El caso Maleni y la salida a bolsa de Unicaja estrechan el cerco sobre Braulio Medel
  1. Empresas
LA DIMISIÓN SE ANTOJA INEVITABLE

El caso Maleni y la salida a bolsa de Unicaja estrechan el cerco sobre Braulio Medel

La imputación en firme de Braulio Medel en el escándalo de los ERE falsos de Andalucía complica su continuidad en la presidencia de Unicaja. El Banco de España decidirá si no hay dimisión previa

placeholder Foto: Fotografía de archivo de Braulio Medel y Magdalena Álvarez. (EFE)
Fotografía de archivo de Braulio Medel y Magdalena Álvarez. (EFE)

Si existe un banquero incombustible en su cargo, ese es Braulio Medel, presidente de Unicaja desde el año 1991 y que se enfrenta a partir de hoy a lo que en medios del sector consideran un callejón sin salida para continuar al frente de la marca que da nombre a la fusión de las grandes cajas de ahorros de Andalucía y de Castilla y León. La imputación en el escándalo de los ERE, que ahora adquiere plena carta de naturaleza tras la desestimación ayer del recurso presentado ante la Audiencia Provincial de Sevilla, puede suponer algo así como ‘el final de la escapada’ de uno de los representantes más conspicuos del sistema financiero español.

La pregunta que ayer se hacían en medios oficiales tenía ribetes shakespearianos: renunciar o no renunciar, he ahí la cuestión que ahora deberá plantearse Medel antes de que el Banco de España, bajo el ojo avizor del Banco Central Europeo, exija una destitución forzada que podría afectar a toda la reputación del mercado bancario en España. La situación se antoja problemática porque, de entrada, los portavoces oficiales de Unicaja ya se pusieron hace meses la venda antes de recibir el golpe, señalando que la imputación en firme no era más que un paso dentro del proceso de instrucción judicial.

Dicho en otras palabras, Medel no tenía pensado dimitir o, por lo menos, esa era la posición dentro de Unicaja antes de que los tribunales provinciales rechazasen los alegatos de defensa de su presidente. El auto de la Audiencia Provincial de Sevilla estaba descontado en medios jurídicos de la capital andaluza desde antes incluso de las elecciones autonómicas de mayo, pero no ha sido hasta el pasado 5 de octubre cuando la resolución ha recibido fecha y rúbrica definitivas. A partir de ahora serán las autoridades de regulación las que deberán pelar la ‘patata caliente’ si es que, como parece, el presidente de Unicaja se enroca en el cargo.

La ley actual previene que las responsabilidades sean depuradas en el sector bancario en cuanto existan “investigaciones relevantes y fundadas“ de delitos

Las circunstancias del momento que vive el sector financiero en España, unido a los antecedentes del mismo procedimiento judicial de los falsos ERE de Andalucía, constituyen un cóctel explosivo para Braulio Medel. El listón de exigencia sobre las entidades bancarias está situado en lo más alto desde el célebre rescate que ha obligado a la economía nacional a pasar bajo la horca caudina de la troika y sus antipáticos hombres de negro. A ello se añade el proceso de integración sectorial ejercido a través de los nuevos organismos europeos de supervisión y resolución única. En definitiva, los bancos españoles, y qué decir de las antiguas cajas de ahorros, no pueden permitirse ahora ni media fisura.

Por esa razón, el Gobierno aprobó en abril de 2013 el real decreto que adapta los requerimientos de la Autoridad Bancaria Europea (EVA) sobre la evaluación de la adecuación de los miembros que integran los consejos de administración de los bancos y de sus titulares en funciones clave. Huelga decir que los presidentes ejecutivos deben figurar en primer tiempo de saludo a la hora de garantizar la honorabilidad de sus conductas. La normativa se cura en salud y previene situaciones sin necesidad de llegar a una condena en firme, reclamando la depuración de responsabilidades en cuanto que existan “investigaciones relevantes y fundadas” por delitos de blanqueo de capitales y contra el patrimonio, el orden socioeconómico, Hacienda pública y Seguridad Social.

La imputación de la jueza Mercedes Alaya contra Medel, que data ya de hace año y medio, se refiere a una presunta malversación de fondos por la participación del presidente de Unicaja en el consejo rector de la Agencia IDEA, dependiente de la Consejería de Trabajo de la Junta de Andalucía. Aunque la situación procesal no tiene nada que ver con la gestión profesional de Medel, lo cierto es que la imagen del banquero puede quedar gravemente dañada y eso puede afectar más si cabe a la entidad ahora que Unicaja se prepara para colocar sus acciones en el mercado a través de una salida a bolsa.

Magdalena Álvarez dimitió como vicepresidenta del BEI justo cuando la Audiencia de Sevilla rechazó su recurso contra la imputación de la juez Alaya

El banco que encabeza la antigua caja de ahorros de Málaga tiene de plazo hasta finales de 2016 para iniciar su contratación pública, de acuerdo con los compromisos acordados con las autoridades comunitarias. Unicaja ha empezado ya los contactos preliminares con los inversores y tiene previsto elegir en las próximas semanas al asesor financiero encargado de coordinar todos los trabajos de la oferta pública de venta (OPV). La posibilidad de afrontar una salida a bolsa con un presidente imputado en un escándalo de corrupción puede ser un obstáculo realmente muy difícil de superar para Braulio Medel, por mucha y muy acreditada que sea su histórica reputación en el sector bancario.

Al presidente de Unicaja tampoco le ayuda el antecedente protagonizado por la exministra Magdalena Álvarez. El llamado caso Maleni es una copia prácticamente calcada de lo que ocurre ahora con Medel. La dirigente socialista fue imputada en el mismo procedimiento de los ERE cuando ocupaba la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Magdalena Álvarez apeló la decisión de la jueza Alaya y se amarró al cargo hasta que la Audiencia Provincial de Sevilla rechazó el recurso. La antigua consejera de la Junta de Andalucía tuvo que dimitir entonces de su ilustre cargo en el órgano financiero comunitario, no sin antes dejar claro que la renuncia no estaba vinculada con la imputación. Quizá Braulio Medel tenga que hacer ahora lo mismo porque, tal y como están las cosas, lo realmente novedoso sería que el presidente de Unicaja continuase al frente de la entidad con toda la que está cayendo.

Noticias de Unicaja Banco Europeo de Inversiones Braulio Medel Banco de España Magdalena Álvarez Autoridad Bancaria Europea (EBA) Cajas de Ahorros Sector Financiero
El redactor recomienda