resultados del tercer trimestre del año

Deloitte advierte de la viabilidad Abengoa por las pérdidas globales de 722 millones

La compañía reconoce números rojos históricos y el cierre de líneas de financiación por parte de una serie de bancos que dificultan seriamente su futuro a corto plazo

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Abengoa ha presentado los resultados de los nueve primeros meses del año, periodo en el que la compañía ha reconocido unas pérdidas históricas globales de 722 millones de euros, tal y como adelantó en exclusiva esta mañana El Confidencial. Unos números que han provocado que Deloitte, el auditor del grupo, advierta sobre la viabilidad de la multinacional sevillana dados los problemas para acceder a los mercados de deuda y el cierre de líneas de financiación por parte de una serie de bancos.

En un hecho poco habitual cuando se trata de cuentas trimestrales, Deloitte ha puesto este párrafo de énfasis en el encabezamiento de la presentación de las cuentas relativas a los meses de enero a septiembre para advertir de la “existencia de de una incertidumbre que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la Sociedad para continuar como empresa en funcionamiento”. Una situación que Abengoa cree que se corregirá si finalmente se lleva a cabo la ampliación de capital de 650 millones de euros anunciada el 1 de agosto y se complementa el acuerdo para la entrada del Gonvarri Corporación Financiera en el capital.

La compañía ha comunicado unas pérdidas de 198 millones de euros derivado de la revisión a la baja de la participación en Abengoa Yield, la filial estadounidense cotizada en el Nasdaq. Unas minusvalías que contrastan con los 100 millones de beneficios obtenidos en el mismo periodo del año anterior. El Ebitda o resultado operativo fue de 528,5 millones, frente a los 602,6 millones de un año antes. La cifra de negocios también bajó desde los 5.065,3 hasta los 4.872 millones.

Abengoa admite tener una posición de liquidez delicada. Algunas de las sesenta entidades con las que trabajaba han dejado de prestarle dinero

No obstante, según el balance proforma que acompañá a la advertencia de Deloitte, las pérdidas globales atribuidas a la sociedad dominante se elevan a 722 millones, mientras que las de todo el grupo, incluido los minoritarios alcanzan los 1.055 millones. Fuentes oficiales de Abengoa señalan que estos números son las diferencias de patrimonio e incluyen el 100% del mark to market de Abengoa Yield, así como las diferencias de conversion reconocidas al convertir los estados financieros de las sociedades con moneda distinta al euro (fundamentalmente por las sociedades brasileñas fruto de la depreciación del real brasileño). Dichas  diferencias de conversión y siguiendo los principios contables se reconocen directamente en el patrimonio consolidado, pero no en la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada.

Asimismo, la compañía reconoce que tiene pendiente pagos a proveedores por 2.203 millones de euros, mientras que dispone de líneas de confirming para hacer frente a estas obligaciones por 1.233 millones. La empresa dispone también de 157 millones en factoring y otros 387 millones correspondientes a derechos de cobro por la construcción de una planta de ciclo combinado en México.

Abengoa admite tener una posición de liquidez delicada debido a que la incertidumbre surgida este verano por el hundimiento de la cotización se ha traducido en “una ralentización del ritmo de aprobación por parte de algunas entidades financieras de las renovaciones de las líneas de circulante (factoring y confirming sin recurso). O lo que es lo mismo, que algunas de las sesenta entidades con las que la compañía trabajaba hasta hace poco han dejado de prestarle dinero. KPMG, en un informe pedido por los propios bancos acreedores, había concretado que el déficit de liquidez era de 250 millones, pero Gonvarri ha pedido a la banca que le garantice hasta 1.500 millones.

Dada esta complicada coyuntura, el grupo todavía propiedad de los Benjumea ha puesto en marcha un plan de desinversiones de 1.200 millones, un programa de ahorro de costes de 100 millones y la suspensión del dividendo hasta que recupere los niveles de solvencia adecuados para volver a tener la confianza de los bancos nacionales e internacionales. La multinacional tiene una deuda neta de 6.290 millones, más de diez veces su Ebitda, una proporción muy elevada que asusta a los inversores. Pero la exposición total de la banca teniendo en cuenta todo el dinero prestado o comprometido supera los 20.200 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios