al bajar la retribución que cobran por la generación de la luz, y dado su altísimo grado de apalancamiento o deuda, la compañía no era capaz de atender sus obligaciones financieras con los bancos que le habían prestado el dinero para construir sus plantas.

Foto: Isolux Infrastructure.
Foto: Isolux Infrastructure.

Ya en 2013, la subsidiaria de Isolux tuvo que pedir una prórroga o 'waiver' a los bancos acreedores al incumplir parte de los términos de los préstamos sindicados que había pedido a BBVA, Santander y CaixaBank, principalmente, para financiar sus parques eólicos y fotovoltaicos. Dichos créditos obligaban a la compañía a mantener unos ratios de ebitda sobre la deuda que, de no cumplirse, podrían activar la ejecución de las garantías. La banca le dio la moratoria con carácter excepcional.

Nuevas aportaciones de fondos

Pricewaterhouse (PwC), el auditor de la sociedad, ya había avisado en su último informe anual de que, en función del impacto final de la nueva regulación en las cuentas, la continuidad de la actividad quedaría condicionada “al apoyo de los accionistas y al resultado del proceso de refinanciación que se llevará a cabo”. Es decir, que T-Solar necesitaría nuevas aportaciones de fondos, amén de un plazo mayor para devolver los cerca de 600 millones de deuda.

De hecho, Pricewaterhouse aprobó las cuentas anuales de T-Solar con salvedades, al tratarse de “una incertidumbre significativa sobre la capacidad del grupo para continuar su negocio, de forma que pueda realizar sus activos y pasivos por los importes y con la clasificación con la que figuran en las cuentas anuales consolidadas”.

Junto a la venta de T-Solar, Isolux está tratando de desprenderse de su negocio de líneas de transmisión en Brasil, país que está en plena recesión, lo que dificulta que un comprador pague un precio razonable por este activo. Además, la empresa dirigida por Luis Delso ha puesto en el mercado su división de aparcamientos, por la que podría ingresar unos 60 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios