Reunión en la sombra

Ahora Madrid trata de silenciar el recorte de infraestructuras en Operación Chamartín

El ayuntamiento celebró ayer, con gran oscurantismo, la segunda mesa de Operación Chamartín, un debate en el que se vieron los ajustes que el concejal de Urbanismo quiere hacer a las infraestructuras

Foto: Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de Operación Chamartín.
Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de Operación Chamartín.

Sin luz ni taquígrafos. Así ha discurrido la segunda mesa del debate -en teoría- abierto que la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible puso en marcha el pasado noviembre. Entonces, la cartera dirigida por José Manuel Calvo anunció a bombo y platillo que iba a organizar tres mesas para "ampliar el consenso" y "lograr las mejores soluciones" para todo el plan de actuación conocido tradicionalmente como Operación Chamartín y ahora rebautizado como Distrito Castellana Norte. Unos encuentros de gran calado, ya que en su mano está todo el actual plan de mejora de las infraestructuras de transporte de la zona norte de Madrid, mejoras que el consistorio ahora se plantea ajustar.

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, el carácter asambleario y transparente con que se anunció esta iniciatvia ha quedado silenciado en su segundo encuentro, como se puso de manifiesto en la reunión celebrada ayer por la mañana, a la que el ayuntamiento, a diferencia de como actuó en noviembre, no ha dado publicidad. Es más, ni siquiera se recogió en la agenda pública del concejal Calvo, quien se limitó a poner un tuit desde su perfil personal donde se ciñó a afirmar: "Abordamos la movilidad y el tráfico para darle la mejor solución al desarrollo Norte de nuestra ciudad", pero sin explicar que se trata de la segunda mesa del debate abierto que su propio consistorio publicitó hace un mes.

Según explican fuentes del ayuntamiento, el silencio del edil de Urbanismo podría tener relación con la crisis interna que atraviesa en estos momentos Ahora Madrid, precisamente por la gestión de los planes urbanísticos en la capital, que han provocado una grieta dentro del equipo de Gobierno, y especialmente en las bases del partido, que se sienten decepcionadas con algunas de las actuaciones del concejal Calvo, como la gestión de Raimundo Fernández Villaverde.

El oscurantismo con que se ha organizado esta segunda mesa ha sorprendido tanto a los responsables de Distrito Castellana Norte como a los partidos de la oposición, que también reconocen cierta extrañeza en que no hubiera una convocatoria pública y la ausencia absoluta de los periodistas, que en la anterior ocasión abarrotaron el encuentro, una primera cita que, incluso, contó con lista de invitados.

De hecho, aquel escrito publicado por el ayuntamiento madrileño anunciaba un debate en el que participarían técnicos municipales, representantes del Ministerio de Fomento, miembros de la Comunidad de Madrid, colegios profesionales, universidades, asociaciones vecinales y grupos políticos municipales para buscar las mejores soluciones y el máximo consenso en la intervención urbana.

El concejal de Urbanismo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo. (EFE)
El concejal de Urbanismo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo. (EFE)

El contenido de la mesa celebrada este martes se ceñía a valorar el impacto de la movilidad en el proyecto. Desde las estaciones de metro y autobús hasta los accesos por distintas vías como la M-30. La situación a este respecto es "complicada", según explican miembros del PSOE-M, porque “es una zona muy colapsada de por sí y con el desarrollo podría serlo todavía más, por muchas infraestructuras que se hagan para tratar de evitarlo”.

Esa es la línea que defendieron también algunas asociaciones de vecinos, las que selectivamente fueron invitadas por el consistorio, que aprovecharon para mostrar su preocupación por el posible bloqueo de la zona con el proyecto, unas críticas que contrastan con las encuestas encargadas por Distrito Castellana Norte, cuya conclusión es que el 75% de los madrileños está a favor de este desarrollo.

Ajuste en las infraestructuras

Tras haber anunciado en su primer encuentro su deseo de reducir la edificacibilidad de Operación Chamartín, Calvo se enfrenta ahora a recortar las infraestructuras que Distrito Castellana Norte se había comprometido a desarrollar a cambio de sacar adelante este proyecto, entre las que destaca, por ejemplo, la mejora del Nudo Norte, valorada en 150 millones de euros y que ahora se encuentra en el aire.

Los mismos técnicos del Ayuntamiento que ponen ahora entredicho los planes para el Nudo Norte firmaron hace pocos meses informes a favor del plan

El gran problema que se esconde detrás del deseo de rebajar la edificacibilidad es que exige un tijeretazo a todas las infraestructuras públicas para que el proyecto sea rentable, algo que reconoce el propio ayuntamiento, y que se abordó en la reunión de ayer. Según han confirmado varios asistentes, durante más de dos horas se estuvo hablando sobre el Nudo Norte y el Nudo de Manoteras, cruces clave para la ciudad y que, según fuentes políticas, ya sea con o sin Operación Chamartín, deberán llevarse a cabo.

Tanto en el encuentro de ayer como en el celebrado en noviembre, diversos miembros del área de Planeamiento, Desarrollo Urbano y Movilidad, y de Estrategia Urbana, criticaron la indefinición con que el proyecto de Distrito Castellana Norte recoge estas infraestructuras, una reprobación al plan que contrasta con el hecho de que los directivos que realizan estos reproches son los mismos técnicos que hace pocos meses firmaron los informes a favor a este desarrollo. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios