Caso Volkswagen: Martorell teme que el nuevo SUV de Seat quede en el aire en 2017
  1. Empresas
CONSECUENCIAS DEL 'DIESELGATE'

Caso Volkswagen: Martorell teme que el nuevo SUV de Seat quede en el aire en 2017

Los lanzamientos a medio plazo de todo el grupo Volkswagen (VW) se encuentran amenazados por el 'dieselgate', la manipulación del 'software' de control de emisiones de 11 millones de vehículos

Foto: Fábrica de Seat en Martorell. (Reuters)
Fábrica de Seat en Martorell. (Reuters)

Los lanzamientos a medio plazo de todo el grupo Volkswagen (VW) se encuentran amenazados por el 'dieselgate', la manipulación del 'software' de control de emisiones de 11 millones de vehículos, que se ha descubierto en Estados Unidos. Fuentes sindicales del grupo alemán en España apuntan a que las inversiones a corto plazo no peligrarían pero sí los futuros lanzamientos previstos a partir de 2019.

Así, por ejemplo, el nuevo Ibiza y el nuevo León de Seat, que son el grueso de los 3.300 millones de inversiones en cuestión, no correrían riesgo. Pero sí lo haría el nuevo SUV pequeño que Seat quiere fabricar en Martorell en 2017, modelo que quedaría en el alero.

Sin embargo, es evidente que Seat también tendrá que aplicar un recorte de costes. Si VW ha de reducir su inversiones en 1.000 millones anuales, Seat y el resto de filiales tendrán que alinearse con la marca matriz, pero todavía no se sabe en qué grado. Fuentes de Seat declinaron hacer declaraciones.

Precisamente este mes de noviembre está previsto que se reúna en la sede del grupo en Wolfsburgo la dirección de todo VW para hablar de estos planes a medio plazo, lo que incluiría lanzamientos de nuevos modelos clave para mantener los niveles de empleo en las factorías de todo el mundo. Y aquí es donde algunos nuevos proyectos se pueden frenar, dilatar en el tiempo o aparcarse definitivamente.

Plan de ajuste

La razón radicará en un plan de ajuste que podría llevar a cabo el grupo alemán para compensar la previsible caída de ventas que provocará el escándalo, según apuntan las mismas fuentes. En el caso de Seat ya se aplicó un plan de ahorro de costes de más de 200 millones en 2013, al que ahora se podría dar una vuelta de tuerca.

Además de aplazamientos de nuevos modelos, los sindicatos tampoco descartan un plan de ajuste en todo el grupo que podría llegar a afectar al empleo, pero más para compensar una posible caída de las ventas a causa de la pérdida reputacional que por hacer frente a la multa.

Estrategia para reducir la sanción

De hecho, VW ya cuenta con una estrategia para reducir la sanción, que se ha calculado en Estados Unidos en 18.000 millones de dólares. En medios internos de VW se arguye que este cálculo se basa en una multa de más de 30.000 dólares por coche afectado. Pero que esta cifra se vería reducida sensiblemente si VW asume sin coste para el cliente la revisión de los vehículos, cosa que el gigante alemán ya ha anunciado que piensa hacer.

Con esta estrategia se piensa minimizar el impacto de las sanciones, tanto en Estados Unidos como en Europa. Pero no reducirá otros impactos, como devoluciones de ayudas fiscales o caídas de las ventas. El coste para todo el grupo alemán será muy alto y se estima en más de 40.000 millones de euros.

Seat Martorell SUV Caso Volkswagen
El redactor recomienda