dudas sobre el futuro de VW

Volkswagen se lleva a su hombre en Seat con las inversiones en España en el alero

Su marcha parece inminente para integrar el equipo del nuevo presidente del grupo VW. Fuentes de Seat se han limitado a señalar que nunca especulan sobre cambios de directivos.

Foto: El presidente Mariano Rajoy (L) habla con el presidente del Consejo de Seat Francisco Javier Garcia Sanz (C) y Jürgen Stackmann, presidente de la firma (Reuters)
El presidente Mariano Rajoy (L) habla con el presidente del Consejo de Seat Francisco Javier Garcia Sanz (C) y Jürgen Stackmann, presidente de la firma (Reuters)

El presidente de Seat Jürgen Stackmann podría estar viviendo sus últimas horas en la presidencia de Seat. Su marcha parece inminente para integrar el equipo del nuevo presidente del grupo VW. Fuentes de Seat se han limitado a señalar que nunca especulan sobre cambios de directivos. Su salida se produce en medio de la incertidumbre por el futuro de 3.300 millones de euros del plan de inversiones para los próximos años

La prensa alemana está dando por hecho que Stackmann se incorporará al nuevo comité de dirección de Volkswagen (VW) que encabezaría otro consejero de Seat, Matthias Müller. Los nombramientos se harán esta tarde. Stackmann se incorporaría al consejo mundial de VW en calidad de vicepresidente de ventas.

El último servicio del presidente de Seat, Jürgen Stackmann fue hace dos días, cuando telefoneó al ministro de Industria José Manuel Soria para garantizarle que no peligra la inversión comprometida de 3.300 millones, según han explicado a El Confidencial fuentes conocedoras de estos contactos.

Telefoneó al ministro de Industria José Manuel Soria para garantizarle que no peligra la inversión comprometida de 3.300 millones

Sin embargo, esta inversión estaría más que cuestionada. La multa por el “dieselgate”, falseando a través de un software las emisiones de partículas NOx, tal y como se ha descubierto en Estados Unidos, sería multimillonaria. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos la cifra en 18.000 millones de dólares. Y eso no contempla la sanción equivalente en Europa, porque muchos de los 11 millones de vehículos afectados se vendieron en la UE.

VW ganó 11.068 millones al cierre de 2014. Fue un beneficio récord, pero en todo caso insuficiente para cubrir las probables sanciones, sólo en un mercado, Estados Unidos. Pero los 11 millones de vehículos con un software fraudulento se han vendido en todo el mundo.

El coste de esta sanción, más la revisión de los vehículos afectados, implicará un provisión y una caída de los resultados tanto, de VW como de sus filiales, incluida Seat, que estaba a punto de entrar en beneficios.

En estas circunstancias no sería inesperado que se revisasen las inversiones mundiales de todo el grupo. En Wolfsburg, la sede mundial de VW en Alemania. incluso, se habla ya de despidos. Como mínimo habrá que aplicar un plan de ajuste que parecía lejano hace tan sólo tres semanas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios