¿Venganza en Planeta? Dos informes a Banco Sabadell y CNMV cuestionan sus finanzas
  1. Empresas
prolongación del polémico informe difundido en julio

¿Venganza en Planeta? Dos informes a Banco Sabadell y CNMV cuestionan sus finanzas

La participación de la familia Lara en Banco Sabadell vuelve a servir de gancho para que la Federación Mundial de Inversores y Aemec muestren sus dudas sobre Grupo Planeta

placeholder Foto: El presidente del grupo Planeta, José Creuheras. (EFE)
El presidente del grupo Planeta, José Creuheras. (EFE)

La primera carta, fechada el 14 de octubre, la remitió la Federación Mundial de Inversores (WFI, en sus siglas en inglés). El destinatario era el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. La segunda, fechada el 30 de octubre, la envió la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec), que a su vez es miembro de la WFI. En este caso, había dos destinatarios: de nuevo el presidente de la entidad catalana y la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez. Ambas misivas prolongan un polémico informe que la WFI ya difundió en julio, en el que denunciaba, entre otros casos de potenciales problemas en distintas compañías cotizadas, que las minusvalías latentes que la familia Lara tiene en Banco Sabadell pueden acabar desestabilizando a la entidad y perjudicando a los accionistas minoritarios del banco.

Tres meses después, la WFI, secundada por Aemec, vuelve a la carga con el envío de esas cartas. Lo hace poniendo el foco no solo en la familia Lara, sino fundamentalmente en el Grupo Planeta. Fuentes conocedoras de la situación señalan que tras estos "extraños" y "sorprendentes" informes figura un antiguo socio de Planeta que busca generar dudas sobre las finanzas del Grupo y que pretende hacerlo en un momento muy concreto, en medio del revuelo político y mediático que se está viviendo en Cataluña y en vísperas de las elecciones generales.

Para ello, y con el fin de poder llegar a organismos com la CNMV o el Banco de España y así dar más alcance y relevancia a los informes, en ellos se alude a la participación que los Lara tienen en Banco Sabadell. Lo hacen porque la entidad sí cotiza en bolsa, circunstancia que tratan de aprovechar y que les sirve para referirse a los inversores del banco. O lo que es lo mismo, tanto el informe de julio como las cartas de ahora se centran en la situación financiera de los Lara, la extienden a Grupo Planeta y usan la participación de la familia en el Sabadell como medio para llegar a los supervisores y al propio presidente del banco y para justificar el motivo por el que les hacen llegar su contenido.

"Falta de transparencia"

En la carta que remite la WFI, firmada por su presidente y secretario general, Jean Pierre Paelinck, traslada al presidente de Banco Sabadell el contenido del informe publicado en julio, del que dice que ya se puso en conocimiento de la CNMV y del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC). La Federación Mundial de Inversores insiste en las pérdidas latentes que acumula la familia Lara con su inversión en Banco Sabadell, en cuyo capital está presente a través de su sociedad patrimonial, Inversiones Hemisferio, y de sus participadas Jaipur Investment y Famol Participaciones.

Según consta en los registros de la CNMV, la familia Lara tiene un 2,6% del capital del banco a través de Hemisferio y Jaipur, en tanto que Famol, sociedad de la que la familia posee un 34,9%, ostenta otro 2,1%. La familia Lara llegó a tener más del 6% de las acciones de Banco Sabadell en 2010, pero su participación se ha ido diluyendo tras las ampliaciones que ha realizado la entidad desde entonces.

Subrayando que la familia Lara entró en el Sabadell cuando sus acciones cotizaban a ocho euros y que ahora su precio es inferior a los dos euros, la WFI enfatiza que "para evitar la pérdida de valor que la familia Lara ha sufrido en Banco Sabadell, Inversiones Hemisferio contabiliza su inversión en la entidad como una compañía asociada por el método de puesta en equivalencia, que no refleja la pérdida de valor sufrida por la acción". También recuerda que José Manuel Lara García es consejero del banco y que los Lara, junto con otras familias catalanas que entraron en el Sabadell en 2006, tienen un pacto parasocial por el que se comprometieron a no vender sus títulos hasta 2016.

A partir de esta argumentación, la WFI afirma que "sin duda, este es un ejemplo de la falta de transparencia". Y añade: "[Esta situación] supone un serio riesgo para los accionistas minoritarios del banco que usted preside [en referencia a Oliu] y debería ser tenida en cuenta para fortalecer las prácticas del buen gobierno corporativo y la transparencia que debe definir al mercado financiero".

12 preguntas... más una

Siguiendo la senda de esta notificación, Aemec toma el testigo del WFI con una segunda carta. Incluso va más allá, porque recuerda que en el informe de julio se afirmaba que, en caso de contabilizar "correctamente" el valor de la participación en el Sabadell, "dicho Grupo [Planeta] estaría bajo causa legal de disolución, y que esa situación se ha mantenido en las diferentes refinanciaciones realizadas en los últimos años".

placeholder El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Según los cálculos de la WFI, el desfase entre el valor contable reflejado por la familia Lara y el ajustado a la cotización actual del banco se mueve "aproximadamente entre los 334 y los 468 millones de euros (entre 2011 y 2013)". En las cuentas depositadas por Hemisferio a finales de 2013, su patrimonio neto se situaba entonces en los 358,8 millones de euros. Entre 2008 y 2013, el valor de la participación de Hemisferio en el Sabadell, según se recoge en sus memorias consolidadas, pasó de 512,1 a 433,7 millones de euros. "Sin duda, son unos informes muy raros. Sin embargo, y siguiendo un principio de prudencia contable, sería conveniente que la familia Lara, aunque no tenga pensado desprenderse de su participación en el banco, ajuste su valoración contable a los actuales precios de mercado", reconocen esas fuentes conocedoras de la situación.

A partir de ese planteamiento, y "siempre bajo el prisma de la defensa de los intereses de los accionistas minoritarios", Aemec, cuyo secretario general es Javier Cremades, presidente fundador del despacho Cremades & Calvo Sotelo y vinculado al Partido Popular, formula 12 preguntas al presidente de Banco Sabadell y también pone en copia a la CNMV. Entre esas cuestiones, pregunta a Oliu si conoce "la delicada situación financiera de su accionista", en alusión a la familia Lara, o si le parece "beneficioso, perjudicial o neutro" que "uno o varios representantes de su consejo mantengan en su grupo de empresas valoraciones tan alejadas del valor razonable de las acciones" del banco.

A estos interrogantes añade otros sobre la condición de consejeros independientes de los Lara en el consejo del banco o sobre los pactos parasociales alcanzados por la familia. En esas cuestiones, las referencias a Grupo Planeta, y no a Hemisferio, son constantes.

"Todo ello preocupa a Aemec, ya que de ser ciertos los supuestos contenidos con anterioridad, podría suponer una situación de riesgo para los accionistas minoritarios del Banco de Sabadell", continúa la carta. Y añade la última pregunta -la decimotercera- a Josep Oliu: "¿Puede usted confirmarnos si el consejo de administración ha evaluado o está evaluando tomar medidas al respecto para proteger los intereses de todos los accionistas y, sobre todo, de los minoritarios?". Como despedida, manifiesta que espera "una pronta respuesta a las cuestiones planteadas en la presente misiva".

Noticias Banco Sabadell Grupo Planeta Josep Oliu CNMV Elvira Rodríguez Mercados Accionistas José Manuel Lara
El redactor recomienda