MALESTAR EN EL GOBIERNO

Enel fagocita su filial Green Power y liquida la aventura en el sector español de renovables

Enel se hará con el 100% de su filial Enel Green Power (EGP), cuyos socios minoritarios en España pasarán a convertirse en accionistas de la matriz, que solo cotizará en la bolsa italiana

Foto: Parques eólicos promovidos por Enel en Ciudad Real. (EFE)
Parques eólicos promovidos por Enel en Ciudad Real. (EFE)

Enel, accionista de control de Endesa, ha decidido poner término también a su aventura en el mercado español de las energías renovables. La multinacional dirigida por el Estado italiano ha ultimado de manera definitiva la hoja de ruta orientada a asegurar la propiedad del 100% de Enel Green Power (EGP) dentro de una estrategia que tiene repercusiones directas en la bolsa española, donde la filial verde viene cotizando sus acciones desde hace cinco años. Los cambios regulatorios adoptados por el Ministerio de Industria han espantado las expectativas de negocio en un sector acostumbrado a vivir de las ayudas públicas.

El Estado italiano parece convencido de que ‘la fábula verde’ de la España anterior a la crisis es irrepetible, cuando menos en el actual marco legislativo impuesto por el Gobierno del Partido Popular para sanear el sistema eléctrico. El panal de miel, representado por las multimillonarias primas a las energías renovables, ha quedado seco tras los recortes llevados a cabo por la reforma energética del ministro José Manuel Soria y su secretario de Estado, Alberto Nadal. Así lo ha entendido la dirección de Enel, como se deduce de la singular operación ‘apaga y vámonos’ que está siendo asesorada por el bufete Garrigues.

El plan de Enel supone un cambio en la estructura accionarial de Enel Green Power apelando a una figura exclusiva de la normativa italiana que consiente lo que se denomina en el país transalpino una escisión parcial no proporcional. A partir de este vericueto legal, la empresa estatal pretende hacerse con el 100% del capital de su filial, en la que ahora posee cerca del 70%. El restante 30% de las acciones corresponde al 'free float' en bolsa, incluyendo la participación en manos de particulares españoles, que, de acuerdo con los registros de asignación inicial, suponen un total de 13.000 inversores.

La multinacional italiana Enel quiere hacerse con el 100% de su filial Enel Green Power sin tener que lanzar una OPA de exclusión en España

La multinacional italiana trata de ahorrarse el coste, económico pero también administrativo, que supondría el lanzamiento de una opa de exclusión siguiendo las directrices de la Ley del Mercado de Valores en España. Enel entiende que el porcentaje real de acciones de EGP que se negocian en las bolsas de nuestro país ni siquiera llega al 1% y propone como contrapartida un mecanismo de protección para los socios minoritarios, a los que la legislación italiana otorga un derecho de venta de sus títulos a un valor fijado sobre la media de precios de los seis meses anteriores a la convocatoria de la junta general que ha de aprobar la operación.

El calendario previsto por Enel para fagocitar su filial de energías renovables se pondrá en marcha a mediados de noviembre con la difusión de los anuncios de las asambleas de accionistas, que se celebrarán dos meses más tarde, esto es, en la primera quincena de enero. El periodo previsto para el ejercicio del derecho de separación de los accionistas que no hayan votado a favor del acuerdo concluirá a finales de enero, en tanto que el término final para la oposición de los acreedores finalizará a mediados de marzo. A finales de marzo se completará la operación, que supondrá la exclusión de bolsa de EGP.

De acuerdo con los estudios de viabilidad del proyecto, que han sido comunicados al Ministerio de Industria, la actual Enel Green Power trasladará a Enel SpA. todas las participaciones extranjeras integradas en la 'holding' financiera EGP Internacional. La matriz italiana ampliará capital con el fin de destinar las nuevas acciones como contrapartida de pago a los titulares minoritarios de Enel Green Power. En definitiva, Enel se convierte en socio único de su filial con propiedad plena sobre todos los negocios en el extranjero. Los minoritarios de Enel Green Power pasarán a ser accionistas de Enel SpA., cuyos títulos solo cotizarán en la bolsa italiana.

El Gobierno considera que la batalla contra Enel está perdida desde que se consintió que Endesa fuera adquirida por una empresa de un Estado extranjero

La operación que se plantea, salvando las distancias en sus términos económicos, recuerda en parte a la integración efectiva de Endesa y sus antiguas filiales latinoamericanas en el perímetro de consolidación de Enel. La multinacional italiana compensó el pago de la compra, fijado en 8.500 millones de euros, con el reparto de un suculento dividendo por parte de la empresa española, que fue a parar en gran medida a las arcas de la matriz. La multinacional italiana vuelve ahora a ingeniárselas para plegar velas con la flamante empresa de renovables, que en 2010 fue cotizada en las bolsas de nuestro país como prueba de reconocimiento y apuesta por el mercado español.

La jugada que se prepara no ha gustado nada en medios del Gobierno, donde consideran que Enel viene desde hace tiempo trabajando en este proyecto y ha lanzado su envite aprovechando el momento electoral en España y la escasa capacidad política que tiene ahora el Ministerio de Industria. En todo caso, las autoridades energéticas no parecen por la labor de dar una batalla menor que, en su opinión, está perdida desde hace tiempo. Casi desde el mismo momento, hace más de seis años, en que se consintió que la principal empresa eléctrica de nuestro país pasara a convertirse en la filial de una compañía controlada por un Estado extranjero. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios