Repsol sopesa vender su red de gasolineras para rebajar sus niveles de deuda
  1. Empresas
Para mantener el 'rating' y pagar dividendos

Repsol sopesa vender su red de gasolineras para rebajar sus niveles de deuda

La compañía ha calificado como no estratégico su negocio de distribución de carburantes al por menor, que podría incluso ser colocado en bolsa con el fin de reducir su endeudamiento

Foto: Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol. (Reuters)
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol. (Reuters)

Vender todo lo que sea necesario para mantener el nivel mínimo de solvencia y retribuir a los accionistas es la consigna que Josu Jon Imaz ha impuesto para enderezar las cuentas de Repsol, castigadas por el desplome del precio del petróleo. Además de poner a la venta sus yacimientos en Asia, su división de energías renovables marinas y activos en Perú y Ecuador, la compañía está barajando qué hacer con su extensa red de gasolineras en España, un negocio que internamente se ha definido como “no estratégico”.

Así lo han asegurado fuentes internas de Repsol, que se remiten a la presentación que el pasado 15 de octubre hizo el consejero delegado para exponer las líneas maestras del futuro de la petrolera española. En las 45 páginas del documento, bautizado como 'Valor y resilencia', el negocio de las estaciones de servicio no aparece entre los activos a proteger o entre las divisiones clave de la hoja de ruta.

Fuentes del mercado aseguran que Imaz está analizando las distintas posibilidades para desprenderse de los puntos de distribución de Repsol, ya sea mediante la venta a un operador industrial o a un fondo de inversión. Otra de las alternativas que ha analizado la cúpula directiva de la empresa energética es hacer una oferta pública de venta (OPV), tal y como acaban de hacer otras compañías del sector en Europa, Asia y Oceanía.

El consejero delegado de Repsol ha estudiado varias colocaciones en bolsa que se han hecho a lo largo de 2015, como la de la irlandesa Applegreen, una pequeña empresa con 152 estaciones de servicio en el Reino Unido, que fue valorada en unos 300 millones de euros. Por su parte, Merrill Lynch y Deutsche Bank han sido elegidos para coordinar el salto al parqué de Viva Energy, la filial australiana de gasolineras de Royal Dutch, por unos 1.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, la mayor empresa de crudo de Bahréin también tiene decidido sacar al mercado su negocio de distribución de carburantes, mientras que Sinopec, socio de Repsol, ha analizado también una OPV de su filial, la cual ha sido valorada en cerca de 5.000 millones.

El líder de un mercado muy concentrado

Repsol cuenta con 4.649 estaciones de servicio en todos los países en los que se desarrolla su actividad de 'downstream'. Pero la mayoría de la red la tiene en España, donde cuenta con 3.585 puntos de venta, de los cuales el 71% tenía un vínculo fuerte y el 29% era de gestión propia. Del total, 3.157 operan bajo la bandera de Repsol, mientras que 283 lo hacen bajo la marca de Petronor, en el País Vasco principalmente, 123 con la enseña Campsa y 19 con el nombre de Petrocat (Cataluña).

El grupo participado por Caixabank y Sacyr tuvo en 2014 unas ventas de gases licuados (GLP) de 1.343 millones de euros, un 4,83% más que en el ejercicio anterior, según la memoria oficial de la compañía. No obstante, esa cifra no filtra el porcentaje de GLP vendido para uso doméstico (agua caliente y calefacción) y el gasóleo destinado a las industrias y a la agricultura. En el resto de países, las estaciones de servicio se repartían entre Portugal (440), Italia (250) y Perú (374).

En 2014 había en España un total de 10.712 gasolineras, un 20,3% más con respecto a las que se registraban al inicio de la crisis que arrancó en el año 2007, según la memoria anual de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP). De acuerdo con los datos oficiales, en comparación con el ejercicio 2013, el número de estaciones de servicio creció un 0,8%. Sin embargo, este aumento de la oferta no se ha traducido en una mayor competencia ni en una bajada de precios.

Repsol ha recibido varias multas por infracciones graves por parte de la Comisión de la Competencia por manipular los precios de venta al público

El pasado mes de junio, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) impuso a Repsol una multa de 22,59 millones de euros por considerar que en sus relaciones con sus estaciones de servicio abanderadas había cometido infracciones en materia de formación de precios o aplicación de descuentos. La petrolera, que ya había sido sancionada en marzo con 8,75 millones por incumplir una resolución de 2009, calificó la medida de "injusta, desproporcionada y carente de fundamento", al tiempo que anunciaba la interposición de un recurso ante la Audiencia Nacional.

Del número total de estaciones de servicio, el 71,8% corresponde a los operadores mayoristas, liderados por Repsol, que cuenta con las citadas 3.585 gasolineras (46,5% del mercado), seguida por Cepsa, con 1.477 (19,2%), y BP, con un total de 637 centros (8,3%). Un total de 2.130 estaciones de servicio corresponden a marcas diferentes a los operadores mayoristas, lo que supone casi el 20% del total.

El pasado año, el consumo de gasolinas bajó un 0,8%. No obstante, el de carburantes para la automoción creció 1,4% gracias a la subida de los gasóleos de automoción, que ascendieron un 2%. Un incremento que ha continuado este ejercicio al calor de la mejoría de la economía y que puede facilitar la venta de la filial de Repsol. Otras fuentes sostienen que esta compañía es muy cíclica y tiene poco potencial de crecimiento, por lo que sus posibilidades de salir a bolsa se reducen.

Repsol Josu Jon Imaz Gasolina Salidas a bolsa
El redactor recomienda