promoción residencial y financiación patrimonial

Sabadell se lanza a financiar ladrillo con 1.500 millones en nuevo crédito inmobiliario

La entidad aborda la recuperación inmobiliaria desde tres frentes: con su socimi, dando salida a los activos que ya tiene con Solvia y financiando nuevos proyectos. Aspira al 12% del mercado

Foto: Sabadell se lanza a financiar ladrillo con 1.500 millones en nuevo crédito inmobiliario

Cambio de tercio. Tras siete años de sequía, en los que el grifo del crédito promotor estaba completamente cerrado, se han empezado a financiar nuevos proyectos inmobiliarios, eso sí, de manera selecta y en ubicaciones muy concretas. Un ejemplo de este giro estratégico lo está protagonizando Banco Sabadell, entidad que ha decidido apostar por la recuperación del sector y, además, lo está haciendo desde tres frentes: Solvia, la socimi Sabadell Patrimonio y financiación de nuevos proyectos.

La entidad presidida por Josep Oliu ha decidido hacer de la necesidad virtud y, tras haberse visto obligada a digerir decenas de miles de millones de euros en fallidos (actualmente continúa arrastrando 23.000 millones en activos problemáticos), a finales de 2014 creó la división Transformación de Activos y Participadas, encabezada por Enric Rovira y dirigida a convertir en negocio todo aquello que estaba en peligro de mora y a desarrollar nuevas oportunidades dentro del mercado inmobiliario.

Esta apuesta de la entidad la ha llevado a marcarse como objetivo cerrar 2015 con 1.500 millones de euros en nuevo crédito inmobiliario. De esta cantidad, el objetivo es que la mitad, unos 750 millones, vaya dirigida a promoción residencial, y otros 750 millones a financiación patrimonial.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu (d), y su consejero delegado, Jaume Guardiola. (EFE)
El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu (d), y su consejero delegado, Jaume Guardiola. (EFE)

La celeridad con la que Sabadell está abordando este reto le ha permitido cerrar agosto con 600 millones de nuevo crédito promotor ya concedido y repartido en 80 proyectos diferentes, que en su mayoría son preventas; en torno a la mitad están ubicados en Madrid capital, y en todos ellos la financiación suele representar en torno al 50%.

En el caso del negocio patrimonial, un tercio de los proyectos que está abordando Sabadell se sitúa en Barcelona y alrededores, mientras que dos tercios están en Madrid y alrededores.

Signo diferencial

Aunque la cuota media de Sabadell, en todas las actividades en las que está presente, ronda el 8%, su objetivo es copar el 12% del nuevo crédito promotor este año, y llegar a representar cerca del 15% el próximo, actividad que se suma a los 9.200 millones que sigue teniendo en balance el banco procedentes de activos problemáticos.

A diferencia de otras entidades, cuando estalló la crisis, Sabadell decidió mantener su 'servicer', Solvia, y apostar por la experiencia en integración tecnológica que había adquirido con todas las fusiones que ha llevado a cabo para crear una gran plataforma de venta y gestión de inmuebles. 

Sabadell aspira a hacerse con una cuota de mercado del 12% del nuevo crédito promotor este año, y llegar al 15% el próximo, por encima de su tamaño natural

De hecho, desde el banco se ve a Solvia como un proyecto industrial, no como una inmobiliaria al uso, que además de vender sus propios pisos puede gestionar activos de terceros (como ya hace con Sareb y con carteras de algunos fondos) y darles todo tipo de servicios, desde llevar la contabilidad hasta vender luz y agua.

El destino natural de la compañía dirigida por Javier García del Río es la bolsa, horizonte que vislumbra junto a la adquisición de otras compañías, ya que Solvia quiere ser una de las empresas que capitaneen la consolidación que se pronostica al sector en los próximos dos años.

Siguiente destino, la bolsa

Además de Solvia, Sabadell también tiene en la pista de salida a bolsa su socimi, Sabadell Patrimonio, heredera de su antiguo fondo inmobiliario y que tiene todavía un año por delante para cumplir con la normativa, que le exige ser una sociedad cotizada.

No obstante, dentro de este marco, las posibilidades con que cuenta la entidad son varias, desde segregar en diversas socimis todos los activos del antiguo fondo, valorados en cerca de 1.000 millones de euros, hasta terminar vendiendoselo a algún gran inversor institucional o a otra socimi.

De hecho, ahora mismo, la entidad está analizando qué opción seguir, consciente del amplio abanico de oportunidades que se abren dentro del mercado inmobilario. Y, después de tantos años aguantando sin malvender, ahora quiere conseguir el máximo premio posible.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios