las caídas llegan incluso al 25%

Las constructoras de la 'marca España' sufren su peor mes en bolsa desde 2012

No están siendo buenos meses para la bolsa. Pero es que para las constructoras están siendo aún peores. Cierran spetiembre con fuertes caídas que profundizan la debilidad del sector desde abril

Foto: Las constructoras de la 'marca España' sufren su peor mes en bolsa desde 2012

Cada una es ella y sus circunstancias. Pero junto a estas vicisitudes propias comparten denominadores comunes, como la deuda o la exposición a la incertidumbre derivada de las continuas elecciones que se van a celebrar este año en España. El caso es que entre unas cosas y otras, las constructoras han cerrado en septiembre su peor mes en bolsa desde 2012. Y no solo eso, sino que para varias de ellas ha supuesto una dura prolongación de la sacudida bajista que vienen sufriendo desde finales de abril. 

En septiembre, Sacyr se ha dejado en bolsa un 27,6%, hasta los 1,975 euros, en tanto que FCC ha perdido un 19%, hasta los 6,6 euros. En ambos casos, se trata de sus caídas mensuales más acusadas desde la primavera de 2012. OHL tampoco ha andado lejos de esa referencia temporal, pero la reacción de las dos últimas sesiones le ha permitido reducir su descenso mensual al 15%, hasta los 11,76 euros. ACS no ha caído tanto, puesto que ha cedido un 11%, hasta los 25,69 euros, pero también representa su peor mes desde 2012. Para ver estos desplomes con más perspectiva, el Ibex ha bajado un 6,8% en septiembre. 

Cada una ellas presenta motivos propios para caer más que el índice. Sacyr los encuentra en la caída del petróleo y el impacto que tiene en su cotización la bajada en bolsa de Repsol, de la que posee un 9,5% del capital. La petrolera también ha bajado con fuerza en septiembre, con un descenso acumulado del 18%, hasta los 10,41 euros.

En FCC, si la delicada situación financiera de la compañía ha deparado un cambio accionarial, con la entrada del mexicano Carlos Slim como principal accionista y con profundos cambios en la gestión de la constructura, la deuda sigue siendo una losa demasiado grande que continúa penalizando al valor.

En cuanto a OHL, sus problemas provienen de los supuestos casos de corrupción en los que pudo participar su filial en México y del impacto de la ampliación de capital de 1.000 millones de euros anunciada por la compañía para sanear su balance. "En el caso de OHL, y tras todo lo que ha caído estos meses, nosotros pensamos que sí empieza a ser un valor que hay que empezar a mirar", afirma Ignacio Cantos, de Atl Capital. 

En el caso de ACS, encuentra su punto débil al otro lado del globo. Australia, que supone cerca del 20% de las ventas del grupo, no se libra del contagio de los problemas de la economía china ni de la caída de las materias primas. Como consecuencia, su economía se está enfriando y su divisa está cayendo con intensidad. Un euro ya compra 1,6 dólares australianos, su cambio más alto desde finales de 2009. 

Una mala racha que dura meses

Como apunta Cantos, aunque estos valores han sufrido con especial intensidad en septiembre, las constructoras españolas llevan meses pasándolo mal en bolsa. En especial, desde finales de abril.

Fuentes del mercado reconocen que esta coordinación temporal no es casual. Aunque insisten en matizar las características propias de cada empresa, reconocen que existe un nexo que explica la brusca sacudida que vienen sufriendo en los cinco últimos meses: la incertidumbre concesionaria que se ha abierto en España desde mayo con los comicios autonómicos y a la espera de que el proceso electoral finalice con la celebración de las generales. "La incertidumbre general puede estar castigando a las constructoras, pero también afecta a otros sectores, como la banca. En el caso de las constructoras resaltaría su deuda, que se convierte en un motivo más importante cuando vuelve la incertidumbre", matiza Cantos. 

Lo cierto es que los descensos acumulados en los últimos meses impresionan. Desde el cierre de abril, Sacyr, OHL y FCC se dejan entre un 40% y un 50%. En el mismo periodo, el Ibex se ha dejado un 16%. ACS no anda lejos de la bajada del índice, puesto que en el mismo periodo se ha dejado un 18%, pero es que sus retrocesos empezaron antes. Desde finales de febrero su cotización ha adelgazado un 22%. 

El débil comportamiento que les está acompañando en bolsa se ve refrendado también por la evolución de la visión de los analistas. En lo que va de año, el precio objetivo que el consenso de mercado recogido por 'Bloomberg' otorga a OHL ha bajado de los 26,24 a los 16,58 euros; el de Sacyr, de 4,96 a 3,76 euros; y el de FCC ha descendido de los 12,58 a los 10,39 euros. Además, en Sacyr y OHL las recomendaciones de compra han bajado y las de venta han subido. ACS es la gran excepción, porque el precio objetivo del consenso ha subido en lo que va de año de los 33,57 a los 34,28 euros, en tanto que las recomendaciones también han subido, para pasar del 47,8 al 65%. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios