entra en el consejo asesor para europa

JP Morgan ficha a Alfredo Sáenz como consejero pese a su condena e inhabilitación

Es el primer español que desembarca en este 'advisory council', que fue creado en 2005 por JP Morgan para rodearse de ejecutivos y políticos que han tenido un papel relevante en sus instituciones

Foto: Fotografía de archivo del ex consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz. (EFE)
Fotografía de archivo del ex consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz. (EFE)

Alfredo Sáenz, exvicepresidente y exconsejero delegado de Banco Santander, vuelve al trabajo. Según han confirmado fuentes oficiales, el que fuera hombre fuerte de la entidad financiera hasta abril de 2013 ha sido nombrado miembro del consejo asesor internacional de JP Morgan para Europa, Oriente Medio y Africa (EMEA, por las siglas en inglés), un órgano que se reúne entre dos y cuatro veces al año para analizar la evolución del banco, de la política y de la sociedad.

En enero de 2011, el directivo fue condenado por el Tribunal Supremo a tres meses de prisión, multa e inhabilitación especial para cualquier empleo relacionado con la banca por graves delitos. El indulto concedido in extremis por José Luis Rodríguez Zapatero, estando el Gobierno en funciones en noviembre de 2011, fue revocado posteriormente por el Alto Tribunal (febrero de 2013).

Sáenz es el primer español que desembarca en este ‘advisory council’, que fue creado en 2005 por JP Morgan para rodearse de ejecutivos y políticos que han tenido un papel relevante en sus instituciones; las retribuciones que abona son confidenciales. El que fuera mano derecha de Emilio Botín durante dos décadas compartirá asiento con otras personalidades como Antony Ball, exconsejero delegado del 'private equity' Brait; Pascal Colombani, presidente de la francesa Valeo, uno de los mayores proveedores mundiales de piezas para coches; Mikael Silvennoinen, presidente del 'head hunter' IMS Talent, y Rolf Watter, socio del despacho de abogados suizo Bar and Karrer.

Estos cuatro últimos fueron nombrados en diciembre de 2014 a través de un comunicado oficial, mientras que la incorporación de Sáenz no se ha publicitado. Su salida de Banco Santander fue más bien accidentada, una vez que el Supremo anuló el indulto que le concedió Zapatero tras haber sido condenado previamente a tres meses de prisión y a inhabilitación para ejercer funciones en el sector bancario por denuncia y acusación falsas contra unos deudores de Banesto.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Al suspenderse el indulto, Sáenz volvió a tener antecedentes penales, lo que le colocaba en una difícil situación para seguir en su cargo pese a que Emilio Botín aseguró en la junta de accionistas (marzo de 2013) que estaba convencido de la continuidad de su hombre de máxima confianza. La puntilla que le hizo abandonar la entidad financiera dirigida por la familia cántabra apenas un mes más tarde fue la transposición por parte del Gobierno mediante un real decreto de una normativa de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) sobre honorabilidad.

Una regla que pone en entredicho que un ejecutivo de primera línea condenado en firme pueda ejercer como banquero al máximo nivel. Antes de que el Banco de España decidiera sobre el caso concreto de Sáenz, el consejero delegado del banco presentó su renuncia por "motivos personales". Al poco tiempo, recibió la oferta inicialmente informal de JP Morgan, cursada por Emilio Saracho, vicepresidente del banco a nivel mundial, tal y como publicó El Confidencial. 

El exconsejero delegado del Banco Santander fue condenado a tres meses de prisión y a no poder trabajar en el sector financiero por el Supremo

Saracho quiso recuperarle, pese a la sentencia en firme del Supremo, por su experiencia en el sector financiero. Sin embargo, ambas partes consideraron que lo mejor era dejar pasar al menos un tiempo prudencial antes de estudiar la propuesta. Posteriormente, llegó la oferta en firme después de que la inhabilitación fuera analizada con detalle por los servicios jurídicos de JP Morgan, que en un primer momento negaron que Sáenz, quien cobró 88 millones de euros en concepto de pensión, se pudiese incorporar al banco.

No obstante, una vez analizada la letra pequeña, el banco estadounidense, con una gran presencia en España, donde es uno de los líderes en operaciones corporativas, ha considerado que la condena no le impide formar parte del citado 'advisory council'. Se trata de un organismo similar al que mantenía Banco Santander hasta noviembre de 2014. Ana Botín, ya como presidenta tras el fallecimiento de su padre, decidió disolver este consejo de notables del que formaba parte Rodrigo Rato, tras conocerse las acusaciones de fraude y blanqueo de capitales del ya imputado exministro de Economía por el caso Bankia y las tarjetas 'black'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios