francisco javier García Sanz renueva como directivo

El amigo de Florentino Pérez que corta el bacalao en Volkswagen y Seat

Madridista, con un perfil mediático bajo, amable pero duro en las negociaciones y con casi 15 años de recorrido en la casa germana

Foto: Francisco Javier García Sanz y Florentino Pérez. (realmadrid.com)
Francisco Javier García Sanz y Florentino Pérez. (realmadrid.com)

Se llama Francisco Javier García Sanz, tiene 58 años y es el español más poderoso del grupo Volkswagen (VW), el cual vive estos días el peor momento de su historia por la crisis de los motores diésel trucados. Este madridista, amigo del presidente de ACS, Florentino Pérez, es el hombre clave para garantizar lo que hoy es el principal quebradero de cabeza del Gobierno español: que VW y Seat mantengan sus 4.200 millones de inversión y el futuro a medio plazo de las plantas españolas.

García Sanz puede tener un perfil mediático bajo, pero en muchos sentidos es la mano que mece la cuna. En medio de la mayor crisis del grupo, el pasado 25 de septiembre, VW anunció en un comunicado las claves del relevo de la cúpula del grupo: la misma que acabó con el mando de Martin Winterkorn y elevó a lo más alto entre otros al actual presidente, Matthias Müller, y al hasta entonces presidente de Seat, Jürgen Stackmann, como responsable de ventas. Pues allí, en apenas dos líneas, se notificaba que “el consejo de supervisión prorrogó el contrato con Francisco Javier García Sanz como miembro del consejo de dirección del grupo Volkswagen y responsable de compras, por cinco años”.

Con esta renovación, García Sanz sale reforzado, según fuentes de la multinacional consultadas. Una de las claves es que se trata de un hombre amable, fácil en el trato pero extremadamente duro en las negociaciones, según señalan fuentes del consorcio que le conocen. Y pese a su origen español, aseguran que tiene tan interiorizado el alemán -tanto el idioma, como el carácter- que en Wolfsburg parece uno más.

García Sanz recibe el Premio a la Figura de Prestigio en la Automoción de la Fundación Eduardo Barreiros. (skoda.es)
García Sanz recibe el Premio a la Figura de Prestigio en la Automoción de la Fundación Eduardo Barreiros. (skoda.es)

García Sanz ya desempeñaba la dirección mundial de compras de VW desde 2001. Ha sobrevivido a todas las guerras internas del grupo, incluyendo la última, que enfrentó a Winterkorn con el patriarca de Porsche, Ferdinand Piech. La tensión entre ambos no impidió a Francisco Javier García Sanz seguir manteniendo de manera simultánea sus cargos tanto en VW como en el consejo de supervisión de Porsche.

Resistió incluso cuando su mentor, Ignacio López de Arriortúa, más conocido como 'Superlópez', se tuvo que retirar en 1998 como consecuencia de un accidente de automóvil. García Sanz había llegado a VW en 1993 como mano derecha de López de Arriortúa, quien había sido fichado por Piech en persona. Empezó como responsable de compras de material eléctrico, proveniente de General Motors. Pero pronto se quedó con todo el área de adquisiciones. Solo en España, VW compra cada año para su grupo material para fabricar sus vehículos por valor de 6.000 millones de euros. Multiplicado a nivel mundial, ni qué decir tiene que su poder es inmenso.

Multitud de cargos

Como en los casos de VW y Porsche, una de las constantes ha sido la multitud de cargos. No hay rama del grupo donde no llegue su influencia. Además de su altísimo puesto en VW, García Sanz preside el consejo de administración de Seat. Pero no es su única responsabilidad dentro del conglomerado alemán. Entre otros sillones, ocupa los consejos de administración de Audi AG, FAW-VW Company Ltd, Shanghai-VW Automotive Company Ltd., Volkswagen (China) Investment Company Ltd, Scania AB, Södertälje y Scania CV AB Stockholm.

Mariano Rajoy con Francisco Javier García Sanz durante una visita a la fábrica de Seat en Martorell. (EFE)
Mariano Rajoy con Francisco Javier García Sanz durante una visita a la fábrica de Seat en Martorell. (EFE)

Una de las bases de su poder, tanto en España como en Alemania, ha sido su buena relación con los sindicatos. Le da igual que sea UGT o el todopoderoso IG Metall. Si VW es la referencia del capitalismo renano y la cogestión, García Sanz ha sabido aprovechar esos mecanismos para garantizar su carrera personal, por la que percibe como directivo más de cuatro millones de euros anuales.

Presidente de un club de fútbol

Pero su polivalencia no se limita a VW. Entre 2009 y 2012 fue presidente de la patronal del sector de la automoción española Anfac. Pero, también, como su buen amigo Florentino Pérez, preside el club de futbol de la ciudad de Wolfsburg, sede mundial del grupo alemán. ¿Y quién es el accionista del Wlf Wolfburgo? Pues VW, que posee el 100% de las acciones. El que el presidente del club, totalmente profesionalizado, sea un español y no un alemán, refleja el enorme peso específico de García Sanz dentro de la multinacional germana.

García Sanz ejerce de presidente de esta entidad deportiva desde 2009. Y como madridista irredento ha tenido incluso la satisfacción de ganarle la Supercopa alemana al Bayern de Pep Guardiola el pasado mes de agosto.

Cuando viaja a Madrid, García Sanz come a veces con Florentino Pérez, tan afines en lo deportivo como alejadas están sus carreras profesionales. Así que, por ironías del destino, tal vez será el presidente de ACS el primero que sepa si al final VW cumple sus compromisos de inversión con España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios