ANTES DE FINALES DE AÑO

Josep Pujol saldrá de Indra de puntillas con el recorte de la filial del grupo en EEUU

El consejo de administración de Indra tiene decidida la destitución del hijo de Pujol, pero no quiere que el despido sirva de escarnio para no provocar mayores escándalos que dañen a la empresa

Foto: Josep Pujol Ferrusola en una imagen de archivo. (EFE)
Josep Pujol Ferrusola en una imagen de archivo. (EFE)

Los nuevos responsables de Indra han decidido soltar lastre en Estados Unidos y, de paso, quitarse de en medio a Josep Pujol, actual responsable de desarrollo corporativo de la empresa en el mercado americano. La destitución cuenta con el respaldo del consejo de administración que preside Fernando Abril Martorell y se materializará antes de finales de año, poniendo punto y final a una relación profesional que se remonta al año 2001, cuando Indra adquirió Europraxis, la sociedad consultora participada por el hijo del expresidente de la Generalitat de Cataluña.

La integración de Europraxis en el perímetro de actuación de Indra implicó la incorporación de Josep Pujol al equipo directivo del grupo que entonces presidía Javier Monzón. La sociedad cotizada, líder en el mercado de las tecnologías de la información, pagó cerca de 44,5 millones de euros por la compra pero consiguió abrir la puerta del mercado institucional de Cataluña con la obtención de importantes contratos durante los primeros años. Las cañas se tornaron después en lanzas con la irrupción del Gobierno tripartido, principalmente desde finales de 2006, cuando José Montilla tomó el relevo de Pascual Maragall al frente de la Generalitat.

Junto a Josep Pujol llegaron también a la empresa otros profesionales de reconocido prestigio que habían formado parte del equipo fundacional de Europraxis. Entre los mismos destacaba Javier Piera, prácticamente destinado a convertirse en consejero delegado cuando falleció víctima de un infarto masivo en junio de 2009. El puesto de primer ejecutivo en Indra sería ocupado finalmente por Javier de Andrés, que todavía sigue en el cargo y cuyo nombre figura en la relación de imputados por el denominado caso Púnica.

Una suerte distinta va a correr el hijo de Jordi Pujol, aunque sus problemas con la justicia no tienen nada que ver con los trabajos que haya podido desarrollar como directivo de Indra. Josep Pujol Ferrusola ha sido imputado recientemente por un presunto delito de blanqueo de capitales tras la ampliación de las investigaciones que desde hace tres años realiza la Audiencia Nacional sobre el patrimonio del clan encabezado por su padre. La venta de Europraxis ha estado también bajo el ojo avizor de la UDEF, la unidad especial de la Policía Nacional que persigue las supuestas irregularidades económicas, pero hasta ahora no se han encontrado indicios que puedan dar lugar a ninguna causa de tipo penal.

El hijo de Pujol pactó hace más de un año con la dirección de Indra marcharse a Miami para alejarse de la tormenta que arrecia a su familia

La actividad de Josep Pujol durante estos 14 años en Indra ha estado vinculada con funciones de carácter comercial, principalmente dentro del departamento de Relaciones Internacionales. Acuciado por la tormenta familiar de la que siempre ha tratado de mantenerse alejado, el interesado consiguió que el grupo le destinara como miembro de la alta dirección en la filial de Estados Unidos. Desde septiembre de 2014, Josep Pujol tiene fijada su residencia en Miami, donde está localizado realmente el centro neurálgico de operaciones de la multinacional española con vistas al desarrollo de negocio en todo el continente americano.

Indra ha ido incrementando su presencia en Estados Unidos a lo largo de los últimos años con una pequeña sede en Washington y la ya citada (y mucho más grande) de Florida. En total, el grupo tiene en el país más de un centenar de trabajadores pero el volumen de negocio a duras penas supera los 50 millones de euros, lo que no supone una masa crítica suficiente para garantizar futuros planes de expansión. Más bien al contrario, la filial de Estados Unidos va a ser reestructurada como consecuencia del plan estratégico presentado a los inversores el pasado mes de julio y que constituye, en la práctica, un severo recorte de todo el grupo.

La estrategia de Indra en el mercado estadounidense apunta a una redefinición de las líneas de negocio que serán orientadas casi de manera exclusiva a los mercados financiero y energético. La empresa no cerrará su filial en el país como ha ocurrido en el caso de Venezuela pero reducirá el peso de su estructura en un claro proceso menguante que implicará la salida de alguno de sus principales ejecutivos en Estados Unidos. Ni qué decir tiene que el primero y más importante en la lista de despedidos será Josep Pujol, aunque esta vez el consejo de administración no quiere hacer alardes de la destitución para evitar nuevos escándalos que puedan convertirse en un bumerán contra la imagen y reputación de la entidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios